Capítulo 2 | Ciencia fraudulenta para imponer los transgénicos

Ciencia fraudulenta: ciencia cómplice 

Lo expuesto hasta aquí nos da una idea de cómo los transgénicos fueron impuestos en toda la región sin que mediara ninguna reflexión sobre el tipo de ciencia que los impulsaba y sin investigaciones independientes sobre sus posibles impactos.

Hasta el momento de su aprobación comercial, no se habían realizado estudios -aparte de los entregados por la propia Monsanto- para evaluar la toxicidad ni los efectos secundarios de los transgénicos.

Como si quedaran dudas de la trama de irregularidades, los expedientes de aprobación son confidenciales en todos los países: ni organizaciones de la sociedad civil, ni científicxs independientes, ni funcionarixs pueden acceder a los documentos de autorización. Un ejemplo claro de la falta de transparencia es el de Paraguay, donde ni siquiera existe acceso público a la información sobre los resultados de ensayos a campo de los eventos transgénicos, y tampoco se conocen los criterios de la Comisión de Bioseguridad Agropecuaria y Forestal (Conbio) para la liberación comercial de semillas.

Desde ámbitos científicos independientes existen numerosos cuestionamientos, como la crítica al aumento del uso de agrotóxicos, o el reclamo por el derecho a rechazar tecnologías que se consideren de riesgo o que no cuenten con evaluaciones suficientes sobre sus efectos a largo plazo. Tampoco existe monitoreo sobre qué sucede luego de la liberación a campo de la semilla modificada genéticamente. En los cinco países mencionados se ocultan los resultados de la evaluación de riesgos, la metodología utilizada, los estudios científicos y técnicos realizados, y los lugares donde fueron elaborados. 

Un aspecto central de esta crítica es que en las decisiones sobre liberación de OGMs no se tiene en cuenta el principio precautorio, vigente en leyes nacionales y tratados internacionales: “Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la ausencia de información o certeza científica no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces, en función de los costos, para impedir la degradación del medio ambiente”.

Tweets sugeridos

#AtlasOGMConoSur | Hasta la aprobación comercial de los OGMS, no se habían realizado estudios -aparte de los entregados por la propia Monsanto- para evaluar la toxicidad ni los efectos secundarios de los transgénicos.

#AtlasOGMConoSur | Ciencia fraudulenta: En las decisiones sobre liberación de OGMs no se tiene en cuenta el principio precautorio, vigente en leyes nacionales y tratados internacionales.

#AtlasOGMConoSur | Andrés Carrasco, científico argentino, en 2009 publicó una investigación que confirmó que el herbicida glifosato era letal en embriones anfibios, incluso en dosis mucho menores a las utilizadas en las fumigaciones.

#AtlasOGMConoSur | De inmediato, Andrés Carrasco comenzó a sufrir una campaña de desprestigio por parte de las corporaciones impulsoras de los transgénicos y de los medios de difusión ligados al agronegocio.

#AtlasOGMConoSur | Las palabras de Andrés Carrasco y su mirada crítica siguen alumbrando el camino que a partir de su partida adoptó la consigna de "Ciencia Digna".

- Para descargar el capítulo 2 completo (PDF), haga clic en el siguiente enlace:

Biodiversidadla -   www.biodiversidadla.org