bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Documentos/300.000_mil_litros_de_leche_al_dia_a_la_basura_Quieres_saber_por_que
Autor Lucía López Marco Idioma Español Pais Europa Publicado 12 enero 2016 13:15

300.000 mil litros de leche al día a la basura ¿Quieres saber por qué?

| Más

"Las grandes perjudicadas serán las ganaderías familiares, que no tienen medios para realizar reformas en la explotación, por lo que no podrán producir más leche. Los 300.000 litros de leche que van a ir a la basura a partir de hoy, provendrán de estas ganaderías... La solución pasaría por la creación de circuitos cortos de comercialización y en la venta directa."

Los lácteos son productos más que habituales en nuestra dieta. La mayor parte de la población los consume diariamente y, aunque nuestros antepasados consumían sobre todo lácteos de cabra y oveja, a finales del siglo XIX empezó a generalizarse el consumo de leche de vaca por toda la península ibérica. Así, los pasiegos se instalaron en grandes ciudades con sus vacas, hasta que se importaron razas seleccionadas de Centro Europa y empezó a aumentar progresivamente el número de cabezas de vacuno lechero en España. Sin embargo, a finales del siglo XX, al entrar en la Unión Europea, aparecieron las cuotas lácteas, integradas en la Política Agraria Común (PAC).

¿Qué significa esto?

La Unión Europea, establecía un límite máximo de litros de leche de vaca que cada país podía producir. De tal forma, que aquellos ganaderos que quisiesen producir leche, tenían que comprar cuota o alquilarla. Sin cuota, no se permitía la producción de leche. España tenía asignado un volumen de 4,5 millones de toneladas frente a una demanda total de productos lácteos de casi nueve millones de toneladas, lo que supuso el cierre de muchas ganaderías familiares y la obligación de importar lácteos de otros países miembros. Se estima que en estos 30 años de vida del sistema de cuotas, el número de ganaderías ha disminuido a un ritmo del 6% anual en el conjunto de la UE.

¿Por qué han desaparecido las cuotas lácteas?

La Comisión Europea puso fin el pasado 1 de abril a la aplicación de las cuotas lácteas estatales impuestas hace 30 años. La versión que da la UE al respecto es que cada vez hay una mayor demanda de productos lácteos a nivel mundial, y se prevee que siga creciendo a un ritmo anual del 2%. Dado que el sistema de cuotas, fijaba máximos de producción a los ganaderos, la UE interpretó que las cuotas impedían crecer a los productores europeos. Además, desde Bruselas consideran que el sector lácteo se ha adaptado al mercado y ya regula su producción en función de las necesidades reales.

¿Y ahora qué?

El problema, ahora, es que las industrias lácteas son las que tienen el poder, y ellas son quienes imponen las condiciones. Según afirmó Gaspar Anabitarte, productor de leche y secretario general de COAG en Cantabria, a RTVE, “se están imponiendo reducciones muy fuertes de volumen de leche a los productores, mientras manipulan la valoración de los estándares de calidad y marcan precios de compra a los ganaderos por debajo de sus costes de producción”. Muchos ganaderos aseguran que desde las centrales lecheras les ofrecen unos precios de compra muy por debajo de los costes de producción.

Hoy finalizan los contratos con las centrales lecheras, y a muchos pequeños productores no se les renovarán. Según publica hoy la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), en un comunicado, un total de 300.000 litros de leche al día podrían quedarse sin recoger en España debido a la finalización de los contratos a partir de hoy, 1 de julio

UPA asegura que esta situación sin precedentes se debe a la entrada masiva de queso desde Alemania, Francia y Holanda, a precios muy por debajo de lo que cuesta producirlos y que ante el cierre del mercado ruso, buscan un “mercado sumidero” en España, incurriendo en la práctica prohibida del dumping.

En lo que llevamos de año, las importaciones de queso hacia España han aumentado en 2.107 toneladas con respecto a 2014, y sin embargo el valor de dichas importaciones se ha reducido en 25 millones de euros. Por lo que entra “más producto lácteo y de menor valor”. En concreto, desde Alemania se han importado en el referido periodo casi 1.000 toneladas de quesos más que el año anterior pero su valor ha caído en más de 10 millones de euros. “El resultado es la ruina de los ganaderos lácteos españoles”, aseguró ayer el secretario de Ganadería de UPA, Román Santalla.

¿Qué consecuencias tiene en las explotaciones?

Las consecuencias son que crecerán aquellas instalaciones de producción intensiva, cuya alimentación es externa a la explotación, que puedan invertir en genética para tener animales que cada vez produzcan más leche, con tres ordeños diarios, con animales que no salen nunca a pasto y con mano de obra barata y explotada. Al producir grandes cantidades de leche a lo largo de todo el año, podrán negociar precios bajos con las centrales lecheras, resultando ambas partes beneficiadas.

Las grandes perjudicadas serán las ganaderías familiares, que no tienen medios para realizar reformas en la explotación, por lo que no podrán producir más leche. Los 300.000 litros de leche que van a ir a la basura a partir de hoy, provendrán de estas ganaderías.

¿Hay alternativas?

Sí, las hay. Pero no sirven de nada si no se conciencia al consumidor de la importancia de apoyar al sector, y de las consecuencias que tiene el no hacerlo: desaparición de empleo, empleo precario, falta de bienestar animal, leche producida a base de transgénicos, gran producción de CO2 (debido al transporte de alimentos producidos en otras zonas del planeta, y a la importación de lácteos de otros países europeos), gran impacto ambiental…

La solución pasaría por la creación de circuitos cortos de comercialización y en la venta directa. En aquellas zonas en las que se han puesto en marcha estas vías de comercialización, los resultados han sido un éxito y tanto productores como consumidores afirman haber salido ganando. Si, además, se le da un valor añadido al producto (producción ecológica, transformación del producto en la misma explotación o en pequeñas cooperativas de productores, recuperación de razas autóctonas y de productos típicos producidos con ellas), las posibilidades de éxito aumentan.

En pocos días comenzarán movilizaciones por todo el estado pidiendo “soluciones y el fin de los abusos” de las industrias lácteas. De momento, los consumidores, podemos comenzar saliendo a la calle con ellos. Si no hacemos nada, todos salimos perjudicados.

Julio de 2015

Fuente: http://mallata.com...


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad