Crisis capitalista / Alternativas de los pueblos

Plan B

Cuando estalló la crisis del COVID 19, luego de la sorpresa y asombro inicial, pareció abrirse una esperanza de que la humanidad en su conjunto fuera a reflexionar en torno a su modelo de vida y los impactos que tenía sobre el ambiente. Por los medios aparecían noticias de diversas especies dentro de la fauna que se hacían presentes en lugares insólitos, el aire se hacía más respirable, los ruidos menos molestos, los gases de efecto invernadero descendían drásticamente y hasta se alcanzaban a ver las cumbres de algunos cerros que durante años habían permanecido ocultos. Lamentablemente, no duró mucho.

Plan B

- Foto tomada del sitio web revista La Campiña.
TERCERA Y ÚLTIMA PARTE

"El mundo es hoy un tramado de fronteras difusas que dispersan y fragmentan la vida y la historia de infinidad de comunidades urbanas y rurales. En este entrevero los focos de esta aparente marginación se multiplican y entonces surgen reivindicaciones de identidad que se hallaban subsumidas. Pero la identidad es en el fondo una reivindicación de historia propia, de historia común, no contada, no considerada. Así nos lo muestran sin fundamentalismo los pueblos originarios campesinos del continente americano, cuando reivindican su resquicio histórico, cultural, territorial. Todo rincón es un centro, el centro del mundo para la gente que habita e interactúa en estas grietas".

Desde la milpa se mira el mundo entero —dieciocho años después—

¡Somos naturaleza! Derechos humanos, derecho ambiental y la ilusión de la separación

"Los humanos somos parte de la naturaleza. Los alimentos son la expresión más manifiesta de nuestra íntima conexión con el resto del mundo viviente. Sin embargo, el pensamiento y las acciones occidentales modernas tratan a los humanos y al resto de la naturaleza como dos esferas separadas. El capitalismo en particular se basa en la premisa de que puede dominar y explotar el mundo natural para generar ganancias".

¡Somos naturaleza! Derechos humanos, derecho ambiental y la ilusión de la separación

Hambre y crisis ambiental, los rostros del naufragio humano anunciado

La inercia puede ser tan fatal como las hambrunas. Y si la pandemia anticipa nubarrones antisociales cada vez más oscuros, la búsqueda de alternativas se vuelve una necesidad imperiosa. Los organismos internacionales promueven iniciativas. La juventud ambientalista, gana las calles.

Hambre y crisis ambiental, los rostros del naufragio humano anunciado

Sexta parte: una montaña en alta mar

"Y en esto pensamos: en que seguimos luchando. Es decir, seguimos viviendo. Y pensamos que durante todos estos años, hemos recibido el abrazo hermano de personas de nuestro país y del mundo. Y pensamos que, si acá la vida resiste y, no sin dificultades, florece, es gracias a esas personas que desafiaron distancias, trámites, fronteras y diferencias culturales y de lengua.  Gracias a ellas, ellos, elloas – pero sobre todo ellas-, que retaron y derrotaron calendarios y geografías".

Sexta parte: una montaña en alta mar

Manifiesto por el Futuro

"Nuestros movimientos están plantando muchas semillas. Necesitamos regarlas, cuidarlas, asegurarnos de que florezcan. Construiremos un futuro que atesore la vida antes que las ganancias, un futuro de hermandad entre los pueblos, en lugar de guerras racistas, un futuro en el que las jerarquías sociales sean abolidas y disfrutemos de la dignidad mutua".

Manifiesto por el Futuro

Vandana denuncia Gates e filantro-imperialismo

Ativista indiana provoca: doações de bilionários não reparam redução do mundo a mercadoria, que promovem sem cessar. Exemplo aterrador: a patente da Microsoft para converter corpo humano em espaço de mineração de criptomoedas.

Vandana denuncia Gates e filantro-imperialismo

Desde la milpa se mira el mundo entero —dieciocho años después—
SEGUNDA PARTE

"Para que siga viva la resistencia de los campesinos es indispensable defender el maíz, la milpa. Las siembras propias, de autonomía alimentaria, con semillas propias. Sólo con maíz propio, nativo (no su desfigurada versión transgénica), sembrado para que coma la comunidad dependiendo lo menos posible, se puede defender el agua, el bosque, los recursos naturales, sus saberes agrícolas y medicinales, la justicia, los derechos, el ámbito del nosotros".

Desde la milpa se mira el mundo entero —dieciocho años después—