bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Noticias/Paraguay_-_MarchaCampesina_Aca_me_muero_si_de_todas_maneras_morire_sin_mi_tierra
Autor Diario El Independiente Idioma Español Pais Paraguay Publicado 27 julio 2017 11:37

Paraguay - #MarchaCampesina: "Acá me muero, si de todas maneras moriré sin mi tierra"

| Más

Es su tercera semana de manifestación. Los campesinos y las campesinas que vienen de diferentes zonas del interior del país se encuentran acampando en las plazas frente al Congreso de la Nación –ese mismo que hace unos meses fue consumido por las llamas– para exigir la condonación de deudas que no pueden pagar.

Así que nos ponemos #EnSusZapatos.

No entraremos en detalles técnicos sobre los motivos de sus reclamos. Han dejado sus tierras, sus cultivos, para exigir al Estado que se haga cargo del fracaso que gestó con programas que estuvieron mal desde un principio, con asistencia técnica que no fue tal. Hoy son ellos mismos quienes nos cuentan a qué se dedican, qué producen, cuánto ganan con sus productos, por qué se encuentran aquí.

¿Cuándo sabés que el kumanda yvyra´i ya está maduro?

Aida Martínez tiene 52 años. Madre de cuatro hijos. “Tacuare´ê, rama, avati, kumandá, manduvi, manteca, alberja, kumanda yvyra´i, huerta”. Cita los cultivos que hay en su chacra: caña de azúcar, mandioca, maíz, poroto, maní, manteca, alberja, kumanda yvyra´i (un tipo de poroto) y todos los productos de la huerta.

“Otyarô o otiarô quiere decir que está maduro. En el caso del kumanda yvyra´i, es una enredadera que desde que se le planta tarda entre tres a seis meses en madurar, primero florece, tiene sus frutos y cuando empieza a secarse ya está como para cosecharse. Entonces, otyarôma, quiere decir que ya se puede cosechar y comer”

“Kumanda yvyra´i también se usa como medicina para la tos, para el chillido del pecho. A los niños se les da como té si tiene resfrío. Se tritura y se hace té. También las personas mayores pueden consumir en mate o tereré. También se puede hacer como un jarabe: se hornea el grano de kumanda yvyra´i y luego se hierve con miel. Es buenísimo para la tos y para los problemas respiratorios”, cuenta Aida.

Aida es una conocida dirigente campesina de la zona de Independencia, Departamento de Guairá. Desde su organización acompañan las reivindicaciones de los campesinos que están en Asunción desde hace 17 días en la #MarchaCampesina porque dice que es imposible sobrevivir en la ciudad sin una ayuda desde el Estado a la economía familiar campesina. “Queremos una política para la agricultura familiar campesina, porque no quiere decir nada que nosotros produzcamos cebollas, tomates, si no se asegura un mercado debido al contrabando”, dice.

¿Cuánto podés ganar plantando repollos en Paraguay?

Alcides Duarte tiene 24 años. Es del distrito R.I.3 Corrales, Departamento de Caaguazú. Planta repollos.

“Para plantar repollo, primero tenés que comprar las semillas, que salen entre Gs 70.000 y 80.000 cada sobre. De un sobre te salen dos mil plantas. Luego, tenés que esperar un mes a que salgan sus cabezas para poder trasplantarlo en el suelo preparado. Hay que esperar tres a cuatro meses después para cosechar. Durante ese tiempo tenés que cuidar mucho tu cultivo y la tierra para que no se eche a perder. También, depende del clima. Cuando te salen bien, las traes al mercado para venderlas por kilos. Los camioneros a veces no quieren traer, porque cuando hay tenés que compartir las pérdidas si no llegás a colocar en el mercado de abasto”, cuenta.

“De una bolsa de semillas que te salió entre 70.000 y 80.000 guaraníes, depende mucho, con precios regulares podés sacar entre 1.000.000 y 1.500.000 guaraníes, pero es muy variable. No siempre podés sacar una buena ganancia porque hay gente que trabaja contigo –porque solo no podés hacer todo–, gente a la que también tenés que pagarle. Lo que te queda neto de ganancia de eso es entre 500.000 y 600.000 guaraníes. Y eso es cada 4 o 5 meses”, dice.

Alcides dice que sus ex compañeros de colegio se fueron todos a la Argentina o a otros países, pero él vivió un tiempo en Asunción y volvió a su casa sin muchas ganas de volver a dejar el campo. “Yo quería ir a la universidad, pero mi sueño era muy grande luego: quería estudiar Ingeniería Mecánica…y si no tenés los recursos, es muy difícil. Trabajaba, pero apenas ganaba para pagar el alquiler y el transporte y al final no tenía tiempo para estudiar”, recuerda.

Alcides y su familia tienen deudas. Refinanciaron el año pasado y el otro año, pero, en vez de bajar, sus deudas solo fueron creciendo en cada refinanciación. Por eso, ahora hablan de condonación como solución en la #MarchaCampesina.

Fuente: El Independiente


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad