bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Noticias/Argentina_Accion_judicial_contra_el_SENASA_por_la_inocuidad_de_frutas_hortalizas_y_verduras_que_consumen_mas_de_20_millones_de_personas
Autor Naturaleza de Derechos Idioma Español Pais Argentina Publicado 21 abril 2017 10:05

Argentina: Acción judicial contra el SENASA por la inocuidad de frutas, hortalizas y verduras que consumen más de 20 millones de personas

| Más

"El objetivo de exhortar a las autoridades es la construcción de una política agroalimentaria que fije metas precisas y escalonadas para el abandono progresivo y sostenido del uso de agrotóxicos en la producción de frutas, hortalizas y verduras".

Naturaleza de Derechos, en el marco de la celebración del Día de la Tierra - 22 de Abril y la campaña nacional por la promoción de la agroecología, interpuso en el día de la fecha, una acción de amparo contra el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), a fin de que informe en relación a los agrotóxicos, sobre la inocuidad alimentaria de las frutas, hortalizas y verduras que se comercializan a través de los Mercados de Abasto de la Ciudad de Buenos, La Plata y General Pueyrredón (Provincia de Buenos Aires).

Más de 20 millones de habitantes de la Ciudad de Buenos Aires, Gran e interior de Buenos Aires, La Plata y Gran La Plata consumen frutas, hortalizas y verduras, que llegan a través del canal de comercialización de los mencionados Mercados de Abasto. Hoy se justifica el uso de agrotóxicos sobre frutas, verduras y hortalizas bajo la premisa de la seguridad que brindaría el tiempo de carencia. El tiempo de carencia son los días de espera, después de la última aplicación de agrotóxicos, para liberar la comercialización de la fruta u hortaliza fumigada.

La realidad muestra que son muy altos los porcentajes de registros de frutas, hortalizas y verduras que se liberan para la comercialización sin el debido tiempo de carencia y/o desvíos de usos (cuando se utiliza una sustancia no permitida para determinado cultivo) que arrojan las requisas realizadas tanto por organismos oficiales, universidades y organizaciones ambientales en los cordones frutihortícolas de Argentina.

Así también, resulta imposible controlar por las autoridades las carencias y los desvíos de uso de agrotóxicos en todos los cultivos frutihortícolas; por lo tanto, no está asegurada la salud de los consumidores. Esta situación ya fue advertida por la Auditoria General de la Nación en el año 2012, advirtiendo debilidades normativas y varias falencias en los controles, señalando textualmente “que no está garantizada la salud pública” de la población y consideró, entonces, que si persiste el uso irresponsable de los agrotóxicos, se debería considerar de modo precautorio suspender o cancelar su uso.

Bajo la invocación del derecho a la información, a la salud y alimentación adecuada, en el mes de Enero de 2017, Naturaleza de Derechos requirió administrativamente al SENASA a que informara puntualmente: los resultados obtenidos -en los últimos 5 años - en los controles realizados en el Mercado Central de Buenos Aires, Mercado regional del Partido de General Pueyrredon y Mercado Regional de La Plata y, en los demás lugares donde se hubiesen realizado por este organismo las inspecciones, de los siguientes productos 1.- Frutas ; 2.- Hortalizas; 3.- Verduras, 4.- Maíz, 5.- Soja, 6.- Girasol; 7.- Trigo y 8.- Arroz.

Asimismo se solicitó que se informara sobre la periodicidad de los controles, a los efectos de verificar la presencia de agroquímicos y toxicidad de los cultivos (herbicidas, insecticidas y fungicidas) y en su caso se detalle los agroquímicos hallados. Por último, se requirió que se informara, con detalles, cuales son los respectivos límites máximos de residuos de agrotóxicos permitidos para cada uno de los productos y que el SENASA reconoce como parámetros de inocuidad alimentaria; y qué medidas se han implementado por el organismo en el caso de verificarse sistemáticamente excesos de residuos de agrotóxicos en los controles.

El organismo descentralizado y autoridad en materia de inocuidad alimentaria de frutas, hortalizas y verduras en Argentina, ante el concreto pedido de información, guardó absoluto silencio, motivando la presentación judicial en la justicia Contencioso Administrativo Federal.

Existen informes de los propios entes estatales, que dan cuenta de la presencia de agrotóxicos en la mayoría de los controles realizados sobre frutas, hortalizas y verduras, sin embargo, las autoridades no han implementado medidas concretas, ni profundizado ni mejorado los controles, por lo tanto los usuarios y consumidores de plaguicidas (productores de frutas verduras y hortalizas) no toman conciencia de la gravedad del problema y siguen usándolos al libre albedrio.

La situación es grave, ya que la única información disponible sobre los resultados de los controles realizados por el SENASA sobre frutas y hortalizas data del periodo Agosto de 2009 a Agosto de 2010, donde el organismo relevó 409 muestras de productos destinados al consumo interno y de exportación. En el 55% de las frutas y en el 34,8% de las hortalizas se determinó la presencia de residuos de plaguicidas, lo más preocupante es que se detectó que en el 87% de los casos se trataba de productos que no están autorizados para el cultivo en el que fueron encontrados.

En la investigacion “Plaguicidas. Los condimentos no declarados” realizada por el Espacio Multidisciplinario de Interacción Socio Ambiental (EMISA), de la Universidad Nacional de La Plata, UNLP, entre noviembre de 2014 y abril de 2015, los resultados, también, arrojaron números alarmantes. Se analizaron 60 muestras de frutas verduras y hortalizas; separados por categorías, en el 83 por ciento de los cítricos (naranjas y mandarinas) y de zanahorias había presencia de agrotóxicos. También dieron positivo el 78 por ciento de los pimientos y el 70 por ciento de las verduras de hoja verde (lechuga y acelga). Los alimentos contenían los insecticidas lambdacialotrina, endosulfán, clorpirifos y cipermetrina; y los fungicidas tebuconazole, tpoxiconazol.

Recientemente, Noviembre de 2016, la Jefa del Departamento Laboratorios del Mercado Central de Buenos Aires, la Ing. Agr. María Gabriela Sánchez, presentó datos contundentes relevados en el laboratorio en donde aprecia un aumento de los “análisis de residuos excedidos” de un 5% en dos años, con tendencia en aumento. En el año 2015 la lechuga encabeza la lista de cultivos con mayores problemas, con muestras excedidas un 47% seguidas por el Apio 21%, la Espinaca 15%, el Pimiento 7% y la Acelga 6%, en este sentido destacó, que los principales principios activos encontrados fueron Clorpirifos, Profenofos, Metamidofos, Dimetoato, Carbofuran, entre otros.

En simultaneo, la Dirección Provincial de Recursos Naturales del Organismos Provincial del Desarrollo Sostenible (OPDS), autoridad ambiental de la Provincia de Buenos Aires, en el marco del Programa Gestión Ambiental en Agroecosistemas presentó, a comienzos del año 2014, el trabajo “Plaguicidas en el territorio bonaerense: información toxicológica, ecotoxicológica y comportamiento ambiental”, en el cual se hizo un relevamiento en todo el territorio de la provincia sobre el uso de agrotóxicos en las distintas aéreas productivas.

El estudio da cuenta de la correspondencia entre los altos niveles de agrotóxicos hallados en todas las evaluaciones realizadas sobre las frutas, hortalizas y verduras con una falta absoluta de control de las autoridades sanitarias.

En efecto, en el propio documento, que emana de un organismo estatal, se reconoce que de un relevamiento realizado en los dos cordones más importantes de producción de hortalizas de hoja y fruto de la Provincia de Buenos Aires y de la Argentina (La Plata y General Pueyrredón): “el grueso de los productores no cuenta con asesoramiento técnico y obtiene las recomendaciones para aplicar en los comercios del rubro…. se suele aplicar una lógica en la que prevalece el menor precio del producto, por lo que tiende a aplicar fitosanitarios de acción más generalizada (piretroides, organofosforados y carbamatos) y peores efectos ambientales.“

Frente a este marco fáctico , que releva la gravedad de la situación es imperioso saber la calidad agroalimentaria de las frutas, hortalizas y verduras que consumen más de 20 millones de personas y extremar la vigilancia, con el objetivo de exhortar a las autoridades, la construcción de una política agroalimentaria que fije metas precisas y escalonadas para el abandono progresivo y sostenido del uso de agrotóxicos en la producción de frutas, hortalizas y verduras. Y como contrapartida a ello, la implementación de prácticas agroecológicas, cuya viabilidad y factibilidad son posibles y necesarias, tal como lo reconoce la Relatoría Especial del Derecho Alimentación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su reporte del presente año, en el mes de Marzo, ante el Consejo de Derechos Humanos.

Fuente: Naturaleza de Derechos


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad