bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Agencia_de_Noticias_Biodiversidadla/Argentina_Zapala_en_defensa_del_agua_No_se_puede_poner_una_logica_mercantil_a_un_bien_existencial
Autor Raquel Schrott y Ezequiel Miodownik - Agencia de Noticias Biodiversidadla Idioma Español Pais Argentina Publicado 17 junio 2010 13:36

Argentina: Zapala en defensa del agua: "No se puede poner una lógica mercantil a un bien existencial"

| Más

"El agua es un elemento indispensable para la vida, es un bien común, colectivo. Le pertenece a la tierra como ser vivo, como un gran organismo que nos contiene. Le pertenece a las generaciones futuras: tomamos prestada el agua de nuestros hijos, nietos, bisnietos. Por lo tanto, al igual que para los pueblos originarios, territorio y agua son bienes existenciales; si no existen nosotros no podemos existir. No se le puede poner un precio en dinero".

Está a 120 metros de profundidad en algunos lugares, en otros a 90. Se extiende desde la cordillera hasta pasando Zapala, que ocupa una décima parte de lo que es la extensión del acuífero. Es realmente muy extenso. Adriana Marcus, médica de 54 años, neuquina desde hace 28 años, se refiere de esta forma a la fuente de agua sobre la que descansa la ciudad de Zapala y que abandonara su lecho subterráneo para hacerse presente en las noticias luego de conocerse el interés de algunas personas, y de la propia Municipalidad, por explotarla comercialmente.

Marcus, activa militante de la Asamblea Popular de Zapala (APZ), cuenta: Un particular se presentó con un proyecto al Concejo Deliberante, la idea era invertir tres millones de dólares para armar una embotelladora que iba a dar trabajo a ocho personas sacando agua del acuífero, que es agua mineral. La iban a embotellar y vender a muy alto costo al exterior, a Arabia Saudita y otros países, como agua premium.

Cuando hablamos de hacer un pedido de amparo, este particular que no sabemos a quién responde, retiró su proyecto, recuerda. En esa oportunidad, también se enterarían de que el Ente Autárquico Municipal de Servicios Públicos (EAMSP) esperaba desde hace dos años la llegada de un crédito para armar un emprendimiento de idénticas características. El fin, generarle mayores ingresos al Municipio.

La historia de la asamblea, explica Marcus, zapalina durante las últimas dos décadas, comenzó un par de años atrás cuando las concesiones petroleras de la zona iban a ser prorrogadas. Los vecinos, preocupados por el destino que le podía esperar al acuífero, se alarmaron con los primeros movimientos de camionetas y máquinas de prospección. Entonces, empezamos una movida y pudimos frenar esto ―señala―. La asamblea está conformada por vecinos autoconvocados. En este mes, que vimos que nuevamente peligraba el acuífero, se sumó mucha gente.

Por el cañadón de la mierda

¿Existen otro tipo de amenazas sobre el acuífero?

Marcus.―Son muchísimas. Pudimos frenar la prospección de las petroleras, pero además hay otros peligros: un basurero a cielo abierto dentro de los límites de la ciudad está contaminando todo un barrio. Desde hace un mes, las familias que viven al lado de ese predio, justamente familias que han cedido parte de sus predios para que se pueda hacer un basurero, se ven hostigadas por lo que está ocurriendo. No se hace ningún tipo de tratamiento. Había en un momento una cooperativa con diez familias que hacían la separación y clasificación para darle un destino final a la basura. Ya no les dejan, la Municipalidad, que tenía antes otro signo político y les ayudó a armar la cooperativa, ahora los ha boicoteado. Los vecinos han cerrado el ingreso a ese basural a cielo abierto y los recolectores de basura tiran la basura afuera, sin ningún problema.

¿En qué estado están los emprendimientos?

Marcus.―El emprendimiento privado se paró, retiraron el proyecto. El otro, vamos a ver, porque el mismo presidente del ente del agua anunció esto. Estamos haciendo la presentación para que la Justicia investigue y frene toda posibilidad de que se comercialice agua. Además, el agua del acuífero es llevada en camiones cisterna a las poblaciones alrededor de Zapala. A veinticinco kilómetros está la comunidad mapuche Ñalaicó, que significa sin agua. A tres kilómetros está la Asociación de Fomento Rural de Ramón Castro. A mí me tocó atenderlos durante años; nunca tuvieron agua. Son varias familias las que reciben agua una o dos veces por semana y la guardan en viejos lavarropas en desuso, porque tampoco tienen tanques. Algunos han hecho pozos que no llegan al acuífero, que llegan a una napa superficial, a veinticinco metros, pero que también se está contaminando. Hay una zona que le llaman el arroyo Pichicaca, que corre por el cañadón de la mierda, como dicen los vecinos, por donde no solamente corren los residuos cloacales, sino la sangre de los animales del matadero. Es una situación realmente insostenible para los vecinos.

¿Cuáles son las razones del rechazo a la explotación comercial del acuífero?

Marcus.―El agua es un elemento indispensable para la vida, es un bien común, colectivo. Pero, además, no nos pertenece a nosotros, le pertenece a la tierra como ser vivo, como un gran organismo que nos contiene. Le pertenece a las generaciones futuras: tomamos prestada el agua de nuestros hijos, nietos, bisnietos. Por lo tanto, al igual que para los pueblos originarios, territorio y agua son bienes existenciales; si no existen nosotros no podemos existir. No se le puede poner un precio en dinero. El agua nos constituye, nosotros somos agua. El agua del acuífero me atraviesa cuando yo la tomo, la comida la hago con esa agua. Entonces, es condición indispensable, absolutamente determinante de mi vida, que haya agua en el acuífero. No se la puede comercializar, no se le puede poner una lógica capitalista y mercantil a un bien existencial.

La teta del Estado

¿Los zapalinos se proveen agua del mismo acuífero?

Marcus.―Sí, exactamente. Hay estudios hechos hace ocho años que deberían haberse repetido hace dos, pero la Municipalidad argumenta que no tiene dinero. En uno de esos estudios se dice que hay agua como para trescientos años, pero para una cantidad de población como la actual que no aumente sus gastos de agua.

¿No es esa, de hecho, una forma estatal de explotación?...

Marcus.―Yo creo que sí, porque, además, no hay una racionalidad de conservación. No puede ser que yo esté tirando la cadena del baño con agua mineral premium. Cada familia trata de ver de qué manera puede llevar adelante su vida cotidiana con un uso cada vez más restringido y mínimo. Es bastante difícil, la gente lava los autos, hay mucha inconsciencia. Hay dificultad para ver qué cosa hay detrás de la canilla. Vivimos en una provincia que hace cuarenta años es gobernada por un mismo partido que se ha manejado de una manera paternalista, un modo de tratar al prójimo como si fuera un niño que no comprende, al cual hay que darle todo servido; se le da estatus de idiota. ¿Cuántas generaciones se crían en esta modalidad de no hacerse cargo de nada? Tenemos más de la mitad de los zapalinos desocupados, atados a 150 pesos que no alcanzan para pagar la mitad del alquiler miserable de una pieza.

¿Cuál es la actividad económica principal de la ciudad?

Marcus.―El empleo público en distintas reparticiones y todo lo que es extractivo. La lógica del zapalino es extractiva. Esta es una zona que históricamente fue minera: extraían áridos, bentonita, baritina. Entre esa lógica y este paternalismo, este colgarse de la teta del Estado, es bastante difícil hacer un cambio; tiene que venir de adentro. Yo no creo en esta cosa de hay que bajar línea y enseñarle a la gente. Tengo que empezar a aprender para mí, pero sí tener espacios de conversación sobre estos temas. El clima no ayuda, tenemos ahora una sensación térmica de cinco o diez grados bajo cero; no te dan muchas ganas de salir y encontrarte con otros. No hay un hábito de verdadera democracia. En el resto de la población, las mujeres trabajan de empleadas domésticas y los hombres de jardineros de los que son empleados públicos.

Un juego perverso

¿Qué forma de protección del recurso están pidiendo?

Marcus.―Estamos pidiendo que se cumpla el artículo de la Carta Orgánica que dice que todo el acuífero es área natural protegida, más allá de lo que le corresponde al ejido urbano de Zapala, tierras que ahora están bajo custodia, entre comillas, del nivel provincial. El tema es que el ente controlador, la entidad policía, de todo lo que tiene que ver con lo ambiental está en Neuquén capital y argumenta que no tiene dinero para venir a Zapala y controlar cómo se perfora, cuándo y dónde, qué actividades pueden estar contaminando. Es un juego perverso donde nadie hace nada, todo el mundo tiene un buen argumento para no hacerlo. La persona encargada en el Municipio de lo que es medio ambiente denuncia que antes de hablar de embotellar agua, con lo cual no está de acuerdo, así que no sé cuánto va a durar en su cargo, hay que ver todos los factores contaminantes que vulneran el acuífero.

¿Es cierto que una de las propuestas vecinales consiste en crear un departamento de policía ambiental?

Marcus.―Es la propuesta de una persona, en general no estamos de acuerdo. Lo ha planteado y la asamblea todavía no lo aceptó.

¿Creen que la comercialización de agua para exportación será un tema recurrente en Zapala?

Marcus.―Hubo cuatro proyectos, dos ya los hemos descubierto y uno de esos se retiró. Los otros dos ―uno es de un comerciante conocido de Zapala―, fueron personas que se acercaron a la secretaría de Medio Ambiente de la Municipalidad para preguntar qué posibilidades había para hacer semejante emprendimiento, qué papeles tenían que llenar y cómo armar el proyecto. No es lo mismo perforar un acuífero que tomar agua de una vertiente para hacer una embotelladora, como ocurre en la zona de Las Lajas y Loncopué. Es otra historia.

Raquel Schrott y Ezequiel Miodownik para la Agencia de Noticias Biodiversidadla.

Temas: Agua

Comentarios

Agua en Zapala, por Isabel Fillol (23/06/2010)

Vivo en Zapala desde 1965,soy médica,siempre hubo en la ciudad problemas de abastecimiento de agua.Iba por los barrios,vacunando.Casi siempre las viviendas colectivas tenian una canilla en el patio.Había otras con agua de red.Con el tiempo me enteré que Zapala se proveia de agua por perforaciones en un Acuífero.Cuando me hice mi casa fue todo un trámite y un drama tener agua en el tanque domiciliario,nos mandaban a veces el camión regador,los hombres se subían a los techos y nos rompían las tejas y hasta los tanques.Despues de un año nos conectaron a la red(1972)EL AGUA es indispensable para los seres vivos,sin agua no hay vidavegetal,animal ni humana.Pero en la Provincia de NEUQUEN lo1º es el petrpleo,l2º es el petroleo,lo3º es el gas,lo4º otras energias,lo 5ºla minería y si sigo con los recursos naturales el ser humano(que no es un recurso natural) ocupa el lugar 101 en las prioridades de las "autoridades"nacionales,provincia-les y municipales.El agua es un Derecho Humano que en Zapala se ha puesto en venta,se cede al mejor postor que la embotella para vendérsela al Jeque de Dubay(tambien petrolero él).Estas ""autoridades" no sólo nos contaminan en todo sentido sino que estan destrozando la provincia "a cielo y a agua abierta".No se merecen nuestro voto nunca más,se tienen que ir,cuanto antes mejor.Que toman cuando tienen sed? o son seres tan especiales que ya tienen su planetaB? porque para nosotros el Planeta A es La Tierra y ellos nos la estan destrozando con sus concesiones petroleras y mineras(Catamarca,San Juan) y los superderrames como el del Golfo de México que es un genocidio del mar.Para terminar,aunque me queda mucho por decir,¿que espera CFK para dar un presupuesto justo a los glaciares que son nuesta fuente de agua en la Patagonia?


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad