bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Noticias/Argentina-W20-No-en-nuestro-nombre
Autor Movimiento de Trabajadores Excluidos - Rama Rural (MTE) Idioma Español Pais Argentina Publicado 10 octubre 2018 13:29

Argentina | #W20 "No en nuestro nombre"

| Más

El #W20 y su programa de desarrollo basado en la meritocracia, en el control de la economía por parte de las empresas transnacionales y en la entrega de nuestros recursos naturales para la acumulación de capital, no nos representa.

Argentina | #W20 "No en nuestro nombre"

Las mujeres rurales, campesinas e indígenas no necesitamos ni vamos a permitir que otras señoras hablen de nuestros problemas por nosotras, y mucho menos que se planteen cómo resolverlos sin nosotras.

Recientemente comenzó en Buenos Aires el Foro W20. Esta reunión, que se propone plantear una agenda de género para el G20 -cumbre mundial del proyecto neoliberal-, convoca a mujeres ligadas a corporaciones, transnacionales y fundaciones relacionadas al mundo de los negocios, que se dieron cita para hablar sobre “la invisibilidad de las mujeres rurales y su rol en el desarrollo”.

Queremos decirles que somos miles a lo largo y a lo ancho de Argentina que sabemos lo qué es “ser una mujer rural”, y no porque nos lo contaron, no porque nos hayan dicho que era una situación difícil o que estábamos invisibilizadas. Lo sabemos porque somos, todos los días del año, las primeras en levantarnos y las últimas en irnos a dormir. Lo sabemos porque además de trabajar la tierra codo a codo con nuestros compañeros, somos las que cocinamos, las que cuidamos y educamos a nuestros hijos e hijas, somos las que alimentamos a los animales que criamos, las que lavamos la ropa a mano, en invierno y en verano, las que siempre pueden dar un poquito más para sacar a su familia adelante. Esto no nos lo contó nadie, así vivían nuestras madres y nuestras abuelas, así nos enseñaron.

Y hoy, que estamos organizadas, que participamos de los encuentros nacionales de mujeres, que nos podemos juntar para hablar de lo que nos pasa, de por qué nuestro trabajo es invisibilizado, de por qué no podemos disfrutar libremente de la sexualidad, de por qué hay una moral que nos lleva desde jovencitas a la maternidad obligatoria, de por qué, cuando abortamos, lo hacemos en las peores condiciones de salubridad, de por qué hasta nosotras mismas a veces tomamos como natural que tengamos que estar 24hs al día trabajando; hoy, que nos empoderamos para luchar por nuestros derechos como mujeres, para ponerle un freno a la violencia machista, por nuestro derecho a la tierra como campesinas y a que nuestro trabajo sea igualmente reconocido, exigimos que no monten esta farsa en nuestro nombre.

Las mujeres rurales no estamos invisibilizadas porque no tenemos trabajo o acceso al sistema financiero. Estamos invisibilizadas porque hacemos el trabajo que nadie reconoce, que nadie paga, que se confunde con el amor y el esfuerzo que ponemos para sacar a nuestra familia adelante. Somos parte activa de la economía, y gran parte de nuestros problemas tienen que ver con el modelo de endeudamiento externo y precariedad que propone el Fondo Monetario Internacional, en sintonía con el #G20. En los momentos de crisis económica somos nosotras quienes trabajamos más y hacemos malabares para que nuestros hijos e hijas tengan qué comer todos los días, somos las primeras que recortamos nuestro consumo para que la familia llegue a fin de mes. El #W20 y su programa de desarrollo basado en la meritocracia, en el control de la economía por parte de las empresas transnacionales y en la entrega de nuestros recursos naturales para la acumulación de capital, no nos representa.

Las #mujeres rurales defendemos la vida, defendemos nuestros territorios, defendemos nuestro derecho a decidir y nuestro derecho a vivir dignamente del trabajo de la tierra. No vamos a permitir que nos usen como señuelo para los programas de endeudamiento y entrega de nuestros países.

Fuente: MTE Rural


¡Comente este artículo!

| 1999-2018 Biodiversidad