bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Otros_Recursos/Revista_Ojarasca/Suplemento_Ojarasca_N_243
Autor Suplemento Ojarasca, La Jornada Idioma Español Pais América Latina y El Caribe Publicado 1 agosto 2017 10:03

Suplemento Ojarasca N° 243

| Más

Los pueblos originarios, comunidades, tribus, municipios autónomos, son los que con organización y eficacia plantan cara a las violencias ilegales y legales, los despojos de narcos y las empresas extractivistas de la mano de policías, militares, paramilitares y hasta funcionarios de cualquier nivel. Desde 1990, aun con todo el sistema en contra, vienen articulando una conciencia y un discurso claro, apegado a la realidad, cargado de sabiduría ancestral y nueva en sus lenguas y códigos culturales, y de palabra y obra los traducen para todos los mexicanos.

UMBRAL: NUESTROS RÍOS PROFUNDOS

Aunque fuera nada más para animarse, la sociedad mayoritaria mexicana debería voltear a los pueblos indígenas de aquí mismo, y escucharlos con otra clase de atención: no el lamento, ni la estadística de pobreza, ni la denuncia, ni la lástima, ni el pintoresquismo. Por algo es que los nada pintorescos Pentágono y CIA llevan lustros preocupados por la amenaza que representan para sus intereses los pueblos originarios del continente, en especial Mesoamérica, la Amazonia y los Andes.

Extrañamente, los pueblos indígenas no resultan responsables del caos social que inunda nuestro país en los últimos años, las expresiones de violencia a escala masiva. El estado de no declarada guerra interna mantiene a las fuerzas armadas movilizadas en todo el país, y combaten a diario. En ciudades, pueblos y campos, la población civil es rehén, víctima o desplazada de esta guerra sin reglas ni motivos claros, envuelta en mentiras de violencia ciega en el bando ilegal (y sin embargo calculada) y violencia calculada y represiva del bando legal o Estado. Así nos convertimos en un país de huesos perdidos, morgues, fosas, fantasías sangrientas y cotidianidad peligrosa, donde se toleran indignidades y traiciones. Los resignados votan por los partidos de siempre, o no votan ya. (Leer más)

- IRRUMPIREMOS EN SU FIESTA ELECTORAL

Entrevista con María de Jesús Patricio por Gloria Muñoz Ramírez.

- DIVISIÓN ÉTNICA EN LA COSTA - MONTAÑA. OTREDAD NEGRA Y RACISMO EN GUERRERO

Por Hubert Matiúwàa.

- LA PROPUESTA DE EZLN - CNI NO DIVIDE, EXHIBE A LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Por Paulina Fernández Christlieb.

- ÚLTIMO ADIÓS A EVA CASTAÑEDA

Por Ramón Vera Herrera.

- VIVIR COMO FUEGO. HAIKÚ TSELTALES (DE LA NATURALEZA)

Por Antonio Guzmán Gómez.

- HAIKUS, TANKAS Y LA FORMA BREVE TSELTAL

Por Alejandro Aldana Sellschopp.

- LA REUNIÓN

Por Gerardo Valdivieso

- CUIDAR LA MILPA - ICH´EL TA MUK´

Por Xun Betan.

- EN BRASIL EL PEOR MOMENTO PARA LOS CAMPESINOS

Por Ana de Ita.

- HACE TANTO TIEMPO YA

Por Elisa Ramírez Castañeda.

- ZOQUES CONTRA LA REPARTICIÓN DE SUS SUELOS

Por Ojarasca.

- POEMAS MUY BREVES

Por Dalthon Pineda.

- ESCRITORES BINNIZÁ PARA EL NUEVO SIGLO

- ¿PROTEGE MERCANTILIZAR EL PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL?

Por Georgina Flores Mercado.

- FRANCISCO DÍAZ DE LEÓN, ILUSTRADOR

- MIKA MIKISTLI/ MALDICIÓN DE LA MUERTE

Por Simón Cojito Villanueva.

Para descargar el suplemento en formato digital (PDF), haga clic en el enlace a continuación:

Suplemento Ojarasca 243 (3,02 MB)

- Pintura por Francisco Díaz de León.

Fuente: Suplemento Ojarasca, La Jornada


¡Comente este artículo!

| 1999-2018 Biodiversidad