bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Otros_Recursos/Boletin_de_la_Red_por_una_America_Latina_Libre_de_Transgenicos/Boletin_547_de_la_RALLT._Especial_sobre_Venezuela
Autor RALLT Idioma Español Pais Venezuela Publicado 17 diciembre 2013 11:14

Boletín 547 de la RALLT. Especial sobre Venezuela

| Más

"Los elementos de la naturaleza determina las dinámicas globales y las relaciones de poder del sistema mundial, generando la mercantilización y cosificación de bienes comunes, como el conocimiento, los alimentos, el aire, el agua y favorece la privatización de la vida y del planeta todo por medio de las patentes y otras formas de apropiación y generación de la violencia... Venezuela y Nuestramérica representan un objetivo fundamental en la agenda de saqueo de los elementos de la naturaleza, para el beneficio de las corporaciones y la economía capitalista, debido a nuestras reservas de elementos naturales estratégicos..."

RED POR UNA AMÉRICA LATINA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

BOLETÍN 547

VENEZUELA

Contenido:

IV CONGRESO VENEZOLANO DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA: LANZAMIENTO DE LA CAMPAÑA NACIONAL VENEZUELA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

DECLARATORIA DEL IV CONGRESO VENEZOLANO DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA

EL MINISTRO DE AGRICULTURA Y TIERRAS DIJO QUE LA POSICIÓN ES SEGUIR CON LOS PRODUCTOS CONVENCIONALES

====================================================

IV CONGRESO VENEZOLANO DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA: LANZAMIENTO DE LA CAMPAÑA NACIONAL VENEZUELA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

Viernes, 5 de julio de 2013

Durante este congreso, espacio constituyente y de debate popular sobre el ECOSOCIALISMO realizamos el lanzamiento oficial de la CAMPAÑA NACIONAL VENEZUELA LIBRE DE TRANSGÉNICOS.

Asimismo, suscribimos la DECLARATORIA DEL IV CONGRESO VENEZOLANO DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA y la asumimos como un ejercicio de construcción popular fundamental para profundizar el proceso revolucionario en el país que debe avanzar contundentemente hacia el estado comunal, para lo cual debemos transformar los modos de producción distribución y consumo hacia unos mas justos, soberanos, ecológicos y libres de explotación.

Contamos con la participación de varios aliados y aliadas de la campaña entre los cuales se encontraban Juliana Santilli Abogada brasilera que trabaja con agrobiodiversidad y Derecho de los agricultores y con Cleber Folgado, Secretario de la Campaña continental contra los Agrotóxicos y por la vida, campaña que se asume desde la Vía Campesina como campaña mundial, y a la cual nos articulamos oficialmente desde esta trinchera de lucha.

==========================================================

DECLARATORIA DEL IV CONGRESO VENEZOLANO DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA

Falcón, 23 al 28 de junio de 2013

Nosotras y nosotros, en lucha por la defensa de la vida, reunido/as en el IV Congreso Venezolano de Diversidad Biológica, en la Península de Paraguaná, Estado Falcón – Universidad Bolivariana de Venezuela- entre el 23 y el 28 de junio de 2013, debatimos en torno al legado de nuestro Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías, plasmado en el Plan de la Patria 2013-2019, con el fin de comenzar a dibujar el ecosocialismo, para contribuir a la defensa de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana.

Para ello partimos de los acuerdos y polémicas surgidas del debate durante el III Congreso Venezolano de Diversidad Biológica, donde se alzó la voz en contra de la propuesta de desarrollo sustentable, la economía verde y la mercantilización de la naturaleza.

CONSIDERANDO

Que el modelo hegemónico capitalista neoliberal en su afán desarrollista y de acumulación de capital se ha agotado a sí mismo y está superando los límites de la naturaleza, ya que basa su sobrevivencia en la explotación depredadora de los elementos naturales del planeta, planificada desde el poder del capital.

Que el control de los elementos de la naturaleza determina las dinámicas globales y las relaciones de poder del sistema mundial, generando la mercantilización y cosificación de bienes comunes, como el conocimiento, los alimentos, el aire, el agua y favorece la privatización de la vida y del planeta todo por medio de las patentes y otras formas de apropiación y generación de la violencia.

Que Venezuela y Nuestramérica representan un objetivo fundamental en la agenda de saqueo de los elementos de la naturaleza, para el beneficio de las corporaciones y la economía capitalista, debido a nuestras reservas de elementos naturales estratégicos (agua, minerales, petróleo, diversidad biológica y otros).

Que las luchas históricas de los Pueblos del Sur se encuentran en la propuesta de nuevos tipos de socialismos que transformen las relaciones del poder opresor y construyan poder popular, transciendan nuestra enajenación de la naturaleza, y se enfoquen en el amor y la espiritualidad como estrategia de lucha para garantizar la (re) producción de la vida digna.

Que la transición hacia el socialismo bolivariano encuentra en sus fundamentos el legado ecosocialista de nuestros pueblos originarios, del libertador Simón Bolívar y del comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías, plasmado de manera trasversal en los cinco Objetivos Históricos del Plan de Patria 2013-2019.

Que uno de los grandes retos para construir esta transición es asumir y resolver la contradicción entre el ecosocialismo y la cultura rentista petrolera, que nos ha configurado como sociedad dependiente en los últimos cien años, contradicción que se hace evidente en la tensión que existe entre el Tercer y Quinto Objetivo Histórico del Plan de la Patria, donde se contrapone el desarrollismo industrializante a la defensa de la vida en el planeta.

Considerando la necesidad de construir de manera colectiva las bases de nuestro ecosocialismo, planteamos:

NUESTRA POSICIÓN

Denunciamos la inviabilidad de los conceptos de desarrollo y progreso como modelos sociales, y de sus variantes históricas: desarrollo sustentable, subdesarrollo y barbarie, etc., utilizados como instrumentos de dominación y opresión de las culturas del planeta por parte de los poderes hegemónicos, basados en la explotación de la naturaleza como recurso.

Acogemos el principio de que la independencia es el bien más preciado que podemos conquistar, y que es sólo a partir de ella que podremos alcanzar nuestra soberanía y la preservación de la diversidad de vidas y de culturas.

Ratificamos nuestra posición de que el desarrollo sustentable no es una alternativa a la crisis ambiental generada por el capitalismo.

Apoyamos las luchas por la defensa de la vida que se enfrentan, resisten y transforman el orden mundial hegemónico del capitalismo y sus diversas manifestaciones como el neoliberalismo; que son las luchas de las mayorías de los poderes populares que sostienen la vida en el planeta.

Convocamos a la movilización permanente por la justicia y contra la impunidad en memoria de nuestros hermanos y hermanas indígenas y campesinos (as) caídos en lucha en defensa de las tierras, los territorios, del agua, de la vida y la dignidad.

Consideramos que el actual e insostenible modelo rentista petrolero, del cual somos dependientes, es una vía transitoria que debe servir para trascender el modo capitalista hacia la construcción del Estado Comunal Ecosocialista. Esta transformación implica saldar la deuda histórica social y ecológica del Estado con los pueblos y garantizar la integración regional.

Alertamos el riesgo de que el término ecosocialismo se vacíe de contenido y sea banalizado a través del uso despolitizado por actores que, directa o indirectamente, incorporen en sus políticas las lógicas y las agendas de las corporaciones.

Estamos convencidos de que la construcción del ecosocialismo exige un cambio de modelo económico, político, social y cultural, fundado en la insurgencia del poder popular y constituido en los valores que promueven la diversidad, contenidos en el Estado Comunal.

El ecosocialismo exige la formación, organización y movilización permanente de los movimientos sociales para la construcción y la práctica de un paradigma político que trascienda y sustituya el modelo capitalista neoliberal por el modelo de producción socialista basado en el respeto de los procesos y los ciclos de la naturaleza.

Consideramos que un elemento básico de cualquier transición ecosocialista es el cambio del modelo de producción y consumo que debe venir acompañado de la transformación de la matriz energética actual, hacia una matriz energética alternativa que garantice la sustentabilidad y promueva la soberanía de los pueblos.

Reconocemos el papel de los medios de comunicación, y fundamentalmente de las estrategias de comunicación popular, en la transformación de la lógica de dominación y en la construcción del ecosocialismo, partiendo desde el principio de que los medios de comunicación no son instrumentos políticamente neutrales sino artillerías y herramientas de poder que deben ser utilizados para la construcción del ecosocialismo.

Denunciamos las pretensiones desestabilizadoras de actores nacionales, regionales e internacionales que buscan generar un escenario que debilite al estado venezolano, para favorecer la apropiación de recursos naturales por el poder transnacional del capital vulnerando nuestra soberanía e independencia.

Reconocemos que las misiones, grandes misiones y programas políticos del Estado para la construcción del Poder Popular, representan un avance de las políticas ambientales nacionales, e instamos que estas misiones y programas sean profundizadas respetando los ciclos de la naturaleza.

Valoramos los aportes y avances de la Estrategia Nacional para la Conservación de la Diversidad Biológica y su Plan de Acción Nacional 2010-2020, como instrumentos de transformación de la gestión enmarcados en el proyecto ecosocialista del Plan de la Patria. Reconocemos la necesidad de crear mecanismos de seguimiento eficaces de la Estrategia que ayuden a generar resultados concretos, como la consolidación de mecanismos de información, creación de indicadores. Así mismo, se reconoce la necesidad de articulación y el protagonismo de los actores y actrices, en la implementación de la Estrategia, que permitan contribuir a la creación de una contraloría popular eficiente.

Reconocemos la importancia de los Congresos de Diversidad Biológica como espacios de debate para la construcción de políticas, la visibilización de luchas y logros de pueblos, actores y actrices culturales y colectivos políticos, y el intercambio de saberes. Para eso es necesario profundizar en la creación de estructuras que garanticen su perdurabilidad en el tiempo y la participación protagónica en su construcción.

Ratificamos nuestro rechazo ante la imposición de tecnologías, particularmente las que generen dependencia, vulneren la soberanía de los pueblos, los saberes y métodos tradicionales y populares, que atenten contra la diversidad de la vida y las condiciones que hacen posible la existencia de vida en este planeta.

Declaramos que el ecosocialismo debe ser garantía de alimentación soberana de los pueblos como derecho fundamental. Este derecho no sólo involucra el acceso a alimentos en cantidad y calidad adecuadas, sino que además involucra la lógica del respeto a los derechos de la naturaleza, basado en un cambio de modelo de producción y de consumo, consciente de los límites del planeta y de la necesidad de valorar las buenas prácticas locales y diversas.

Afirmamos que la producción de alimentos, y los mecanismos elegidos para esa producción, que incluyen el uso de sistemas de transporte, circulación e intercambio, son dimensiones de los derechos humanos vinculados a la salud, la alimentación y al ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado. Advertimos que el modelo industrial hegemónico, que necesita estimular la cultura del uso de agrotóxicos, la biotecnología moderna y los transgénicos, representa una amenaza para estos derechos.

Señalamos que los organismos genéticamente modificados representan una amenaza para la diversidad biológica y cultural del planeta, a la vez que rechazamos su imposición desde los intereses del capitalismo trasnacional.

Ratificamos nuestro compromiso por la defensa y protección de la diversidad biológica de las zonas áridas de Venezuela, en especial de la tierra falconiana, enclave de este IV Congreso Venezolano de Diversidad Biológica. Respaldamos a los pueblos de Falcón en sus luchas históricas por la emancipación y la defensa de la vida. Reconocemos la importancia histórica y biológica de la Fila de Montecano y la importancia de su protección y conservación.

Manifestamos que la ética ecosocialista se basa en el respeto a los derechos y a los ciclos de la naturaleza, en el hecho de que todos y todas nos hacemos responsables por el cuidado y la reproducción de la vida, y en las luchas por alcanzar el buen vivir y los valores espirituales de las culturales originarias y locales. Esta ética propone dinámicas socioculturales que trascienden el antropocentrismo, el patriarcado y el distanciamiento entre la humanidad y la naturaleza.

Afirmamos que el ecosocialismo es una forma de vida y un modelo civilizatorio que implica, entre muchas otras cosas: el reconocimiento de los derechos de la naturaleza, la creación de una nueva cotidianidad, la emancipación de la unidad familiar, la repolitización del amor y la espiritualidad, la ruralización de las ciudades, la organización comunitaria que asume la autoconstrucción y la autogestión, el reconocimiento de la mujer y de las subjetividades género-diversas como actores y actrices políticas, la creación y el fortalecimiento de tecnologías educativas que surgen del saber de los pueblos, los valores de la economía comunal, el trueke, el valor político de las cosmovisiones de los pueblos originarios, de los pueblos campesinos y afrodescendientes, el paso de la propiedad intelectual a la propiedad social y la función de la semilla como identidad y herramienta de construcción de la diversidad ecológica y cultural.

- Santiago Obispo Paz y Vida

==================================================

EL MINISTRO DE AGRICULTURA Y TIERRAS DIJO QUE LA POSICIÓN ES SEGUIR CON LOS PRODUCTOS CONVENCIONALES

KATIUSKA HERNÁNDEZ 10 de agosto 2013 - 03:02 pm

En los últimos meses los productores agrícolas han propuesto al Gobierno que retome el debate de la viabilidad de usar semillas y cultivos transgénicos para mejorar el rendimiento y productividad de rubros como maíz, girasol y soya, entre otros. Fedeagro ha señalado que antes de descartar esta tecnología debería investigarse y propiciar un debate sobre las ventajas.

El ministro de Agricultura y Tierras, Yván Gil, declaró que el debate está cerrado por ahora. “Hemos dicho que nuestra posición es firme, no estamos a favor de los transgénicos. Es un tema de principios. Además de que es complejo. Por ahora tenemos mucho camino que andar con los productos convencionales”, afirmó.

Añadió que el país aún no ha tocado techo en el desarrollo de la agricultura tradicional con las tecnologías actuales. “En su momento se evaluará. Pero el debate que tenemos que dar ahora es recuperar las áreas de siembra y la productividad con lo que tenemos en el país”.

El ministro negó que el país importe semilla genéticamente modificada de Brasil o Argentina. “Eso es falso, ninguna semilla que entra es transgénica. Incluso en el mundo está cambiando la tendencia, ahora los chinos están demandando soya no transgénica, al igual que países de la Unión Europea. Cada vez salen más voces en contra. Yo visualizo que en poco tiempo la producción no transgénica va a crecer en función de la demanda mundial”, expresó.

Competitividad en puertas. Yván Gil señaló que la agricultura venezolana tiene futuro en el Mercosur, aunque la producción aún sea deficitaria para atender el consumo nacional. “Vamos a aprovechar el mercado que nos ofrece este bloque. Por ejemplo, todo el norte de Brasil requiere alimentos, allí podemos tener una oportunidad para que los agricultores coloquen sus productos”.

Agregó que hay rubros competitivos como los camarones, el cacao, ron, frutas tropicales entre otros, que se pueden desarrollar y formar parte de la oferta exportable agrícola.

================================================

RALLT

RED POR UNA AMÉRICA LATINA LIBRE DE TRANSGÉNICOS BOLETÍN 547 VENEZUELA

Contenido:

IV CONGRESO VENEZOLANO DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA: LANZAMIENTO DE LA CAMPAÑA NACIONAL VENEZUELA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

DECLARATORIA DEL IV CONGRESO VENEZOLANO DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA

EL MINISTRO DE AGRICULTURA Y TIERRAS DIJO QUE LA POSICIÓN ES SEGUIR CON LOS PRODUCTOS CONVENCIONALES

====================================================

IV CONGRESO VENEZOLANO DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA: LANZAMIENTO DE LA CAMPAÑA NACIONAL VENEZUELA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

viernes, 5 de julio de 2013

Durante este congreso, espacio constituyente y de debate popular sobre el ECOSOCIALISMO realizamos el lanzamiento oficial de la CAMPAÑA NACIONAL VENEZUELA LIBRE DE TRANSGÉNICOS. Asimismo, suscribimos la DECLARATORIA DEL IV CONGRESO VENEZOLANO DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA y la asumimos como un ejercicio de construcción popular fundamental para profundizar el proceso revolucionario en el país que debe avanzar contundentemente hacia el estado comunal, para lo cual debemos transformar los modos de producción distribución y consumo hacia unos mas justos, soberanos, ecológicos y libres de explotación.

Contamos con la participación de varios aliados y aliadas de la campaña entre los cuales se encontraban Juliana Santilli Abogada brasilera que trabaja con agrobiodiversidad y Derecho de los agricultores y con Cleber Folgado, Secretario de la Campaña continental contra los Agrotóxicos y por la vida, campaña que se asume desde la Vía Campesina como campaña mundial, y a la cual nos articulamos oficialmente desde esta trinchera de lucha.

==========================================================

DECLARATORIA DEL IV CONGRESO VENEZOLANO DE DIVERSIDAD BIOLÓGICA

Falcón, 23 al 28 de junio de 2013

Nosotras y nosotros, en lucha por la defensa de la vida, reunido/as en el IV Congreso Venezolano de Diversidad Biológica, en la Península de Paraguaná, Estado Falcón – Universidad Bolivariana de Venezuela- entre el 23 y el 28 de junio de 2013, debatimos en torno al legado de nuestro Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías, plasmado en el Plan de la Patria 2013-2019, con el fin de comenzar a dibujar el ecosocialismo, para contribuir a la defensa de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana. Para ello partimos de los acuerdos y polémicas surgidas del debate durante el III Congreso Venezolano de Diversidad Biológica, donde se alzó la voz en contra de la propuesta de desarrollo sustentable, la economía verde y la mercantilización de la naturaleza.

CONSIDERANDO

Que el modelo hegemónico capitalista neoliberal en su afán desarrollista y de acumulación de capital se ha agotado a sí mismo y está superando los límites de la naturaleza, ya que basa su sobrevivencia en la explotación depredadora de los elementos naturales del planeta, planificada desde el poder del capital.

Que el control de los elementos de la naturaleza determina las dinámicas globales y las relaciones de poder del sistema mundial, generando la mercantilización y cosificación de bienes comunes, como el conocimiento, los alimentos, el aire, el agua y favorece la privatización de la vida y del planeta todo por medio de las patentes y otras formas de apropiación y generación de la violencia.

Que Venezuela y Nuestramérica representan un objetivo fundamental en la agenda de saqueo de los elementos de la naturaleza, para el beneficio de las corporaciones y la economía capitalista, debido a nuestras reservas de elementos naturales estratégicos (agua, minerales, petróleo, diversidad biológica y otros).

Que las luchas históricas de los Pueblos del Sur se encuentran en la propuesta de nuevos tipos de socialismos que transformen las relaciones del poder opresor y construyan poder popular, transciendan nuestra enajenación de la naturaleza, y se enfoquen en el amor y la espiritualidad como estrategia de lucha para garantizar la (re) producción de la vida digna.

Que la transición hacia el socialismo bolivariano encuentra en sus fundamentos el legado ecosocialista de nuestros pueblos originarios, del libertador Simón Bolívar y del comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías, plasmado de manera trasversal en los cinco Objetivos Históricos del Plan de Patria 2013-2019.

Que uno de los grandes retos para construir esta transición es asumir y resolver la contradicción entre el ecosocialismo y la cultura rentista petrolera, que nos ha configurado como sociedad dependiente en los últimos cien años, contradicción que se hace evidente en la tensión que existe entre el Tercer y Quinto Objetivo Histórico del Plan de la Patria, donde se contrapone el desarrollismo industrializante a la defensa de la vida en el planeta.

Considerando la necesidad de construir de manera colectiva las bases de nuestro ecosocialismo, planteamos: NUESTRA POSICIÓN

Denunciamos la inviabilidad de los conceptos de desarrollo y progreso como modelos sociales, y de sus variantes históricas: desarrollo sustentable, subdesarrollo y barbarie, etc., utilizados como instrumentos de dominación y opresión de las culturas del planeta por parte de los poderes hegemónicos, basados en la explotación de la naturaleza como recurso.

Acogemos el principio de que la independencia es el bien más preciado que podemos conquistar, y que es sólo a partir de ella que podremos alcanzar nuestra soberanía y la preservación de la diversidad de vidas y de culturas. Ratificamos nuestra posición de que el desarrollo sustentable no es una alternativa a la crisis ambiental generada por el capitalismo.

Apoyamos las luchas por la defensa de la vida que se enfrentan, resisten y transforman el orden mundial hegemónico del capitalismo y sus diversas manifestaciones como el neoliberalismo; que son las luchas de las mayorías de los poderes populares que sostienen la vida en el planeta.

Convocamos a la movilización permanente por la justicia y contra la impunidad en memoria de nuestros hermanos y hermanas indígenas y campesinos (as) caídos en lucha en defensa de las tierras, los territorios, del agua, de la vida y la dignidad.

Consideramos que el actual e insostenible modelo rentista petrolero, del cual somos dependientes, es una vía transitoria que debe servir para trascender el modo capitalista hacia la construcción del Estado Comunal Ecosocialista. Esta transformación implica saldar la deuda histórica social y ecológica del Estado con los pueblos y garantizar la integración regional.

Alertamos el riesgo de que el término ecosocialismo se vacíe de contenido y sea banalizado a través del uso despolitizado por actores que, directa o indirectamente, incorporen en sus políticas las lógicas y las agendas de las corporaciones. Estamos convencidos de que la construcción del ecosocialismo exige un cambio de modelo económico, político, social y cultural, fundado en la insurgencia del poder popular y constituido en los valores que promueven la diversidad, contenidos en el Estado Comunal. El ecosocialismo exige la formación, organización y movilización permanente de los movimientos sociales para la construcción y la práctica de un paradigma político que trascienda y sustituya el modelo capitalista neoliberal por el modelo de producción socialista basado en el respeto de los procesos y los ciclos de la naturaleza.

Consideramos que un elemento básico de cualquier transición ecosocialista es el cambio del modelo de producción y consumo que debe venir acompañado de la transformación de la matriz energética actual, hacia una matriz energética alternativa que garantice la sustentabilidad y promueva la soberanía de los pueblos.

Reconocemos el papel de los medios de comunicación, y fundamentalmente de las estrategias de comunicación popular, en la transformación de la lógica de dominación y en la construcción del ecosocialismo, partiendo desde el principio de que los medios de comunicación no son instrumentos políticamente neutrales sino artillerías y herramientas de poder que deben ser utilizados para la construcción del ecosocialismo.

Denunciamos las pretensiones desestabilizadoras de actores nacionales, regionales e internacionales que buscan generar un escenario que debilite al estado venezolano, para favorecer la apropiación de recursos naturales por el poder transnacional del capital vulnerando nuestra soberanía e independencia.

Reconocemos que las misiones, grandes misiones y programas políticos del Estado para la construcción del Poder Popular, representan un avance de las políticas ambientales nacionales, e instamos que estas misiones y programas sean profundizadas respetando los ciclos de la naturaleza.

Valoramos los aportes y avances de la Estrategia Nacional para la Conservación de la Diversidad Biológica y su Plan de Acción Nacional 2010-2020, como instrumentos de transformación de la gestión enmarcados en el proyecto ecosocialista del Plan de la Patria.

Reconocemos la necesidad de crear mecanismos de seguimiento eficaces de la Estrategia que ayuden a generar resultados concretos, como la consolidación de mecanismos de información, creación de indicadores. Así mismo, se reconoce la necesidad de articulación y el protagonismo de los actores y actrices, en la implementación de la Estrategia, que permitan contribuir a la creación de una contraloría popular eficiente.

Reconocemos la importancia de los Congresos de Diversidad Biológica como espacios de debate para la construcción de políticas, la visibilización de luchas y logros de pueblos, actores y actrices culturales y colectivos políticos, y el intercambio de saberes. Para eso es necesario profundizar en la creación de estructuras que garanticen su perdurabilidad en el tiempo y la participación protagónica en su construcción.

Ratificamos nuestro rechazo ante la imposición de tecnologías, particularmente las que generen dependencia, vulneren la soberanía de los pueblos, los saberes y métodos tradicionales y populares, que atenten contra la diversidad de la vida y las condiciones que hacen posible la existencia de vida en este planeta.

Declaramos que el ecosocialismo debe ser garantía de alimentación soberana de los pueblos como derecho fundamental. Este derecho no sólo involucra el acceso a alimentos en cantidad y calidad adecuadas, sino que además involucra la lógica del respeto a los derechos de la naturaleza, basado en un cambio de modelo de producción y de consumo, consciente de los límites del planeta y de la necesidad de valorar las buenas prácticas locales y diversas.

Afirmamos que la producción de alimentos, y los mecanismos elegidos para esa producción, que incluyen el uso de sistemas de transporte, circulación e intercambio, son dimensiones de los derechos humanos vinculados a la salud, la alimentación y al ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado.

Advertimos que el modelo industrial hegemónico, que necesita estimular la cultura del uso de agrotóxicos, la biotecnología moderna y los transgénicos, representa una amenaza para estos derechos. Señalamos que los organismos genéticamente modificados representan una amenaza para la diversidad biológica y cultural del planeta, a la vez que rechazamos su imposición desde los intereses del capitalismo trasnacional.

Ratificamos nuestro compromiso por la defensa y protección de la diversidad biológica de las zonas áridas de Venezuela, en especial de la tierra falconiana, enclave de este IV Congreso Venezolano de Diversidad Biológica.

Respaldamos a los pueblos de Falcón en sus luchas históricas por la emancipación y la defensa de la vida.

Reconocemos la importancia histórica y biológica de la Fila de Montecano y la importancia de su protección y conservación.

Manifestamos que la ética ecosocialista se basa en el respeto a los derechos y a los ciclos de la naturaleza, en el hecho de que todos y todas nos hacemos responsables por el cuidado y la reproducción de la vida, y en las luchas por alcanzar el buen vivir y los valores espirituales de las culturales originarias y locales. Esta ética propone dinámicas socioculturales que trascienden el antropocentrismo, el patriarcado y el distanciamiento entre la humanidad y la naturaleza.

Afirmamos que el ecosocialismo es una forma de vida y un modelo civilizatorio que implica, entre muchas otras cosas: el reconocimiento de los derechos de la naturaleza, la creación de una nueva cotidianidad, la emancipación de la unidad familiar, la repolitización del amor y la espiritualidad, la ruralización de las ciudades, la organización comunitaria que asume la autoconstrucción y la autogestión, el reconocimiento de la mujer y de las subjetividades género-diversas como actores y actrices políticas, la creación y el fortalecimiento de tecnologías educativas que surgen del saber de los pueblos, los valores de la economía comunal, el trueke, el valor político de las cosmovisiones de los pueblos originarios, de los pueblos campesinos y afrodescendientes, el paso de la propiedad intelectual a la propiedad social y la función de la semilla como identidad y herramienta de construcción de la diversidad ecológica y cultural. -- Santiago Obispo Paz y Vida

==================================================

EL MINISTRO DE AGRICULTURA Y TIERRAS DIJO QUE LA POSICIÓN ES SEGUIR CON LOS PRODUCTOS CONVENCIONALES

KATIUSKA HERNÁNDEZ

10 de agosto 2013 - 03:02 pm

En los últimos meses los productores agrícolas han propuesto al Gobierno que retome el debate de la viabilidad de usar semillas y cultivos transgénicos para mejorar el rendimiento y productividad de rubros como maíz, girasol y soya, entre otros. Fedeagro ha señalado que antes de descartar esta tecnología debería investigarse y propiciar un debate sobre las ventajas.

El ministro de Agricultura y Tierras, Yván Gil, declaró que el debate está cerrado por ahora. “Hemos dicho que nuestra posición es firme, no estamos a favor de los transgénicos. Es un tema de principios. Además de que es complejo. Por ahora tenemos mucho camino que andar con los productos convencionales”, afirmó.

Añadió que el país aún no ha tocado techo en el desarrollo de la agricultura tradicional con las tecnologías actuales. “En su momento se evaluará. Pero el debate que tenemos que dar ahora es recuperar las áreas de siembra y la productividad con lo que tenemos en el país”.

El ministro negó que el país importe semilla genéticamente modificada de Brasil o Argentina. “Eso es falso, ninguna semilla que entra es transgénica. Incluso en el mundo está cambiando la tendencia, ahora los chinos están demandando soya no transgénica, al igual que países de la Unión Europea.

Cada vez salen más voces en contra. Yo visualizo que en poco tiempo la producción no transgénica va a crecer en función de la demanda mundial”, expresó. Competitividad en puertas.

Yván Gil señaló que la agricultura venezolana tiene futuro en el Mercosur, aunque la producción aún sea deficitaria para atender el consumo nacional. “Vamos a aprovechar el mercado que nos ofrece este bloque. Por ejemplo, todo el norte de Brasil requiere alimentos, allí podemos tener una oportunidad para que los agricultores coloquen sus productos”.

Agregó que hay rubros competitivos como los camarones, el cacao, ron, frutas tropicales entre otros, que se pueden desarrollar y formar parte de la oferta exportable agrícola.


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad