bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Objetos_Relacionados/Static_pages/Argentina_error_grave_en_el_poder_!No_sirve_para_nada_no_hay_nada!
Publicado 12 noviembre 2004 12:03

Argentina: error grave en el poder: "¡No sirve para nada, no hay nada!"

| Más

Parece que las personas mas influyentes del gobierno nacional, provincial o municipal y/o de las empresas privadas, aunque seguramente buscan el progreso económico, creen que en el campo sin explotar "no hay nada". Parece que le dan valor únicamente a los grandes negocios de venta de soja o madera de pino, y los inmobiliarios, que se hacen después de MATAR TODO. De otro modo, harían algo para detener la destrucción tremenda, rapidísima de los paisajes naturales y sus plantas y animales que están haciendo varios empresarios por todo el país

Y esos paisajes silvestres tienen valores inmensos:

- Formaron y renuevan la tierra fértil. - Hacen funcionar el agua subterránea, los manantiales y los ríos, incluyendo el Río de la Plata, del agua del cual depende la ciudad de Buenos Aires. - Hacen posible la vida de los "indios" y sus descendientes, que cuando se destruye el paisaje sufren enfermedades, miseria y desesperanza y se transforman en desocupados. Moderan el clima. - Mantienen en su lugar la tierra fértil, donde crecen plantas comestibles y medicinales de miles de especies y viven miles de especies de animales, muchos son comida. - Esos animales frenan la reproducción de insectos y plantas que de otro modo se transforman en plagas y malezas. - La experiencia de la naturaleza como turismo y recreación es imprescindible para la salud mental, el bienestar, la felicidad y la cultura. - Todos estos servicios tienen un valor de miles de millones de dólares por año. - Destruida la vegetación por las topadoras y el fuego, en esos lugares se hacen cultivos, pero en pocos años la tierra desnuda es llevada por el viento y la lluvia; quedan arena, tosca y roca y así se hacen desiertos que pueden durar siglos, y la tierra que se va tapa cultivos, ciudades, y va rellenando ríos y embalses. - Estas realidades no pueden cambiarlas las ideas ni las ambiciones ni las fuerzas políticas; es al revés: estas cosas tienen que formarse sobre la base de esas realidades.

Todo esto (y mucho más) es desconocido por los que sólo saben de negocios y política, les resulta fácil decir "no importa", "es mentira", "hay otras prioridades", "no tengo jurisdicción" y otras respuestas que significan "no voy a hacer nada al respecto, no me importa que maten todo".

Es un error muy grave creer que lo que uno no conoce no existe o no tiene valor, por eso hay que consultar con los que saben, con los que se dedicaron a aprender y conocer.

Este texto puede parecer poco respetuoso. Pero miles de veces peor es la falta de respeto que se está haciendo con el territorio del país al MATAR TODO con crueldad; y ese tema prácticamente ni se menciona. Algunos dicen que se deja hacer esta destrucción feroz de la naturaleza por "razones políticas" que se consideran mas importantes que la razón, la ética, la justicia y la lógica, que es porque algunos de los que compraron esas tierras por 80 centavos la hectárea y hacen matar todo, tienen poder político. Si es así, no está bien.

Quiero probar si con un poco de brusquedad y diciendo las cosas de un modo muy directo algunos de los que pueden hacer algo para detener esta muerte y destrucción (legisladores y otras autoridades, por ejemplo) prestan mas atención y se dan cuenta que es necesario y muy urgente hacer algo.

Ricardo Barbetti, investigador, asesor y educador en cuidado del ambiente

Un informe sobre el estado alarmante del mundo (esto pasa en la Argentina)

Gland, Suiza.- 21 octubre 2004

? La humanidad está consumiendo el planeta a una velocidad mayor que su capacidad de reponerse, dice un informe de WWF, la organización global de conservación. El Informe "Planeta Vivo 2004" muestra que los seres humanos consumen ahora un 20% más de recursos naturales de los que la Tierra puede producir, y que poblaciones de especies terrestres, de agua dulce y marinas han disminuido, en promedio, el 40% entre 1970 y el 2000. "Estamos gastando el capital de la naturaleza más rápido de lo que se regenera", declaró Claude Martin, Director General de WWF Internacional. "Estamos contrayendo una deuda ecológica que no podremos pagar a menos que los gobiernos restauren el equilibrio entre nuestro consumo de recursos naturales y la capacidad de la Tierra de renovarlos".

Estudios científicos permitieron a WWF saber que la salud del planeta está disminuyendo a gran velocidad por nuestro consumo creciente de recursos naturales. El índice determina las tendencias poblacionales de más de mil especies y revela que, desde 1970 a 2000 las poblaciones de especies terrestres y marinas bajaron un 30%, mientras que las poblaciones de especies de agua dulce han sufrido una caída espectacular del 50%. WWF cree que esto es una consecuencia directa de la demanda humana creciente de alimentos, fibra, energía y agua. Estos datos confirman la tendencia que WWF señaló en informes anteriores.

Nuestra "huella ecológica", el impacto de la humanidad sobre la Tierra, se ha incrementado dos veces y media desde 1961. El informe de este año muestra que la necesidad media es 2,2 hectáreas por persona pero sólo hay 1,8 hectáreas de terreno disponible para conseguir recursos naturales para cada habitante. Este dato se obtiene dividiendo los 11.300 millones de hectáreas de suelo productivo y espacio marino entre los 6.100 millones de personas.

Es muy alarmante la huella energética, debido principalmente al uso de combustibles fósiles: carbón, gas y petróleo. Es lo que más rápido crece de la huella ecológica, aumentó cerca de un 700 % entre 1961 y 2001. WWF destaca que el usar demasiado estos combustibles trae a toda la humanidad el daño del cambio climático. WWF considera de vital importancia que los gobiernos, la industria y la opinión publica cambien a energías renovables y promuevan tecnologías, edificios y sistemas de transporte con eficiencia energética.

El informe muestra que Occidente está consumiendo recursos a un ritmo insostenible. La "huella" del norteamericano medio es el doble que la de un europeo y siete veces mayor que la de un asiático o africano medio. El informe advierte que la presión sobre los recursos de la Tierra seguirá creciendo si estas regiones van desarrollándose y consumen más con el estilo de Estados Unidos. "Vida sostenible y alta calidad de vida no son incompatibles", declaró Jonathan Loh, uno autor del informe. "Pero tenemos que dejar de derrochar recursos naturales y llegar al equilibrio del consumo entre el mundo en vías de desarrollo y el industrializado".

WWF está haciendo lo posible para cumplir con su misión de construir un futuro en el que los humanos vivan en armonía con la naturaleza, y pide a los gobiernos que cumplan sus compromisos de reducir la tasa de pérdida de biodiversidad para el 2010. Estos compromisos fueron repetidos este año en Kuala Lumpur en la reunión del Convenio sobre Diversidad Biológica. La reunión estableció también objetivos nacionales y regionales para crear redes de áreas protegidas, incluyendo nuevos parques para ayudar a salvar la biodiversidad.

El Informe Planeta Vivo 2004 es el quinto de una serie de publicaciones "Planeta Vivo", que analizan el impacto del ser humano sobre el planeta. Se basa en dos indicadores, el Índice Planeta Vivo y la Huella Ecológica. Examina el estado de la naturaleza y el uso de recursos en 149 de los países más importantes del mundo utilizando datos hasta 2001. El Índice Planeta Vivo mide las tendencias de las poblaciones de especies silvestres en todo el mundo e incluye 555 especies terrestres, 323 de agua dulce y 267 marinas. La Huella Ecológica mide la sostenibilidad ambiental. Mide cuánta naturaleza tenemos, cuánta usamos y quién usa qué. Es la extensión de terreno biológicamente productivo y el agua que una población (un individuo, una ciudad, un país o toda la humanidad) necesita para tener los recursos que consume, y para absorber sus residuos, usando tecnología común.

Para más información: Cinthya Flores Mora , Communications Officer - WWF Central America, F M N, Phone: +506 234 8434 Website: WWF


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad