bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Documentos/Problemas_con_Dicamba._Boletin_N1_712_de_la_RALLT
Autor RALLT Idioma Español Pais América del Norte Publicado 30 octubre 2017 11:15

Problemas con Dicamba. Boletín Nº 712 de la RALLT

| Más

"En los últimos meses se ha presentado en Estados Unidos un gran escándalo relacionado con la nueva formulación del herbicida Dicamba (Xtendimax de Monsanto), pues en al menos dos Estados se han producido graves daños en cultivos aledaños a los fumigados, debido a la deriva. Esto ha llevado a la prohibición del herbicida en los Estados de Arkansas y Missouri. Ahora la EPA ha sacado unas nuevas normas para el uso del herbicida, pero se dice que fue hecho con la colaboración y beneplácito de Monsanto, y que estas no abordan los problemas de fondo."

RED POR UNA AMÉRICA LATINA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

BOLETÍN 712

PROBLEMAS CON DICAMBA

En los últimos meses se ha presentado en Estados Unidos un gran escándalo relacionado con la nueva formulación del herbicida Dicamba (Xtendimax de Monsanto), pues en al menos dos Estados se han producido graves daños en cultivos aledaños a los fumigados, debido a la deriva.

Esto ha llevado a la prohibición del herbicida en los Estados de Arkansas y Missouri.

Ahora la EPA ha sacado unas nuevas normas para el uso del herbicida, pero se dice que fue hecho con la colaboración y beneplácito de Monsanto, y que estas no abordan los problemas de fondo.

El crecimiento del uso de Dicamba en Estados Unidos se debe a la introducción en 2016 de la tecnología en soja Roundup Ready 2 Xtend de Monsanto (resistente a glifosato y dicamba), aunque la formulación del herbicida de Monsanto no está autorizada en todos los estados agrícolas (de hecho en Arkansas sólo está registrado el Dicamba elaborado por Basf).

Contenido:

Escándalo Expuesto: El Silencio Corporativo en Relación a la Crisis del Herbicida en Estados Unidos

Reportan que Dicamba sigue produciendo daños a escala nacional en Estados Unidos

Hay dudas de las nuevas normas la EPA sobre Dicamba

============================================================

ESCÁNDALO EXPUESTO: EL SILENCIO CORPORATIVO EN RELACION A LA CRISIS DEL HERBICIDA EN ESTADOS UNIDOS

Emily Flitter

9 de agosto 2017

NUEVA YORK (Reuters) - A medida que la temporada de siembra en EE. UU. llegó a su punto máximo este verano, los agricultores comenzaron a publicar imágenes sorprendentes en las redes sociales: campos de frijoles, huertos de duraznos y huertas marchitas.

Las fotografías sirvieron como advertencias tempranas de una crisis que ha dañado millones de acres de tierras agrícolas. Las nuevas versiones de la dicamba herbicida desarrollada por Monsanto y BASF, según los agricultores, se han desplazado a través de los campos a cultivos que no pueden resistirlo, están investigando las autoridades de carga.

A medida que la crisis se intensifica, los nuevos detalles proporcionados a Reuters por investigadores independientes y reguladores, y los testimonios previamente denunciados por un empleado de la compañía, demuestran la forma excepcional en que Monsanto presentó su producto. El enfoque, en el que Monsanto evitó pruebas independientes clave de su producto, no fue cuestionado por la Agencia de Protección Ambiental y casi todos los reguladores estatales.

Normalmente, cuando una empresa desarrolla un nuevo producto agrícola, encarga sus propias pruebas y comparte los resultados y los datos con los reguladores. También proporciona muestras de productos a las universidades para un escrutinio adicional. Los reguladores y los investigadores universitarios luego trabajan juntos para determinar la seguridad del producto.

En este caso, Monsanto negó las solicitudes de los investigadores universitarios para estudiar la volatilidad de XtendiMax con VaporGrip (productos desarrollados por la empresas, que contienen el herbicida dicamba), lo que permite evaluar su tendencia a vaporizarse y a la deriva a través de los campos.

Los investigadores entrevistados por Reuters -Jason Norsworthy de la Universidad de Arkansas, Kevin Bradley de la Universidad de Missouri y Aaron Hager de la Universidad de Illinois- dijeron que Monsanto proporcionó muestras de XtendiMax antes de que fuera aprobado por la EPA. Sin embargo, las muestras llegaron con contratos que prohibían explícitamente las pruebas de volatilidad.

“Esta es la primera vez que conozco que un herbicida haya sido introducido al mercado, que tenga directrices estrictas sobre lo que se puede y lo que no se puede investigar", dijo Norsworthy. Los investigadores declinaron proporcionar a Reuters una copia de los contratos de Monsanto, diciendo que no estaban autorizados a hacerlo.

El vicepresidente de estrategia global de Monsanto, Scott Partridge, dijo que la compañía evitó que se hagan las pruebas porque no eran necesarias. Dijo que la compañía creía que el producto era menos volátil que la fórmula de dicamba anterior, y que los investigadores había encontraron que podría usarse de manera segura.

“Obtener datos significativos toma mucho, mucho tiempo”, dijo. "Este producto necesitaba ponerse en manos de los productores”.

'Poner en peligro la etiqueta federal'

El ingeniero agrónomo empleado de Monsanto, Boyd Carey, presentó la justificación de la compañía para bloquear la investigación independiente, en una audiencia del Comité de Pesticidas de la Junta de Plantas de Arkansas en el verano de 2016.

Un resumen de la reunión del Comité de Presupuesto Conjunto de la Legislatura de Arkansas dice: “Boyd Carey compareció el 8 de agosto diciendo que ni a la Universidad de Arkansas ni a ninguna otra universidad se le dio la oportunidad de probar VaporGrip, temiendo que los resultados pudieran poner en peligro la etiqueta federal que ya tiene el producto”.

Los esfuerzos por llegar a Carey no tuvieron éxito. Monsanto se negó a comentar su testimonio.

Aunque las denuncias sobre cultivos dañados aún están bajo investigación y no hay evidencias de que las pruebas independientes sobre la volatilidad de XtendiMax hayan alterado el curso de la crisis. Los expertos agrícolas opinan que, sin embargo, esto habría dado a los reguladores una imagen más completa de las propiedades de la fórmula cuando decidieron que los agricultores si podían usarla.


Al final, la EPA aprobó el producto sin las pruebas adicionales en septiembre 2016. Dijo que tomó una decisión luego de revisar los datos suministrados por la compañía, incluida ciertas mediciones de volatilidad.


"El análisis de la información de la EPA ha mostrado un potencial de volatilidad reducido con formulaciones más nuevas", dijo la EPA en un comunicado del 27 de julio.

Sin embargo, la portavoz de la EPA, Amy Graham, dijo a Reuters que la agencia está “muy preocupada por los recientes informes de daños a los cultivos"”y está revisando las restricciones en las etiquetas de dicamba.

El director de tecnología de Monsanto, Robert Fraley, dijo “Creemos firmemente que nuestro producto, y que si éste se aplica de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta, no habrá deriva y no dañará a nadie”.

Fuente: Reuters

REPORTAN QUE DICAMBA SIGUE PRODUCIENDO DAÑOS A ESCALA NACIONAL EN ESTADOS UNIDOS

Bryce Gray
St. Louis Post - 14 de agosto 2017

Los científicos que rastrearon el daño producido por el herbicida dicamba arrojaron nuevos datos el lunes que muestran que los daños del herbicida se ampliaron de manera significativa, especialmente en el Medio Oeste.

Los datos compilados por Kevin Bradley, un profesor de ciencias de plantas de la Universidad de Missouri, muestran que en 21 Estados se han producido quejas de deriva (el movimiento del herbicida fuera del área objetivo), en un área amplia que abarca desde Dakota del Norte hasta Georgia.

A través de encuestas de los departamentos estatales de agricultura, los hallazgos identifican al menos 2.242 investigaciones oficiales sobre el daño de dicamba en todo el país, a partir del 10 de agosto. Las estimaciones de científicos de la extensión estatal de malezas, muestran que dicamba pudo haber afectado al menos 3,1 millones de acres de soja en general - un área que se aproxima al tamaño de Connecticut.

Los números son significativos no solo por su tamaño y escala, sino también por la tasa a la que han subido desde que Bradley realizó una encuesta similar tres semanas antes, cuando habían 1.411 investigaciones en el país, y un estimado de 2,5 millones de acres afectados. “Debido a que todavía se estaban llevando a cabo muchas fumigaciones en el Medio Oeste en ese momento, esos mapas no estaban actualizados cuando fueron publicados", escribió Bradley en la publicación en línea, que acompaña a los datos actualizados”.

En comparación con los informes anteriores de hace unas pocas semanas, el número de casos investigados en muchos estados en el Medio Oeste se ha duplicado al menos, y la superficie de soja estimada con la lesión de dicamba se ha incrementado dramáticamente en muchas de estas zonas”.

Las nuevas formulaciones del herbicida estaban disponibles para su uso a partir de la temporada de siembra 2017, las que eran aplicadas a las variedades de semillas transgénicas de algodón y soya manipuladas genéticamente para tolerar el producto químico.

Sobre las pérdidas económicas que los agricultores sufrirán debido a esta crisis, Bradley dice que el efecto final que cualquier daño que dicamba tendrá sobre los rendimientos y sobre los agricultores financieramente, no puede realmente cuantificarse sino hasta el momento de la cosecha.

“En realidad, es probable que no sepamos la magnitud del daño de dicamba hasta el final de la temporada” añadió

Fuente: http://www.stltoday.com/...

HAY DUDAS DE LAS NUEVAS NORMAS LA EPA SOBRE DICAMBA

Emily Flitter, Tom Polansek
NUEVA YORK / CHICAGO (Reuters) -
14 de octubre 2017

Los especialistas estadounidenses en malezas expresaron sus dudas de que las nuevas restricciones federales sobre el uso de un controvertido herbicida Dicamba, vendido por Monsanto Co y BASF, evitarán recurrencias el próximo año de daños a los cultivos vinculados al producto químico.
El impacto de las reglas que limitan las fumigaciones con el herbicidas dicamba, anunciadas por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), puede afectar al mayor lanzamiento de semillas transgénicas de Monsanto: la soya resistente a este herbicida.
Los nuevos límites de la EPA se centran en los problemas de aplicación y no abordan el problema de la volatilización, dijeron expertos en herbicidas y agricultores.
Monsanto propuso los cambios y obtuvo el apoyo de la agencia, según un comunicado de la compañía.
Los productores a lo largo del cinturón agrícola de Estados Unidos dijeron este verano que las zonas donde se aplicó dicamba (como parte del paquete tecnológico de la soya de Monsanto, llamada Xtend), dañaron millones de acres de otros cultivos que naturalmente no eran tolerantes a los herbicidas.
Monsanto ha culpado mucho del daño a la aplicación inapropiada de dicamba. Los especialistas, sin embargo, dicen que el herbicida es arriesgado porque puede vaporizarse y flotar en los campos, un proceso llamado volatilización.
"Nada en estas nuevas restricciones aborda la volatilidad, y eso sigue siendo un problema", dijo Aaron Hager, un científico de malezas y profesor de la Universidad de Illinois.
Según las directrices de la EPA, solo los aplicadores de plaguicidas certificados, o personas bajo su supervisión, podrán pulverizar formulaciones de dicamba fabricadas por Monsanto y BASF el año próximo.
Sin embargo, esa restricción puede no hacer mucho para reducir el daño de los cultivos relacionados con las fumigaciones, porque muchos agricultores y aplicadores comerciales ya están certificados, dijeron expertos.
La EPA también dijo que estaba recortando las horas durante cada día y reduciendo la velocidad máxima permitida del viento durante el cual se puede rociar dicamba en 2018. Además, los agricultores deben mantener registros que demuestren que cumplen con las instrucciones de la etiqueta.
“Desde que propusimos esto de manera voluntaria, estamos satisfechos con ello”, dijo Scott Partridge, vicepresidente de estrategia global de Monsanto, sobre las reglas de la EPA en una entrevista.
DowDuPont Inc vende la formulación de Monsanto bajo su propia marca. Una portavoz de BASF dijo que la compañía estaba “contenta de que los productores seguirán teniendo acceso” a sus herbicidas.
La EPA supervisará el impacto de las restricciones para ayudar a determinar si debería permitir a los agricultores pulverizar dicamba después de 2018 en cultivos que han emergido del suelo.
Pero Ples Spradley, especialista en pesticidas de la Universidad de Arkansas, dijo que tenía sus dudas sobre los cambios propuestos por la EPA. Jonas Oxgaard, analista de la firma de administración de inversiones Bernstein, dijo que las reglas podrían hacer que disminuya la adopción de las semillas de soja Xtend de Monsanto porque va a ser difícil que los agricultores encuentren tiempos en que se les permite rociar dicamba.
Para 2018, Monsanto predice que la soja Xtend se cultivará en unos 40 millones de acres de Estados Unidos, lo que representa más del 40% de todas las plantaciones de soja.
Dan Henebry, un agricultor en Buffalo, Illinois, es uno de los que han ordenado las semillas de soja Xtend. Dijo que los plantaría la próxima primavera bajo las reglas más estrictas de la EPA para el uso de dicamba, pero que la nueva restricción en la velocidad del viento dificultará la pulverización.
"Estás jugando con la Madre Naturaleza", dijo, "y algunos días simplemente ella no coopera".

Fuente: Reuters

--------------------
RALLT

Temas: Agrotóxicos

¡Comente este artículo!

| 1999-2018 Biodiversidad