Iván Restrepo

Con razón hace siete años la llamé La brisa de la muerte debido a los enormes daños que causan dos compuestos químicos en las plantaciones bananeras de Centroamérica: el nemagón (también conocido como DBCP) y el fumazone

Un crimen orquestado por trasnacionales químicas