bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Otros_Recursos/Revista_Ojarasca/Suplemento_Ojarasca_N_173
Autor Suplemento Ojarasca, La Jornada Idioma Español Pais México Publicado 29 septiembre 2011 17:46

Suplemento Ojarasca N° 173

| Más

Con descarado mercantilismo (sea económico o de imagen política), los gobernadores y sus socios van por el negocio a como dé lugar. Y los únicos enclaves donde topan escollos que los hacen trastabillar, reforzar sus mentiras y en ocasiones desistir, son las comunidades y regiones indígenas.

Con su sello de represión, corrupción, fingimiento mediático a precios millonarios e impunidad, peores gobernadores que Ulises Ruiz, Mario Marín o Zeferino Torreblanca está difícil encontrar, pero qué decir de los fantasmas que han “gobernado” estos años Tamaulipas, Durango, Nuevo León, Michoacán o Jalisco.

De manera eficaz y poco transparente, los mandatarios tienen a su favor la militarización decretada por el gobierno federal, y cuentan con la docilidad del sistema de justicia, los organismos electorales, las comisiones estatales de derechos humanos, los medios de comunicación. Y por encima de todo, obedecen a los apetitos del capital nacional e internacional. De rodillas ante mineras, agroindustrias mamut, refresqueras, constructoras, hoteleras, exportadoras de energía, estos gobiernos ansían más y más superficie de sus entidades para apostarla en el demandante casino neoliberal. Pero tropiezan una y otra vez con los pueblos originarios.

En meses recientes Ojarasca ha registrado las resistencias a la represión y el despojo de Enrique Peña Nieto, Marcelo Ebrard, Guillermo Padrés, Fernando Toranzo, Emilio González Márquez, Juan Sabines Guerrero. No importa a qué partido se adscriban, todos son por igual agentes promotores, y posiblemente socios, de la dichosa inversión empresarial y sus privatizaciones correspondientes. No faltan quienes se rifan para la Suprema Enchilada, la silla presidencial.

Los pueblos nahua, yoreme, zapoteco, tzotzil, purépecha, ñahñú, i’koot, wixárika, tzeltal, amuzgo, tlapaneco y rarámuri los desafían y desnudan desde y sólo desde sus territorios mexicanos. A esos poderes abusivos de dudosa legitimidad, oponen formas de gobierno propias, mecanismos comunitarios de seguridad y resguardo, formas de producción.

Suplemento mensual *número 173*, septiembre 2011


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad