bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Menu_Derecha/Prensa/Argentina_Baranao_se_olvida_que_en_ciencia_si_no_puedo_predecir_no_puedo_negar
Autor Medio y Medio Idioma Español Pais Argentina Publicado 22 septiembre 2009 17:16

Argentina: “Barañao se olvida que en ciencia si no puedo predecir no puedo negar”

| Más

Andrés Carrasco no ceja en su lucha. Desde que publicó su estudio sobre el glifosato no ha tenido paz, pero esas reacciones en cadena que produjo no le impidieron seguir con su discurso

Claro, no se trata de cualquier personaje mediático, ni mucho menos. Carrasco es profesor de embriología, investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y director del Laboratorio de Embriología Molecular, además una trayectoria de treinta años de investigación científica con reconocimiento internacional. Enfrente lo tiene ni más ni menos que al Ministro de Ciencia y Tecnología, Luís Barañao.

“(El ministro) se olvida que en ciencia si no puedo predecir no puedo negar. Hay que probar las cosas en base del principio precautorio, si no estoy seguro puede haber riesgo, así que hay que bloquear el tema y además es un derecho. Ocurre que el experimento no es cuestionable por eso se pone nerviosa mucha gente”, dijo en una entrevista radial en el programa Todo Depende Elige Tu Propio Cristal conducido por la periodista Silvia Paglioni de la ciudad de Bahía Blanca.

El mensaje, menos elíptico que directo, apuntó al corazón del informe que Barañao (o alguien más elevado en la administración nacional), realizó para defender el uso del glifosato.

“Los pocos estudios están hechos por las empresas y lo que se sabe es que la vía respiratoria es la puerta de entrada la gente que vive al lado de donde se usa. Lo que falta son estudios sistemáticos de las poblaciones, su estado de salud, hay que medir cantidades en forma precisa, sistemática y acordada con los mismos parámetros”, aseguró. En el informe del CONICET se cita 32 veces un informe solicitado por la empresa Monsanto.

Carrasco recordó que el glifosato es un herbicida de amplio espectro diseñado para matar plantas, usado como herbicida para algodón y tabaco. Pero toma relieve cuando es asociado a la soja en un paquete tecnológico modificada genéticamente para no ser destruida por este herbicida.

“En nuestro país la extensión de soja es grande y no tiene control. El estado no controla los efectos. Paraguay y el sur de Brasil-Argentina son millones de hectáreas con soja transgénica. En Argentina hay 2 millones de hectáreas y se rocían 180 millones de litros de glifosato. Ahora bien en los EEUU no se permite que todo sea transgénico, hay cupos para la soja y el control de uso es indispensable ya que tiene mucho que ver con los problemas que se ven”, precisó.

Sobre los efectos del herbicida, el científico señaló que “la acción del glifosato es la alteración de las cadenas alimenticias no solo mata a las plantas. Hay relatos de apicultores que cuentan que se han encontrado con todas las abejas muertas por la nube cunado se aplica. Un herbicida es un veneno y hay que ver cómo lo usamos y en que contexto. Además afecta a otras especies y produce desequilibrios ecológicos y daño a salud humana”, precisó.

Para Carrasco, los transgénicos no necesitan usar herbicida para desmalezar sino que los utilizan para “bajar la mano de obra y reducir el trabajo. La siembra es directa y el secreto es que pese a que no aumenta el rendimiento, sí aumenta la ganancia”.

Desde hace 30 años Carrasco estudia cuáles son los mecanismos genéticos de desarrollo embrionario. “Me pregunté si yo podía ser capaz de investigar el tema y nos encontramos que se nos morían los animales en las concentraciones que eran muy altas. Fuimos bajando la concentración hasta que los animales en el ensayo sobrevivían pero con malformaciones con datos que arrojaron siempre que las mismas siempre eran del mismo tipo. La dilución fue 1 en 5mil una dilución mucho menor de lo que se usa en nuestro campo”.

“En la embriología –agregó- los modelos animales han servido para entender lo que le pasa al hombre en general y es bastante cercano a lo que le pasa al hombre

El desarrollo embrionario son muy parecidos. Los genes de estadios de embriones a etapas muy tempranos son muy semejantes, por ejemplo el embrión del ave en las etapas temprana es muy parecido al humano. Los modelos animales se usan para entender y explicar cosas”.

Medio y medio, Internet, 11-9-09


¡Comente este artículo!

| 1999-2018 Biodiversidad