bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Documentos/Declaracion_Final_del_I_Encuentro_sobre_Cosmovision_e_identidad_de_los_pueblos_originarios_y_afrodescendientes
Autor CLOC - VC Centroamérica Idioma Español Pais América Latina y El Caribe Publicado 31 agosto 2011 11:44

Declaración Final del I Encuentro sobre Cosmovisión e identidad de los pueblos originarios y afrodescendientes

| Más

"Condenamos los perjuicios nefastos que el modelo capitalista ha tenido sobre el ambiente y sobre los pueblos. Debemos transitar y construir un modelo que garantice la plenitud del buen vivir para los pueblos del mundo y el respeto a la Madre Tierra."

Delegados y delegadas de organizaciones campesinas e indígenas centroamericanas de CLOC- Vía Campesina, provenientes de Honduras, Nicaragua, El Salvador y Guatemala, reunidos en el Encuentro Centroamericano de Cosmovisión e Identidad de los pueblos Originarios y Afrodescendientes hemos unido nuestras palabras y nuestros saberes en relación al contexto político y social en el que desarrollamos nuestra existencia y nuestra lucha.

Las actividades extractivas impulsadas desde las políticas neoliberales (minería, petróleo, monocultivos de caña y palma africana y los proyectos de grandes represas) son la base que hoy sostienen el sistema capitalista en crisis. El capital nacional y transnacional ha avanzando sobre los territorios indígenas para realizar un nuevo saqueo de bienes naturales y un nuevo despojo de tierras a los pueblos indígenas.

Los gobiernos de la región a través de sus leyes y políticas facilitan el avance de estas empresas sobre los territorios indígenas, no son gobiernos que defiendan los derechos de la población sino los intereses de grandes empresarios.

Por eso es que existen en la mayoría de países de la región políticas de represión y criminalización de las luchas sociales, principalmente la lucha campesina y de los pueblos indígenas en defensa de sus territorios, su identidad y su cultura. En Honduras el caso del Bajo Aguan o en Guatemala la problemática en el Valle del Polochic demuestran esta violación sistemática de los derechos humanos y la represión de la lucha. Hay una nueva militarización de la región centroamericana que con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado tiene su ojo puesto en eliminar las múltiples resistencias populares. Esta militarización trae consigo la amenaza de un nuevo reclutamiento de jóvenes rurales.

El modelo de producción capitalista genera los grandes problemas de desigualdad social, pobreza, desnutrición, atrasos en los temas de salud y educación y el cambio climático. El capitalismo genera riqueza a partir de la explotación de los bienes naturales y la fuerza de trabajo. Esta riqueza está concentra en pocas manos, violando los derechos laborales y humanos de toda la población centroamericana. Como paliativo a los males del sistema, los gobiernos han implementado programas de asistencia social que ayudan en momentos de emergencia pero que introducen una lógica paternalista y de conformismo en las regiones.

La lucha de resistencia de los pueblos indígenas en la región data de 500 años atrás. Históricamente las políticas de los gobiernos de la región han querido invisibilizar y destruir la misma existencia de los pueblos indígenas: el genocidio durante la invasión española, y el ataque constante a las poblaciones como en 1932 contra los pueblos indígenas de El Salvador o la campaña de tierra arrasada que los gobiernos militares de Guatemala lanzaron contra cientos de comunidades indígenas durante la guerra interna de 36 años.

A pesar de esta represión y discriminación sistemática, los pueblos originarios seguimos existiendo en estos territorios. En Guatemala los pueblos Maya, Garifuna y Xinca mantenemos nuestras formas de producir y reproducir la vida. En El Salvador los pueblos Pipil, Lenca y Cacaopera; en Honduras los pueblos afrodescendientes de la costa Caribe, los pueblos lenca, chorti, misquitos, talupanes, garífunas y pechs; en Nicaragua los pueblos ramaki, mayagna y misquitos de la Costa Atlántica y los pueblos Chorotega, Mozonte, Nagrandanos, Sutiaba y Diriane en el centro y sur del país; y los pueblos indígenas de Costa Rica y Panamá.

Tenemos como pueblos nuestros propios sistemas normativos, formas de producción económica, tecnologías y conocimientos sobre la agricultura, la ciencia, las artes, la política y la espiritualidad. En el caso de la agricultura somos los pueblos indígenas los que a través de generaciones fuimos conociendo los usos de una gran variedad de plantas que hoy sirven a las sociedades centroamericanas y del mundo para la alimentación, el vestido, la medicina, la industria.

Mesoamérica es centro de origen del maíz, cereal fundamental en la alimentación y la industria alrededor del planeta. Cientos de variedades de maíz, frijol, papa, tomates, chiles, hortalizas y frutas son parte de la producción alimentaria que los pueblos de estas tierras ofrecemos al mundo.

La espiritualidad de los pueblos originarios parte de los principios de armonía con el cosmos, respeto a la naturaleza y convivencia solidaria entre las personas. Esta conexión con la naturaleza nos hace posicionarnos hoy ante la amenaza que sufre la Madre Tierra en manos de las empresas extractivistas. Por ello nos manifestasmos en defensa permanente y vital de nuestros territorios, que incluye los ríos, los lagos, los mares, los cerros, montañas, selvas y bosques.

ANTE ESTA REALIDAD LAS ORGANIZACIONES DE CLOC-VÍA CAMPESINA CENTROAMERICA MANIFESTAMOS

1. Condenamos los perjuicios nefastos que el modelo capitalista ha tenido sobre el ambiente y sobre los pueblos. Debemos transitar y construir un modelo que garantice la plenitud del buen vivir para los pueblos del mundo y el respeto a la Madre Tierra.

2. Rechazamos y condenamos las políticas gubernamentales de la región que promueven y facilitan la nueva invasión territorial del capital nacional y transnacional.

3. Proponemos construir sociedades centroamericanas incluyentes, no racistas, sin discriminación, que valoren las raíces de los pueblos originarios, sus conocimientos, sus prácticas, sus valores y principios culturales sociales y políticas.

4. Llamamos a consolidar la lucha organizada de los pueblos por hacer prácticos sus derechos económicos, sociales, políticos y culturales. Esta lucha requiere de la articulación y alianzas de las luchas de los pueblos originarios con las acciones de lucha de los sectores obrero, campesino, estudiantil, de mujeres y jóvenes en cada país, con una visión regional, avanzando en la construcción del Internacionalismo Solidario.

5. Mantener la resistencia histórica en defensa de los territorios y los bienes naturales y avanzar en la toma del poder popular. En Honduras apoyamos la lucha del Frente Nacional de Resistencia por consolidarse y constituirse como un instrumento de lucha política en el Frente Amplio.

6. Los pueblos originarios estamos llamados a defender nuestra identidad. Esta se mantiene y se construye con la práctica cotidiana de los valores y principios, el uso de los idiomas maternos, la producción y distribución, el consumo responsable, la espiritualidad y la producción de conocimientos y arte popular. Rechazamos la folklorización de nuestras culturas por parte de los gobiernos de la región.

7. La cosmovisión es nuestra búsqueda por comprender el mundo en su relación con el tiempo, con las energías creadoras y formadoras y con la memoria histórica (de la agricultura, los territorios, la humanidad). Está complementada por una interpretación materialista histórica y dialéctica de la realidad, y junto a ésta, busca desarrollar el pensamiento político ideológico para lograr un cambio estructural de la sociedad y así la liberación y el buen vivir de nuestros pueblos.

8. La complementariedad y dualidad como principios de la cosmovisión de los pueblos originarios se expresa en romper con las prácticas del sistema patriarcal y machista que oprime a las mujeres y niega sus derechos específicos. No a la violencia contra las mujeres y sus derechos.

9. Llamamos a practicar con seriedad la formación político ideológica en nuestras organizaciones, que haga el enlace entre las cosmovisiones de los pueblos originarios y la lucha de clases.

10. Reiteramos las resoluciones del Segundo Encuentro Continental de Formadoras y Formadores en Agroecología de CLOC Vía Campesina, realizado en Chimaltenango, Guatemala del 27 de julio al 3 de agosto de 20011 en el que se declara a la agroecología como una apuesta técnica y política de producción agrícola para la soberanía alimentaria. Agroecología: campesinos y campesinas alimentando al mundo y enfriando el planeta.

11. Llamamos a las organizaciones y comunidades indígenas y campesinas de toda la región centroamericana a reforzar la organización y el trabajo político en los territorios. Vamos adelante y con pie firme en nuestra lucha por la Reforma Agraria, la defensa de la Madre Tierra, la Agroecología, el rescate de las semillas nativas y la Soberanía Alimentaria.

Ixim Ulew,

San Lucas Sacatepéquez, Guatemala. 23 de agosto de 2011.

Coordinadora Nacional Indígena y Campesina (CONIC), Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC), Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala (CONAVIGUA), Comité de Unidad Campesina (CUC), Asociación de Trabajadores del Campo (ATC), Coordinadora Nacional de Oficiales en Retiro (CNOR), Asociación Resistencia Nicaragüense Israél Galeano, Cmdt Franklin (ARNIG), Unión Nacional de Productores Asociados (UNAPA), Unión de Trabajadores del Campo (UTC), Asociación Nacional de Campesinos Hondureños (ANACH), Central Nacional de Trabajadores del Campo (CNTC), Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina (CODIMCA), Federación de Cooperativas de la Reforma Agraria de Occidente (FECORACEN de RL), Consejo Nacional de Trabajadores del Campo (CNTC), Asociación Nacional de Trabajadores Agropecuarios (ANTA), Fundación Promotora de Cooperativas) FUNPROCOOP, Federación Nacional de Cooperativas Agropecuarias Salvadoreñas (FENACOOPAS de RL)

Fuente: Enlace Indígena


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad