bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Otros_Recursos/Boletin_de_la_Red_por_una_America_Latina_Libre_de_Transgenicos/Ucrania_y_los_transgenicos._Boletin_N_606_de_la_RALLT
Autor RALLT Idioma Español Pais Europa Publicado 5 mayo 2015 11:46

Ucrania y los transgénicos. Boletín N° 606 de la RALLT

| Más

"Por fin un aspecto poco conocido de la crisis en Ucrania está recibiendo algo de atención internacional. El 28 de julio, el Instituto Oakland con sede en California dio a conocer un informe que revela que con un crédito de $ 17 mil millones a Ucrania Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el país se abriría a los cultivos genéticamente modificados (OGM) en la agricultura."

RED POR UNA AMÉRICA LATINA LIBRE DE TRANSGÉNICO

BOLETÍN 606
UCRANIA Y LOS TRANSGÉNICOS

Contenido:

- UCRANIA: ALIMENTOS TRANSGÉNICOS A NOMBRE DE MONSANTO

- LAS GUERRAS AGRARIAS YA HAN EMPEZADO

==================================================

UCRANIA: ALIMENTOS TRANSGÉNICOS A NOMBRE DE MONSANTO

Joyce Nelson

Global Research. 25 de agosto 2014

Por fin un aspecto poco conocido de la crisis en Ucrania está recibiendo algo de atención internacional. El 28 de julio, el Instituto Oakland con sede en California dio a conocer un informe que revela que con un crédito de $ 17 mil millones a Ucrania Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el país se abriría a los cultivos genéticamente modificados (OGM) en la agricultura.

A finales de 2013, el entonces presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, rechazó un acuerdo de asociación Unión Europea vinculada al préstamo $ 17 mil millones del FMI, cuyos términos sólo ahora están siendo revelados. En cambio, Yanukovich eligió un paquete de ayuda de Rusia vale $ 15 mil millones, más un descuento en el gas natural ruso. Su decisión fue un factor importante en las consiguientes protestas que llevaron a su salida del poder en febrero de 2014 y la crisis en curso.

Según el Instituto Oakland,

"Mientras que Ucrania no permite el uso de organismos genéticamente modificados (OGM) en la agricultura, el artículo 404 de la UE incluye una cláusula que ha pasado generalmente desapercibida: indica, entre otras cosas, que ambas partes cooperarán para ampliar el uso de las biotecnologías.

No hay duda de que esta disposición responde a las expectativas de la industria de los agronegocios. Como observó Michael Cox, director de investigación del banco de inversión Piper Jaffray, "Ucrania, y en un grado más amplio Europa del Este, se encuentran entre los mercados de crecimiento más prometedoras para de la gigantesca empresa de equipos agrícolas granja Deere, así como los productores de semillas Monsanto y DuPont '. "[2]

La legislación de Ucrania prohíbe a los agricultores los cultivos genéticamente modificados. Considerado durante mucho tiempo como “el granero de Europa”, el rico suelo negro de Ucrania es ideal para los granos y en 2012 los agricultores ucranianos cosechado más de 20 millones de toneladas de maíz.

La inversión de Monsanto

En mayo de 2013, Monsanto anunció planes para invertir $ 140 millones en una planta de semillas de maíz no transgénicos en Ucrania. El portavoz de Monsanto Ucrania Vitally Fechuk confirmó que "Vamos a trabajar sólo con semillas convencionales" porque "en Ucrania sólo se permiten las semillas convencionales para producción e importación". [3]

Pero en noviembre de 2013, seis grandes asociaciones agrícolas ucranianas habían preparado proyectos de enmienda a la ley, empujando para "crear, probar, transportar y el uso OMG, es decir, legalizar las semillas transgénicas." [4].

El presidente de la Asociación Ucraniana de Granos, Volodymyr Klymenko, dijo en una conferencia de prensa el 5 de noviembre de 2013 en Kiev

"Podemos reflexionar sobre este tema por mucho tiempo, pero en conjunto con asociaciones [agrícolas], hemos firmado dos cartas pidiendo que se cambie la ley sobre bioseguridad, en la cual propusimos la legalización del uso de semillas transgénicas, que ya han sido probadas en los Estados Unidos desde hace mucho tiempo, para nuestros productores " (pero en realidad, las semillas transgénicas nunca han pasado por una evaluación independiente a largo plazo en los EE.UU.)

Rowlands, dijo que la inversión de Monsanto en Ucrania "podría subir a $ 300 millones en algunos años. La pregunta es si la agricultura ucraniana quiere depender totalmente del éxito o fracaso de una empresa con sede en los Estados Unidos? "[5]

El 13 de diciembre de 2013, de Monsanto Jesús Madrazo, vicepresidente de Compromiso Empresarial, dijo en la Conferencia de los Estados Unidos y Ucrania en Washington, que la empresa ve "la importancia de crear un entorno favorable [en Ucrania] que fomente la innovación y el desarrollo continuo de la agricultura. Ucrania tiene la oportunidad de desarrollar aún más el potencial de los cultivos convencionales, que es donde actualmente estamos concentrando nuestros esfuerzos. También esperamos que en algún punto, la biotecnología sea una herramienta que estará a disposición de los agricultores ucranianos en el futuro ". [6]

Sólo unos días antes de las declaraciones de Madrazo en Washington, Monsanto Ucrania había puesto en marcha su programa de "desarrollo social" para el país, llamado "Canasta de Granos del Futuro." [7] a través del cual se otorga subvenciones a los pobladores rurales para que puedan (en palabras de Monsanto) "comenzar a sentir que pueden mejorar su situación por sí mismos, en lugar de esperar limosnas."

En realidad, la "limosna" de verdad es el que venga una gran agroindustria estadounidense -a través de los términos del préstamo del FMI / Banco Mundial-, que además de abrir el país a los cultivos transgénicos, también debilitaría aún más la prohibición de vender las ricas tierras agrícolas de Ucrania al sector privado. [8]

Como Morgan Williams, presidente y director ejecutivo del Consejo Empresarial Estados Unidos-Ucrania, dijo al International Business Times en marzo, "la agricultura de Ucrania podría ser una verdadera mina de oro." [9] Sin embargo, agregó que hay "muchos aspectos en [Ucrania] que necesita ser cambiados. El tema principal se centraría en torno a conseguir que el gobierno salga del negocio ... "

Los cables de WikiLeaks

En agosto de 2011, WikiLeaks publicó unos cables diplomáticos estadounidenses que muestran que el Departamento de Estado de Estados Unidos ha estado presionando en todo el mundo a favor de Monsanto y otras corporaciones de biotecnología como DuPont y Dow. La organización Food & Water Watch, después de haber revisado por cinco años estos cables (2005-2009), dio a conocer su informe titulado "Embajadores de biotecnología: Cómo el Departamento de Estado de EE.UU. promueve la Agenda Global de la Industria de Semillas" el 14 de mayo de 2013. [10] el informe mostró que el Departamento de Estado de Estados Unidos ha "presionado a gobiernos extranjeros para adoptar políticas y leyes a favor de la biotecnología agrícola, y que operaba una campaña de relaciones públicas rigurosa para mejorar la imagen de la biotecnología, y desafió las llamadas “salvaguardias y normas de biotecnología de sentido común” - incluyendo leyes que requiere el etiquetado de los alimentos modificados (GM) ingeniería genética ".

Según consortiumnews.com (16 de marzo de 2014), Morgan Williams es el nexo entre la alianza del agronegocio y la política exterior estadounidense. "[11] Además de ser presidente y director ejecutivo del Consejo Empresarial Estados Unidos-Ucrania, Williams es Director de Asuntos Gubernamentales de la firma de capital privado SigmaBleyzer, que promociona el trabajo de Williams con "varias agencias del gobierno de Estados Unidos, los miembros del Congreso, los comités del Congreso, la Embajada de Ucrania en los EE.UU., las instituciones financieras internacionales y otras organizaciones de negocios entre Estados Unidos y Ucrania, el comercio, las cuestiones de inversión y desarrollo económico ".

El Comité Ejecutivo de 16 miembros del Consejo Empresarial Estados Unidos-Ucrania está lleno de empresas estadounidenses agroindustriales. Hay representantes de Monsanto, John Deere, DuPont Pioneer, Eli Lilly, y Cargill. [12] Los veinte "Asesores de alto nivel" del Consejo incluyen James Greene (Ex Jefe de la Oficina OTAN de Enlace Ucrania); Ariel Cohen (Senior Research Fellow de la Fundación Heritage); Leonid Kozachenko (Presidente de la Confederación Agraria de Ucrania); seis ex embajadores estadounidenses en Ucrania, y el ex embajador de Ucrania en los EE.UU., Oleh Shamshur.

Según el Instituto Oakland, los términos del préstamo del Banco Mundial / FMI a Ucrania ya han dado lugar a "un aumento en la inversión extranjera, que es probable que resulte en una mayor expansión de adquisiciones a gran escala de tierras agrícolas por empresas extranjeras y una mayor corporativización de la agricultura en el país ". [14]

Mientras tanto, el primer ministro de Rusia, Dmitry Medvedev, declaró en abril: "No tenemos una meta para desarrollar productos transgénicos aquí o importarlos. Nosotros mismos podemos alimentarnos con productos normales comunes, no modificados genéticamente. Si los estadounidenses les gusta comer este tipo de productos, que coman. Nosotros no necesitamos hacer eso; tenemos suficiente espacio y oportunidades para producir alimentos orgánicos ". [15]

Fuente: Global Serch

======================================================

LAS GUERRAS AGRARIAS YA HAN EMPEZADO

21 marzo 2014 / Gustavo Duch

El Periódico de Catalunya, 21 de marzo de 2013.

Permítanme que, con tres informaciones, les exponga un nuevo y poco conocido argumento para explicar (o ayudar a explicar) la desestabilización de Ucrania y los acontecimientos derivados.

La primera sucedió el pasado 2013, cuando al poco tiempo de que Ucrania derogara la ley que prohibía a los extranjeros comprar tierras, apareció China con un talonario en la mano y, a cambio de un préstamo de 3 mil millones de dólares para el desarrollo agrícola, cerró un acuerdo que le permite explotar, durante 50 años, una superficie similar a todo el tamaño de Galicia, 3 millones de hectáreas de tierra agraria. China, igual que otras potencias que saben que no disponen de capacidad agraria suficiente para alimentar a su población, e igual que fondos financieros que saben que la tierra fértil es un bien finito con el que especular con éxito, llevan ya unos 10 años en una una loca carrera para conseguir, de buenas o malas maneras, el control de la tierra agrícola. ¿Iban a pasar desapercibidas las extensiones de la tierra negra ucraniana, quizás la más fértil de toda Europa? Efectivamente, no.

La segunda se gesta cuando quien fuera el presidente de Ucrania, el ahora destituido Viktor Ianukóvitdos, a finales del año pasado decidió rechazar el Tratado de Libre Comercio que la Unión Europea le proponía. Es mucho el interés que también tienen los estados europeos en asegurarse el acceso a los frutos de la tierra ucraniana lo que lleva a pensar, por qué no, que el apoyo al cambio de gobierno pudiera tener el interés de buscar alguien más favorable a estrechar la mano. De hecho, con el nuevo gobierno ucraniano, Europa ya ha aprobado eliminar las trabas arancelarias en la importación de granos de Ucrania y Crimea. Unas rebajas repentinas que, como si fuera un anticipo, supondrán un ahorro de 500 millones de euros anuales a Ucrania.

La tercera es la suma de recopilar las pequeñas grandes operaciones que también en esa geografía y con los mismos intereses están haciendo las empresas agroalimentarias de los EEUU en los últimos meses. Seguir la pista de dos de ellas es revelador de sus apetitos por esta tierra negra del país ‘entre fronteras’. Cargill, la firma cerealista más importante de los EEUU, entre diciembre de 2013 y enero de 2014 ha comprado participaciones en un puerto al este de la base naval de Crimea que es clave para el comercio agrario y también se ha hecho, en una muy destacada operación, con el 5% de la mayor empresa agraria ucraniana, Ukrlandfarming, que dispone de la nada despreciable cifra de 500.000 hectáreas para el cultivo de maíz, trigo o remolacha para la exportación. Y Monsanto, la empresa de semillas más grande del mundo, también está ganando espacio en Ucrania donde ya controla el 40% del mercado de semillas. En su caso, y como tantas otras veces ha hecho, tiene en marcha un proyecto, el llamado “Grain Basket of the Future”, que disfrazado de ‘acciones para mejorar la calidad de vida de los campesinos y campesinas locales’ busca cosechar más dominio si cabe.

Tres cuestiones que se han sucedido en apenas varios meses y que, como han podido observar, tienen un elemento común: la tierra fértil de Ucrania y su agricultura.

Bien sabíamos que Ucrania, con un privilegiado suelo de enorme fertilidad, fue llamado el granero de Europa y Rusia. Hoy lo que está atrayendo tantos intereses es exactamente eso: la codicia por unas fantásticas tierras agrícolas que además parece ser tienen aún mucha más potencialidad productiva que la que se consigue hasta ahora, que ya es, por cierto, muy destacable pues, en estos momentos, Ucrania se sitúa como el tercer exportador mundial en maíz y el sexto en trigo. Es por ello que el conflicto de estas semanas está provocando que el precio de estos granos en las bolsas y mercados internacionales suba significativamente. Actualmente, el precio de trigo es el más alto desde 2012 y el del maíz el más caro desde el pasado mes de septiembre, como bien saben las empresas ganaderas españolas y catalanas que (como muestra de esta imperiosa necesidad de productos agrarios) dependen en un 80% de Ucrania para satisfacer sus necesidades. En cuanto a las previsiones de crecimiento del sector primario en Ucrania, los expertos apuntan también a una expansión del sector ganadero que, a base de carne de pollo y de cerdo, podría añadir junto al cartel de ‘granero de Europa’ el letrero de ‘carnicería de Europa’. Otro fabuloso negocio que nadie quiere perderse.

Es como una partida de poker y cada potencia juega las cartas que tiene. China dinero contante y sonante, Europa acuerdos comerciales y tratados varios, Rusia parece que amenazas de tanques y misiles y EEUU las estrategias de sus sibilinas multinacionales. Las guerras agrarias del siglo XXI ya han empezado.

Gustavo Duch. Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas.

Fuente: RALLT


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad