bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Coberturas_especiales/Madre_Tierra_una_sola_salud/Megaextractivismo_vs_Madre_Tierra_La_domesticacion_hace_a_la_mujer_y_al_hombre_aunque_tambien_somos_bacteria
Autor Cecilia Fernández Lisso Idioma Español Pais Argentina Publicado 16 junio 2017 09:31

Megaextractivismo vs Madre Tierra: La domesticación hace a la mujer y al hombre, aunque también somos bacteria

| Más

"Las voces de nuestro pueblo dan testimonio y ponen en común el saber del desastre desde el mismo momento en que las perversiones de este sistema de capitales empiezan a dañar el equilibrio y la salud del territorio y las personas, y han sido cada uno de sus testimonios herramientas para la lucha. Los avales comprobatorios de una ciencia al servicio de las estadísticas del orden impuesto, siempre lo hemos pagado con vidas".

La resistencia bacteriana a los antibióticos, a la que podemos describir como la capacidad de mutación que logran las bacterias para sortear la agresión de los antibióticos propuesta por el mercado farmacológico, da origen a nuevos movimientos, pensamientos y acciones en torno a la organización de las resistencias al modelo capitalista megaextractivo, que lleva décadas aniquilando la vida en todas sus formas, y para cumplir con sus objetivos depreda todo lo que sea necesario depredar. La bacteria, microorganismo que habita el planeta desde hace más de 15 millones de años, nos habla de su resistencia y… todxs somos bacteria

Madre Tierra: Una sola salud

IDEP Salud participa de la cuarta convocatoria Madre Tierra una sola salud, que encuentra a 16 países para reflexionar, debatir y construir una voz colectiva que profundice el entendimiento sobre la gravedad y la urgencia de defender la vida, y detener este modelo global criminal.

Con la organización comprometida y sostenida por profesionales y trabajadores de la salud y el campo social, de la mano de la trayectoria y experiencia de Damián Verzeñassi, el congreso se desarrolla en el sindicato Luz y Fuerza de la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fé.

“Cuando hablamos de madre tierra una sola salud estamos haciendo una convocatoria a repensarnos en nuestras propias prácticas como sociedad, en un momento en que la crisis de civilización que estamos atravesando se expresa como signos y síntomas con lo que uno conoce como el calentamiento global, el aumento de la pobreza, la desertificación de los suelos, el incremento de las inundaciones, la cantidad de refugiados ambientales que el modelo de producción que se instaló en estos territorios genera día a día como parte de sus efectos colaterales.”

“Estamos convocándonos a recuperar el vínculo con nuestras bacterias, el vínculo con nuestro mundo microbiano que es reencontrarnos a nosotros mismos, para aprender del mundo microbiano como organizar las resistencias que nos permitan salir, en principio, subsistir, a estos embates que estamos sufriendo desde hace ya varios años; sobre nuestros cuerpos, sobre nuestros territorios y encontrar la manera de la confluencia de las luchas, que pretenden que sean individuales, que pretenden que sean sectoriales, y deberían ser, de hecho lo son, una sola lucha en contra del modelo extractivista, un modelo de producción que enferma, que se sostiene gracias al veneno y a la destrucción, y en realidad, nosotros entendemos, no es el único posible.”

“Tenemos un sistema de gobierno que prioriza la salud de las corporaciones por sobre la salud de los pueblos. No hay otra explicación para las políticas que destruyen los territorios, las políticas de los modelos de producción que arrasan con la vida, si no es pensar que esas políticas se sostienen pura y exclusivamente a base de la necesidad de las empresas. Es necesario que la ciencia se ponga al servicio de los movimientos sociales y de los pueblos en lucha para ofrecerles esas herramientas que lamentablemente la justicia formal hoy exige a las víctimas para que demuestren por qué son víctimas”

Damián Verzeñassi, médico, Subsecretario académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario – fue el único profesional latinoamericano que expuso como testigo ante el Tribunal de La Haya, que acusó de ecocida a la multinacional Monsanto.

Los jueces de La Haya dictaminaron que existen elementos para que el ecocidio sea considerado una figura a nivel internacional, que además existen herramientas muy fuertes para entender que las multinacionales y particularmente las industrias vinculadas al agroextractivismo y la producción de venenos están asociadas con muchos gobiernos para llevar adelante estos modelos que destruyen los territorios y enferman y matan a las poblaciones.

Giovana Bonisoli, médica y miembro de la organización del Congreso Madre Tierra una sola salud.

“Desde la universidad pública que es quién nos banca para que podamos estudiar y recibirnos, es nuestro deber como profesionales de la salud, devolver atendiendo a las reales necesidades de la población y ejerciendo una medicina y una ciencia digna. Apuntamos a empezar a hablar de la resistencia bacteriana desde una lógica que entienda los procesos que se dan en los organismos respetando los límites de la naturaleza”

El Congreso fue declarado de Interés municipal por unanimidad. Celeste Lepratti, concejal de Rosario, y Liliana Leyes, Secretaria de organización de ATE Rosario y Secretaria de Género de la CTA, luego de participar juntas ese mismo día de una importante audiencia pública por los derechos de la niñez , se sumaron a la actividad propuesta por el Congreso Madre tierra dentro del ámbito de la legislatura.

Algunas reflexiones en torno a la domesticación del pensamiento que ya tienen un tiempo, pero vuelven y se combinan…

Hay un mercado del pensamiento que, de nuestro lado de la esfera, occidental, blanco y en desarrollo, lo describo como pensamiento científico: aquél que resulta de la comprobación. Formulado y capaz de ser reproducido en serie, se multiplica a través de sus matrices.

Extraídos el hombre y la mujer como objeto de estudio, quedan separados del resto de las esferas vivientes, a la vez pensadas separadas de las demás. Solo pensadas…

La semilla sabe ser semilla y luego planta que da flores y frutos.

Desde la gestación misma, mucho antes del pensamiento (sea este científico o no) desarrollamos saberes. Cada célula es poseedora de saber: Ósmosis producida por ser de la misma materia que otros componentes. ¿Pueden las prácticas del pensamiento hacer olvidar a la célula de qué trata su existir?

El hombre y la mujer, objetivados y separados del ámbito, particionados y segmentados, asumen que la función de su instrumento es aparte, afirmando incluso que hay “partes” que no son “vitales”. Una de las primeras cosas que aprendí a diferenciar fueron los órganos vitales de los que no lo son, sin encontrar mención alguna que aquél que no lo es, no está separado. Es decir, que somos seres compuestos, y todo funciona en conjunto (incluso unido físicamente), con una rítmica, con temperaturas, texturas, colores y pesos, humidificación y sequedad, elasticidad y tensión, todo “es” al mismo tiempo, durante lo que llamamos vida; incluso más allá de ella. El afuera y el adentro son simultáneos, respiro el aire que me rodea, el mismo que atraviesa mis poros y los de las plantas/animales que como…

La experimentación científica ha comprobado que la extracción de ciertos tejidos y sustancias, o un conjunto de ellos, modifica pero no anula. Pero como analizamos la parte por el todo queda excluido del análisis el sin fin de cambios y alteraciones (materiales y no materiales) que las modificaciones “parciales” producen. El pensamiento científico cuantifica, cualifica, define y clasifica la mayoría de segmentos con los que nos relacionamos a diario: Los llamamos componentes del mundo real o de la realidad. Podemos tomar el estudio de un segmento como la parte de realidad. Realidad diferente a la de aquello que se estudia, observado a partir de una necesidad y un propósito distinto a la del “objeto” de estudio y “su parte”. En este ejercicio repetido de estudio y comprobación, admitimos una práctica, un entrenamiento físico y mental que ordenado, nos permite obtener un método, una fórmula aplicable A TODO.

O casi…

Materialidad:

La noción de materia y sustancia inmaterial aparece también desasociada. Lo inmaterial pertenece a un plano menos cuantificado; un “otro plano”, no físico, quizá imaginario, mágico, onírico. Pero también hay diferentes definiciones y fundamentos sobre el “patrimonio inmaterial”, el “bien simbólico”, sobre la creencia, la fe, los sueños, la mente, los centros de energía, ese no sé qué. De alguna manera se llena de imagen y cuerpo lo inmaterial, sean ángeles o demonios; los dioses mitológicos o la llama del espíritu; los colores del feng shui, los anagramas del I-ching, los símbolos de culturas conquistadas por otras concepciones. Algunos intelectuales del campo de la filosofía hablan de lo fantasmal. Mi abuela decía “Nada del otro mundo”

… quizá mundo es este con toda su materia y su no materia.

Ayer mismo en el Congreso Madre tierra del que participo, Satya Sivaraman señalaba “En india, cuando el hombre domesticó a la vaca, que sintetizaba un ciclo de energía perfecto: por un lado pasto por el otro leche, supo que si dominaba a un animal tan grande poco le costaría domesticar a la mujer, al niño…

Hay 5 técnicas de domesticación

  • VIOLENCIA, la más antigua
  • CREENCIAS
  • ACCESO AL CONOCIMIENTO
  • NARCÓTICOS
  • DINERO/FINANZAS

La tarea más importante radica en sortear estas técnicas y tratar de entender qué pasa, y es necesario reflexionar, porque la información por sí misma no produce el cambio, las transformaciones son producto de la acción.”

Los avances y profundización del modelo megaproductivo de capitales, tecnología e hiperconsumo atraviesa de modo criminal la vida del planeta en todas sus formas

Monocultivo extensivo de soja, trigo, maíz, pino, con su asociado corrimiento de fronteras, desertificación, desmonte, envenenamiento con agrotóxicos en ríos, suelos, aires, gentes, para alimento del ganado que nutre a la vez las grandes cadenas de comidas procesadas; para el biodiesel y otros combustibles que trasladan las producciones de un lado al otro del planeta, y llenan góndolas y más góndolas de tanto supermercado de franquicia intergaláctica o garantizan la materia prima de las pasteras.

Estrangulamiento de ríos para construcción de megarepresas que permiten a su vez la construcción de megaemprendimientos megaenergéticos. Contaminación, sin ningún tipo de limitaciones en otros ríos, y napas, y aires y gentes para la megaminería; o voladura, desaparición. No sabría cómo llamar a la aberrante, calamitosa acción que ejerce la actividad económica de minería a cielo abierto que borra del paisaje la montaña entera, altera imaginar ingenieros y científicos expertos diseñando con fondos de los Estados semejante idea/proyecto… no alcanza el vocabulario de varios idiomas para enumerar tamaño desastre, como las perforaciones con explosiones en las grietas de la tierra a cientos de metros de profundidad para extraer el gas y el petróleo de modo “no convencional” (como si el convencional no hubiese sido ya suficiente para detener la pelota)

El combo actúa en conjunto para sostener esta locura nefasta sin precedentes en la historia de la humanidad.

Mega empresas contratadoras de empresas medianas, contratadoras de pequeñas empresas contratadoras de servicios para llevar adelante todos estos procesos en “acuerdo con los países” donde se lleva a cabo cada actividad extractiva.

Se necesitan grandes extensiones de tierra para que todo esto suceda, y América la ofrece en el 2000 con el tratado del IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana).

No es difícil imaginar qué está en disputa cuando se fuerza a tiros a las comunidades a dejar sus territorios y si resisten, los costos de cada vida valen mucho menos que los réditos de tamaño proyecto. Y “todo esto” es mucho más fácil legitimarlo en medio de la ignorancia de “todo esto”, por eso poco oímos y vemos, lo más visible es el conflicto, los gritos de desesperación y denuncia, de muy bajo costo, claro.

Pero los impactos se profundizan día tras día, se adicionan semana tras semana, se tremendizan mes a mes, colapsan año tras año…

Algunos mapas y solo de nuestro país:

MAPA DE LA SOJA EN ARGENTINA

MAPA MINERO EN ARGENTINA

MAPA DE CENTRALES HIDROELÉCTRICAS EN ARGENTINA

Estos son solo unos pocos mapas que ilustran cómo el modelo extractivo se extiende por cada segmento del territorio, pero se multiplicar hacia toda latinoamérica. Imaginemos, si fuera posible, todo esto sucediendo todo el tiempo, y más aún, imaginemos todos estos procesos de altísimos grados de violencia sobre los bienes comunes y las personas, realizados todos al mismo tiempo, día tras día, por años y años.

En desigualdad de fuerza a la tremendización del modelo, la multiplicación de acciones organizadas por nuestros pueblos, en todo el territorio, en defensa de los bienes comunes, la salud, la cultura, la economía, la soberanía, la vida; porque latinoamérica se desangra. Cada día las luchas laten con mucha más fuerza en cada lesión GRAVÍSIMA generada por los poderes asociados a los intereses multi/poli/trasnacionales de las grandes corporaciones.

Las voces de nuestro pueblo dan testimonio y ponen en común el saber del desastre desde el mismo momento en que las perversiones de este sistema de capitales empiezan a dañar el equilibrio y la salud del territorio y las personas, y han sido cada uno de sus testimonios herramientas para la lucha. Los avales comprobatorios de una ciencia al servicio de las estadísticas del orden impuesto, siempre lo hemos pagado con vidas.

Legitimar los saberes de nuestro pueblo es una deuda y una urgencia, como la articulación de estas luchas, que es clave para construir una voz colectiva que fortalezca y multiplique los brazos que detengan los proyectos en curso y los no iniciados y revierta esta masacre de la vida en todas sus formas

Desterrar el modelo extractivo depredador del mundo, hoy, define una nueva identidad de clase.

Fuente: ATE Sociosanitario


Comentarios

Comentario, por José Efraín Cruz Marín (26/06/2017)

La vida tiene 3,500 millones de años e inició sólo con bacterias. Véase: Lynn Margulis, El Origen de la Célula, (Margulis, L. (1986). El origen de la célula. Reverté.) De todas y todos depende detener este megaextractivismo


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad