bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Noticias/El_CIAT_-_Centro_Internacional_de_Investigaciones_en_Agricultura_Tropical_-_Colombia
Autor Mario Mejía Gutiérrez Idioma Español Pais Colombia Publicado 18 noviembre 2002 15:15

El CIAT - Centro Internacional de Investigaciones en Agricultura Tropical - Colombia

| Más

Convenio del CIAT con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia.

18-11-02

1. Convenio del CIAT con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia. (Podemos suministrar el texto completo a quien interese).

El CIAT se constituyó en Bogotá en 1967 por escritura pública de 18 de Octubre. El Ministerio de Justicia le otorgó personería jurídica en la Resolución 4939 de Diciembre 4 de 1967. El 10 de Noviembre de 1967 se celebró un acuerdo entre el Gobierno de Colombia y la Fundación Rockefeller, ésta como patrocinadora del CIAT. El Decreto presidencial 301 de Marzo 7 de 1968 colmó al CIAT y a su personal técnico de privilegios y exenciones.

Con motivo de la celebración del décimo aniversario de la construcción de la sede permanente del CIAT, se firmó en Octubre de 1983 otro memorando confirmatorio entre el Gobierno de Colombia y los patrocinadores del CIAT. La sede permanente se finalizó en 1973 con dineros de las Fundaciones Rockefeller, Ford y Kellog.

En Mayo 28 de 1986 se firmó en Washington otro acuerdo por parte del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento -BIRF y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo -PNUD con relación al CIAT.

En Mayo 5 de 1987 se firmó un convenio entre el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia y el CIAT donde se repiten los privilegios y exenciones al CIAT y a sus técnicos: inviolabilidad del archivo y los terrenos y de la residencia del Director, exención de gravámenes de comercio internacional, valija diplomática y placas0 diplomáticas a los vehículos, inmunidad frente a "cualquier forma de requisa, expropiación, confiscación y secuestro, "exención de todo tipo de impuestos directos o indirectos, tasas, tributos, aportes, timbres, emolumentos, contribuciones y gravámenes sobre las personas, las cosas o las actividades" en cualquier lugar del país, excepto el pago de servicios públicos (agua, luz, teléfono); autorización especial para importar y exportar materiales biológicos y para moverlos en territorio colombiano; exención de todo servicio personal de carácter cívico; inmunidad de arresto personal y detención; inmunidad sobre todas las palabras dichas o escritas y de todos los actos realizados en función oficial; exención del impuesto a la renta y complementarios sobre cualquier pago hecho por el CIAT a sus contratados internacionalmente...

El CIAT se define en este convenio como miembro del Grupo Consultivo de Investigaciones Agrícolas Internacionales -GCIAI, y como institución de derecho privado sin ánimo de lucro.

2. Organización internacional. El CIAT funciona con veinte oficinas en 17 países. Su sede principal es Colombia. Mail: ciat@cgiar.org Internet: www.ciat.cgiar.org

3. Financiación: Las publicaciones del CIAT reconocen financiación procedente de 58 fuentes: países, fundaciones privadas, organizaciones internacionales, incluidas desde luego tres organizaciones del Gobierno Colombiano, que transfieren al CIAT importantes recursos, a costa de los fondos a los que difícilmente acceden los investigadores colombianos.

A diferencia de las organizaciones populares, que funcionan mediante trabajo voluntario o con bajos recursos, el CIAT funciona con gigantescos recursos de dinero y sus científicos acceden a cuantiosos salarios, en especial el personal extranjero.

No obstante sus cuantiosos recursos el CIAT traslada a sus agricultores colaboradores alguna parte de los costos operativos mediante comités de investigación local y fincas experimentales, llamadas campos verdes.

4. Misión. "Investigación avanzada en los campos social y ambiental con el objetivo de mitigar el hambre y la pobreza y preservar los recursos naturales en países en desarrollo", o también "reducir el hambre y la pobreza en los trópicos mediante una investigación colaborativa que mejore la productividad agrícola y el manejo de los recursos naturales".

Las políticas alimentarias con que el CGIAI orienta a sus 16 centros mundiales que se ocupan de los 20 cultivos más comerciales del mundo, provienen del IFPRI -Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias, con sede en Washington.

El CIAT proclama que los campesinos tienen que lograr tres destinos intermedios antes de alcanzar medios de vida sostenibles: agricultura competitiva, agroecosistemas saludables e innovación rural, los tres pilares del plan estratégico del CIAT 2001-2010.

La investigación del CIAT lograría que "las comunidades rurales estén mejor preparadas para competir con las economías globalizadas".

En el CIAT se cree que su misión podrá llevarse a cabo mediante la investigación científica. En realidad se trata de investigación tecnológica, de donde resultaría el componente de innovación.

Se propone ahora (Mayo a Noviembre de 2002) que el componente de innovación quede dirigido por un nuevo instituto: The Rural Innovation Institute, que nace dentro del CIAT, para orientar el plan estratégico 2001-2010, que se supone seria implementado por socios nacionales en los proyectos de desarrollo. Desde luego innovar significa en gran medida adoptar técnicas elaboradas por el CIAT. Finalmente se trata de otra de las varias reorganizaciones que ha sufrido el CIAT, y en este caso se busca profundizar y ampliar el control del sistema CGIAI sobre las organizaciones de la sociedad civil que trabaja en el campo. Estas organizaciones de sociedad civil constituyen alternativa popular frente a las políticas gubernamentales y mundiales de globalización y "libre" mercado mundial, y manifiestan discrepancias y oposiciones al uso de tecnologías como las de genómica y de nanotecnología en la construcción social rural.

Desde luego el CIAT no se enmarca en filosofías políticas como las de Vía Campesina y demás movimientos sociales de trabajadores pobres del campo, ni en tecnologías como las de la agricultura orgánica.

6. Junta Directiva. En el convenio de Mayo de 1987 el Gobierno colombiano reclamó tres asientos en la Junta Directiva del CIAT: Ministro de Agricultura, Gerente General del Instituto Colombiano Agropecuario -ICA, y Rector de la Universidad Nacional de Colombia.

En la actualidad la Junta se compone de 15 miembros, 4 de ellos colombianos: los tres mencionados antes más un presidente emérito honorario. Desde luego hay un delegado del Banco Mundial, que es el presidente efectivo de la Junta, con lo que queda asegurada la "correcta" orientación del CIAT.

Los pobres del campo no tienen otra opción que ser "beneficiarios", porque la opción de ser dirigentes les es negada estructuralmente.

A las ONG de trabajo popular les queda reservado el papel de ejecutores de los planes del CIAT. En las condiciones de miseria en que se desenvuelven hoy las ONGs colombianas no hay duda de que serán captadas a bajo costo.

7. Embajadores Internacionales. El CGIAI se precia de los siguientes: Arzobispo Desmond Tutu de Sudáfrica; Oscar Arias, Nóbel de Paz; expresidente de Costa Rica; la Reina Noor de Jordania; y el expresidente de USA Jimmy Carter, el mismo que promueve los transgénicos y que califica a sus opositores como extremistas del ambientalismo que hay que atajar antes que sea demasiado tarde: ecos de Seattle

8. Cosechas que trabaja el CIAT. Fríjol, yuca, arroz y forrajes tropicales. Otro foco de investigación es el control de la mosca blanca -Bemisia.

En fríjol el CIAT almacena más de mil accesiones, y en yuca más de dos mil, obtenidas gratis en campos de indígenas, afros y campesinos pobres.

9. Objetivo principal. Es obtener semillas "mejoradas", término que incluye desde las técnicas de Mendel y Morgan hasta la ingeniería genética. El director de investigación de recursos genéticos del CIAT, Aart van Schoonhoven dice que "la transgenia es solamente una de las opciones para acelerar la difusión de germoplasma de alta calidad a los agricultores".

El mayor avance transgénico del CIAT consiste en arroz resistente al virus de la hoja blanca. La inició la Rockefeller en 1990 en total ausencia de medidas de bioseguridad en Colombia: éstas apenas se iniciaron en el Instituto Colombiano Agropecuario -ICA en 1998, Resolución 03492 de Diciembre 22, con el objeto de permitir el uso de transgénicos: en Marzo de 2002 se hizo vicepresidente del Comité Técnico Nacional de Bioseguridad al agente de Monsanto en Colombia, con el objeto de permitir la siembra de algodón Bt en el Caribe colombiano. El arroz transgénico de CIAT recibió permiso colombiano para ensayos en campo abierto desde el año 2000.

Según una foto publicada por el CIAT la bioseguridad aplicada en la transgenesis de arroz consiste en una malla de tejido plástico de ojo de pulgada que envuelve el cultivo, aislado entre lotes de caña de azúcar.

10. Beneficiarios. Según las lujosas publicaciones del CIAT, los beneficiarios son campesinos pobres, pero también grandes empresarios y transnacionales : en el caso del pasto híbrido "Mulato", de Brachiaria, cuya producción de semillas la dio el CIAT en esclusividad a escala mundial a la empresa mexicana Papalotla, que trabaja con Nestlé: los ganaderos que compran semillas Papalotla venden leche a Nestlé: efectiva manera de transferir a las grandes empresas los beneficios de la investigación hecha con fondos filantrópicos y públicos.

Pese a toda su propaganda sobre la conservación de recursos naturales, los pastos mejorados y las innovaciones técnicas de CIAT sirven también como herramienta de destrucción de la selva amazónica, según lo hemos observado en Colombia, especialmente en el Departamento del Caquetá: para los científicos del CIAT la potrerización de las selvas se defiende en términos de "vertederos de carbón", y en el aprovechamiento de tierras de baja fertilidad.

Para los 243 millones de hectáreas de sabana en Brasil, Venezuela, Colombia y Bolivia, el CIAT está proponiendo un sistema rotacional de arroz y pastos mejorados; dada la tenencia de la tierra de sabana en grandes propiedades, el modelo se realizará bajo mecanización que arrasará hasta con el más mínimo vestigio de biodiversidad de las sabanas.

En 1984 el sabio anciano Adriano Rodríguez, chamán guahibo me enseñó treinta plantas medicinales de la sabana del Domo en el Vichada colombiano: ver mi libro Orinoquia colombiana - sabanas de la altillanura - Clima y uso de la tierra, 195 páginas.

Otra idea impulsada ahora por el CIAT es el de cobro de regalías por venta de semillas; al menos un 10% de sobreprecio; las regalías serían divididas entre los países según su aporte de genes. Esta es una interpretación CIAT del convenio de Biodiversidad

11. El calentamiento global. Desde luego el CIAT no trabaja para que USA cumpla la Convención de Biodiversidad o la de Cambio Climático. En su defecto ha asumido que el Calentamiento Global es irreversible o inevitable y por lo mismo ha inventado un sistema de predicción del clima en el futuro: así, el CIAT sabe que para 2055, once de las 18 especies de maní silvestre sudamericanas habrán desaparecido por cambio climático y que los campesinos del sudeste de África producirán menos forraje y maíz: es otra justificación para crear semillas transgénicas resistentes a la sequía y a mayores temperaturas..

12. Focos de atención. El CIAT ha centrado sus trabajos en tres ecosistemas: laderas, márgenes de bosque y sabanas. Las justificaciones de estos enfoques son diversas.

12.1. Laderas: en cuanto habitadas por campesinos pobres, amenazadas de erosión genética y de suelos, y carentes de servicios.

Al menos las laderas colombianas están ocupadas por campesinos pobres a consecuencia de un proceso político secular en que los valles fértiles constituyen el patrimonio de agricultores ricos y de agroindustrias. Pero el CIAT ignora la historia, y cree que todo se resuelve con tecnología. El CIAT jamás se vinculará a las luchas populares por la tierra: reforma agraria, movilizaciones campesinas y desplazados por la violencia rural.

12.2. Sabanas: en cuanto representan la frontera ganadera mundial.

En Colombia las sabanas han sido arrebatadas a los indios por un proceso secular y apropiadas por grandes terratenientes tradicionales y donde ahora figuran barones de las esmeraldas y del narcotráfico. Estos son los mayores beneficiarios del CIAT

12.3. Márgenes de bosques. El CIAT se preocupa por las emisiones de gases de invernadero resultantes de la tala de bosques, que atribuye a campesinos pobres. La derriba de selva con bulldózer de ganaderos ricos no es mencionada, ni tampoco entienden que los campesinos pobres que atacan la selva como colonos son producto de un sistema político incapaz del desarrollo por la vía industrial y empedernido frente a la pobreza popular campesina, negándole una vigorosa reforma agraria.

13. Resultados. El CIAT trabaja principalmente en el mejoramiento" de fríjol, yuca, arroz, forrajes y lucha contra la mosca blanca -Bemisia, mediante sus 770 empleados, de los cuales 80 son mensajeros internacionales de la ciencia, la tecnología y la consejería a los gobiernos.

13.1. Frijol. Se precia el CIAT de haber liberado 240 variedades mejoradas en América Latina y 111 en África generando beneficios económicos que calculan en US$1.2 mil millones.

Pero calla el CIAT que ninguna de esas variedades posee la calidad de los mejores frijoles colombianos como los cargamentos, los liborinos, el bola roja y otros, creaciones campesinas de ladera. De vez en cuando aparece en los periódicos que el CIAT descubrió una nueva variedad campesina: una de las últimas en las primeras laderas próximas al centro del CIAT. La colección de semillas campesinas de fríjol en CIAT es mayor a mil. Cómo los campesinos han producido y siguen produciendo variedades no es tema central del CIAT, cuyos científicos creen solo en el mejoramiento de laboratorio, no en la coevolución cultural en el campo.

13.2. Yuca. El CIAT proclama la liberación de 62 variedades de yuca en Asia y América Latina, además de su lucha contra el ácaro verde, el piojo harinoso y la mosca blanca.

Pero el CIAT no publica que en cualquier "chagra" indígena del oriente colombiano se cultivan simultáneamente sesenta variedades de yucas nativas, como aparece en mi libro Diversidad de yuca Manihot esculenta Krantz en Colombia: visión geográfica-cultural, 1991, 169 páginas, donde colecté entre 1986-88 para el IBPGR, Seccional CIAT, 269 accesiones, que forman parte de las más de 2000 muestras depositadas en CIAT actualmente. Con frecuencia la comparación de variedades CIAT frente a las locales resulta adverso al CIAT.

Ni una sola de las variedades del CIAT supera en potencial de producción a más de diez colectas obtenidas por mí en territorio indígena colombiano.

Los beneficios estimados en CIAT por su trabajo en yuca en América Latina se estiman en US$81 millones y en Asia en US$432 millones.

Es notorio que estos cuantiosos beneficios no han llegado a las comunidades indígenas que cedieron gratuitamente sus recursos, no obstante su trabajo cultural de miles de años para obtenerlos.

13.3. Forrajes. Los beneficios de los 45 forrajes tropicales mejorados distribuidos en América Latina por el CIAT se calcula en US$1.4 mil millones, los cuales han ido a parar a los bolsillos de ganaderos ricos principalmente.

No obstante el primer y único modelo de pastoreo excedentario en proteína a condiciones tropicales sostenibles fue creado por varias generaciones de una misma familia de ganaderos en Hacienda El Hatico, Cerrito, Valle, Colombia, familia Molina Durán, a menos de quince kilómetros del centro del CIAT, quien continúa ignorando esta alternativa

13.4. Arroz. El CIAT dice haber liberado 300 variedades de arroz mejoradas que representan más del 70% de la producción total (94% en Brasil) de América Latina.

Todas son variedades soportadas en mecanización y agroquímicos.

Para el CIAT el arroz orgánico de pequeños agricultores no tiene importancia, excepto para recolectar germoplasma.

14. Conclusiones.

- El CIAT profesa la filosofía y habla el lenguaje científico y tecnológico de la modernidad desarrollista competitiva, utilitarista, productivista, globalizante. No en vano su Presidente es un delegado del Banco Mundial, y no en vano está dominado por las Fundaciones Rockefeller, Ford y Kellog.

- El CIAT, aunque haya desarrollado algunos programas con campesinos del Cauca colombiano, no es una institución de vía campesina, dispuesta a dar poder a los sectores pobres rurales, a recibir sus orientaciones, a acompañar el surgimiento de los pobres y de las mujeres como actores de la historia, a adoptar métodos culturales indígenas, campesinos o afros, a acompañarlos en sus luchas políticas. Por el contrario, el CIAT predica la tecnología como arma de contrainsurgencia, de sometimiento.

- Definitivamente el CIAT ha tomado la vía de la ingeniería genética. Por fortuna para el CIAT el gobierno colombiano también profesa su filosofía y su lenguaje.

- El CIAT conoce su incapacidad para liderar y desatar procesos culturales populares: de ahí su próximo Instituto de Innovación Rural para trabajar con manos civiles una relación popular que no han podido crear en 35 años con manos de élites de las ciencias y la tecnología.

15. Recomendaciones. Crear un servicio de monitoreo permanente de los Institutos del GCIAI con capacidad de divulgación a redes de ambientalistas y de movimientos sociales populares como la ayuda a la lucha ideológica popular frente a lo que el CGIAI representa: el diablo haciendo hostias.

16. Fuentes del CIAT, consultadas:

- The Rural Innovation Institute, proposal for CIAT board trustees, April 29/2002, 11 páginas y dos anexos.

- CIAT en síntesis. Soluciones que cruzan fronteras. CIAT, Febrero de 2002. 16 páginas.

- CIAT en perspectiva 2001-2002: a obtener lo mejor del cambio mundial. CIAT, Junio de 2002, 45 páginas.

Cordialmente,

Mario Mejía Gutiérrez
Carrera 43 Nro. 10-50 Apto 502, Cali, Valle.
Colombia, Sur América
Teléfono 3368531, telefax 5521451.
E-mail: mariomejiag@hotmail.com


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad