bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Otros_Recursos/Revista_Ojarasca/Suplemento_Ojarasca_N_204
Autor Suplemento Ojarasca, La Jornada Idioma Español Pais México Publicado 12 abril 2014 10:00

Suplemento Ojarasca N° 204

| Más

"Todo se conecta. La sangría migratoria es efecto de la pobreza por ahogo y dominación, y luego la tierra queda mal protegida para mayor comodidad de empresas extractivas, monopolios agroindustriales y constructoras. Si los pueblos originarios se organizan para la resistencia, es labor de Estado hacerles la vida imposible. Se extiende hace muchos años en sus tierras la plaga de los narcos y la guerra que arrastran a donde llegan."

La guerra de exterminio contra los pueblos indígenas que ya denunciaban los zapatistas hace dos décadas no ocurría ni ocurre sólo en Chiapas, sino en múltiples frentes, tantos como pueblos haya. Esa guerra literal, a veces lenta, a veces acelerada, no se deja de atizar desde los poderes, especialmente el gubernamental, pero también las empresas de grandes avaricia y poderío. Como cada día sucede, no se ve. En territorios que nadie mira. Sólo aparecen en la tele cuando les cae alguna desgracia o los visita un presidente. O bajo algún pretexto folclórico. Antes los crucificaba el sistema con la promesa de desarrollo, ahora con la de seguridad. Siempre con el empobrecimiento explicable de los pueblos a los que tan cuantiosa inversión de apoyo se destina.

Todo se conecta. La sangría migratoria es efecto de la pobreza por ahogo y dominación, y luego la tierra queda mal protegida para mayor comodidad de empresas extractivas, monopolios agroindustriales y constructoras. Si los pueblos originarios se organizan para la resistencia, es labor de Estado hacerles la vida imposible. Se extiende hace muchos años en sus tierras la plaga de los narcos y la guerra que arrastran a donde llegan.

En las partes donde las gentes se organizan y saben expandir la lucha y la hacen regional, eficaz y liberadora. En las partes donde la población es la que gobierna, que siempre es preferible a que lo hagan los políticos de un gobierno que lo que planea es desaparecerlos. En esas partes del país donde la dignidad pone casa y se le abre a la justicia una puerta, donde la democracia se reinventa y el apego a la tierra es norma de la vida cada día. Allí, en esas partes precisamente, se desatan jaurías paramilitares, bandas de secuestro, sicariatos contra opositores, militarizaciones intensivas. Mismas partes bajo las que resulta que yacen oros de todo color y tipo, y que para abrirlas al cielo abierto hace falta despoblarlas.

Todo se conecta. La sangría migratoria es efecto de la pobreza por ahogo y dominación, y luego la tierra queda mal protegida para mayor comodidad de empresas extractivas, monopolios agroindustriales y constructoras. Si los pueblos originarios se organizan para la resistencia, es labor de Estado hacerles la vida imposible. Se extiende hace muchos años en sus tierras la plaga de los narcos y la guerra que arrastran a donde llegan.En las partes donde las gentes se organizan y saben expandir la lucha y la hacen regional, eficaz y liberadora. En las partes donde la población es la que gobierna, que siempre es preferible a que lo hagan los políticos de un gobierno que lo que planea es desaparecerlos. En esas partes del país donde la dignidad pone casa y se le abre a la justicia una puerta, donde la democracia se reinventa y el apego a la tierra es norma de la vida cada día. Allí, en esas partes precisamente, se desatan jaurías paramilitares, bandas de secuestro, sicariatos contra opositores, militarizaciones intensivas. Mismas partes bajo las que resulta que yacen oros de todo color y tipo, y que para abrirlas al cielo abierto hace falta despoblarlas.

Suplemento Mensual Número 204, Abril 2014 (leer online)

Para descargar el suplemento en PDF, haga clic en el enlace a continuación y descargue el archivo:

Suplemento Ojarasca N° 204 (1,07 MB)

¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad