bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Agencia_de_Noticias_Biodiversidadla/Argentina_Juan_C._Paesani_sobre_la_subestacion_electrica_en_el_barrio_Sol_y_Rio
Autor Raquel Schrott y Ezequiel Miodownik - Agencia de Noticias Biodiversidadla Idioma Español Pais Argentina Publicado 26 noviembre 2010 15:31

Argentina: Juan C. Paesani sobre la subestación eléctrica en el barrio Sol y Río

| Más

En una comuna del departamento Punilla (Córdoba), vecinos autoconvocados rechazan la instalación de una subestación de transformación eléctrica (132 kilovoltios) y acusan a la empresa provincial de energía, EPEC, de atropellar sus derechos. Entrevista a Juan Carlos Paesani (62), ingeniero químico y miembro de los Vecinos Autoconvocados Sol y Río de Pie.

Por Raquel Schrott y Ezequiel Miodownik para la Agencia de Noticias Biodiversidadla.*

P: ¿De qué se trata la obra que rechazan los vecinos del barrio Sol y Río?

R: No es una obra que nosotros rechacemos... Lo único que estamos pidiendo es su reubicación porque es una planta transformadora que se está construyendo pegada a un parque que fue declarado protegido, pegadito a las Sierras de Córdoba. Los vecinos pedimos una ordenanza para que en ese lugar los chicos de las escuelas, que son muchos, más de seiscientos, tuvieran la práctica de deportes y de las ciencias naturales, porque hay ejemplares del bosque nativo que están presentes en ese lugar, que son más o menos tres manzanas. La Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), sin hacer estudios de impacto ambiental, sin audiencia pública, comenzó la construcción de esa planta. Es una cosa insensata que esa obra esté pegadita a ese lugar donde van a jugar tantos chicos; es un barrio consolidado.

P: ¿Por qué asocian la subestación a la muerte?

R: Nos manejamos con la información que hay a nivel internacional... Está el caso de Ezpeleta (Buenos Aires), uno de los casos emblemáticos de lo que pasa alrededor de los transformadores. También está el caso de la subestación Rigolleau, en Berazategui (Buenos Aires). La epidemiología está indicando que alrededor de esas estaciones ocurren cosas: aumentan la incidencia de la leucemia infantil, los casos de cáncer de cabeza y otras enfermedades. En el caso de Córdoba, nosotros tenemos un investigador de talla internacional, el Dr. Raúl Montenegro, de Funam (Fundación para la defensa del ambiente), que vino a dar una charla-debate a Villa Carlos Paz. Casualmente, él ha trabajado sobre estos temas con distintas universidades del mundo y vino a aportar toda esa información que debe tenerse en cuenta y que acá pareciera que desconocen.

P: ¿Y por qué piensan que son considerados fundamentalistas?

R: Soy ambientalista desde hace rato; sé que mi lucha es por el medio ambiente de todos. El tema del agua en Villa Carlos Paz es bastante problemático, defendemos lo que es el faldeo serrano porque parte de las sierras de Villa Carlos Paz ha sucumbido con las topadoras; hay muchos negocios inmobiliarios y no respetan los ecosistemas serranos. Un ex yacimiento de uranio que está a 25 kilómetros, de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), está sin remediar: están las escombreras y las lagunas de retención con líquidos que tienen en solución metales pesados y otras sustancias muy peligrosas que son radioactivas. De ahí nacen todos los arroyos serranos que alimentan al río San Antonio, uno de los afluentes del lago San Roque. Si eso es ser fundamentalista, orgulloso estoy.

P: Este proyecto, ¿no requiere de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA)? ¿Cómo fue aprobada la obra?

R: No, no lo han hecho; han violentado la Ley General del Ambiente. La gente de la EPEC dijo que el 99% de la población de Villa Carlos Paz está a favor de la planta y nosotros les dijimos: No se equivoquen, es el 100%. Nosotros también estamos a favor de la planta; simplemente queremos que se ubique en un lugar donde no esté pegada a un parque recreativo protegido. Ese parque está dentro de una zona de áreas protegidas que corresponde al faldeo serrano este de la ciudad. Se violentó el principio de precaución, que dice que ante la incerteza científica se deben tomar todas las medidas precautorias que correspondan. Lo han soslayado, lo han violentado, y esa obra es ilegal.

P: ¿Qué respuesta tuvieron de la EPEC y la Secretaría de Ambiente?

R: Ninguna. Ellos siguen con que esto no produce absolutamente nada y parece que desconocen lo que ocurre en el mundo. El año pasado, el Parlamento europeo hizo una declaración para que todos los países de Europa tomen medidas respecto de estos temas. Están bien claras las medidas precautorias que se están tomando por los campos electromagnéticos que producen estas estaciones de transformadores. Parece que nosotros desconocemos todas esas cosas.

P: Hay vecinos en huelga de hambre. ¿Cuántos días llevan sin comer?

R: Treinta y seis días.

P:¿Tiene sentido dañarse a uno mismo de esa manera?

R: Eso nosotros no lo hemos resuelto. Son dos madres de chicos que van a jugar en el parque. Ellas han tomado esta decisión; tendrán sus razones. A mí no me cabe juzgar a esas dos personas. Como asamblea seguimos luchando en la Justicia, a nivel político y en otros frentes donde estamos actuando, de acuerdo a la ley, porque nos manejamos con esos principios.

P: Y el estado de salud de estas dos personas, ¿cuál es?

R: Hoy hicimos una manifestación ante la EPEC y una de las compañeras se descompuso y la tuvieron que llevar al hospital; estuvo internada hasta la tarde y ahora ha vuelto a la carpa. Vamos a ir a la comuna de Arredondo, porque esta planta de transformadores se está construyendo en la comuna San Antonio de Arredondo, justo en el límite con Carlos Paz, y vamos a ver si las autoridades aplican el poder de policía para que clausuren esta planta provisoriamente hasta que se hagan las evaluaciones de impacto ambiental.

P: Deben existir instalaciones semejantes en otras partes de Córdoba. ¿Conocen que ha ocurrido en esos casos?

R: Sí. Los vecinos autoconvocados comenzamos a hacer investigaciones a lo largo del tendido de la línea de 132.000 voltios y en torno a la estación de transformadores y encontramos muchísimos casos de leucemia y cáncer. En estos casos se da la inversión de la prueba: nosotros no estamos en condiciones de hacer un estudio epidemiológico de efectos agudos y crónicos que deben ser tenidos en cuenta a corto y largo tiempo; corresponde que las empresas que se dedican a la generación y distribución de energía los hagan. Parece que en Argentina eso no se hace. De una vez por todas, comencemos a aplicar el principio de precaución. Necesitamos convivir con estas tecnologías... ¿Quién no usa un teléfono celular? ¿Quién no usa una computadora? ¿Y quién no usa la energía eléctrica? No estamos en contra de apreciar lo que la tecnología nos ofrece. Simplemente, estamos viendo que se está usando de forma irresponsable.

P: Y si esta subestación comenzara a operar, ¿que futuro les esperaría?

R: No lo sé; la gente sigue luchando no solamente en Buenos Aires, sino también en Jujuy... La gente está tomando conciencia de estos campos magnéticos y está pidiendo que se apliquen estos principios de precaución, que se hagan los estudios de impacto ambiental con las matrices ambientales que corresponden y que no se soslayen las audiencias públicas. Esto es cumplimiento de la ley. Nada más que eso se pide.

* Raquel Schrott y Ezequiel Miodownik estudian el desarrollo de conflictos por los bienes naturales en Argentina y el potencial de Internet para la distribución de información dedicada.


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad