Empieza el tercer juicio por cáncer al Roundup de Monsanto

Ella tiene un tumor encefálico y su marido la pelvis y la columna tomadas por el cáncer. Ambos culpan al uso prolongado del popular herbicida Roundup de su enfermedad. Esta pareja de californianos tiene hoy la oportunidad de llevar a juicio a Monsanto.

- Foto de Rainforest Rescue

Alva y Alberta Pilliod -septuagenarios ambos- son querellantes en la tercera demanda contra Monsanto en llegar a juicio. Doce jurados y cinco suplentes fueron seleccionados a principios de esta semana. Las declaraciones iniciales empezaron esta mañana en la Corte Superior del Condado de Alameda en Oakland, California.

La demanda de los Pilliod es la última de una bola de nieve de juicios que desafían la imagen de Monsanto – una empresa que construyó su reputación como una potencia de la industria química y que fue adquirida por la alemana Bayer S.A en junio de 2018-.

Como en los dos juicios previos -ganados por los demandantes-, los Pilliods sostienen que el uso prolongado del herbicida de Monsanto, a base de glifosato, fue lo que los llevó a desarrollar un Linfoma de Hodgkin: y que Monsanto no advirtió a los consumidores sobre los riesgos, a la vez que ocultó y manipuló información científica sobre sus productos.

“Estamos muy enojados y esperamos justicia” le dijo Alberta Pilliod el año pasado al diario The Guardian. Y agregó que no usaban equipo de protección cuando aplicaban el herbicida porque creían en la publicidad de la empresa de que sus productos eran seguros. Afirmó que no lo habrían aplicado de esa manera, de haber sabido sobre los riesgos. “Si hubiésemos recibido información adecuada, si hubiésemos sido advertidos, esto no habría pasado”. Alva cuenta que el cáncer destruyó sus vidas: “Han sido unos años miserables”.

El miércoles pasado, un jurado integrado por seis personas falló a favor del demandante Edwin Hardeman, en el Tribunal Federal de San Francisco, y dictaminó que debía ser indemnizado con una suma de más de 80 millones de dólares -incluyendo 75 millones en concepto de daños punitivos-. Se trata de un reclamo similar al que llevan adelante los Pilliods. Específicamente, el tribunal dictaminó que por daños económicos Monsanto deberá pagar la suma de US$200.967,10; por daños no económicos US$ 3.066.677, por daños económicos futuros US$ 2 millones; y por daños punitivos US$75 millones.

En agosto pasado, Dewanyne “Lee” Johnson resultó indemnizado por US$ 289 millones por decisión unánime del jurado, que encontró que el uso del herbicida de Monsanto fue lo que le causó un Linfoma no Hodgkin, y que Monsanto encubrió los riesgos. El jurado rebajó luego la sentencia a US$78 millones, tras la apelación de Monsanto.

El cáncer ha golpeado muy duro al matrimonio Pilliods, que tiene dos hijos y cuatro nietos. Alva fue diagnosticado en 2011 y ha pasado por varios tratamientos. Alberta Pilliod fue hospitalizada en repetidas ocasiones desde su diagnóstico en 2015. Y a pesar de que Alberta y su marido son considerados pacientes recuperados, Alberta sigue tomando una medicación que llama “quimio de mantenimiento”. En una entrevista, relató que sufre pérdida de audición, doble visión y suele perder el equilibrio, condiciones que podrían volverse permanentes.

Los Pilliods usaron Roundup de manera regular desde mediados de los 70’s hasta hace unos años atrás en varias propiedades de las que son dueños. La pareja dice que eligieron Roundup porque creían que era seguro para ellos y también para los ciervos, patos y otros animales que merodeaban en sus tierras. Alberta Pilliod afirmó en una entrevista que ella pensaba que el Roundup era “como agua con azúcar”.

El glifosato, patentado por Monsanto en 1974, es uno de los herbicidas más usados en el mundo y genera ganancias por miles de millones de dólares. Es el componente activo en los productos Roundup de Monsanto y en cientos de otros herbicidas vendidos en todo el mundo. Pero mientras que Monsanto y otras compañías químicas insisten en que sus productos no causan cáncer, la evidencia presentada en los dos primeros juicios incluye numerosos estudios científicos certificados que muestran que los productos son cancerígenos.

La demanda de los Pilliod hace eco al reclamar que “Monsanto llevó adelante una prolongada campaña de desinformación para convencer a los organismos estatales, a los agricultores y al público en general de que el Roundup era seguro”, a pesar de contar con la evidencia científica que demostraba que no era así.

Bayer, el nuevo dueño de Monsanto, sostiene que las demandas que relacionan a su herbicida con el cáncer no tienen sustento y asegura que sus productos han sido etiquetados adecuadamente con instrucciones y advertencias claras. En respuesta al reclamo de los Pilliod, Monsanto “niega lo que los demandantes sostuvieron o sostendrán en relación a cualquier perjuicio, daño o pérdida que les haya causado cualquier acto u omisión de parte de Monsanto”.

La abogada querellante de Edwin Hardeman afirmó en una entrevista en video que Bayer y Monsanto necesitan empezar a actuar de manera responsable.“Llegado cierto punto esta empresa necesita sincerarse y admitir que sus productos son peligrosos” dijo la abogada Jennifer Moore.

El juez Winifred Smith preside el tribunal que tiene la causa de los Pilliod. Los abogados querellantes anticiparon que el juicio durará aproximadamente un mes. Doce miembros y cinco suplentes integran el tribunal por jurados. Los Pilliod contra Monsanto es la primera demanda que llega a juicio de las reunidas en el Roundup Judicial Council Coordination Proceeding (JCCP sus siglas en inglés).

Un listado de documentos judiciales relevantes se puede encontrar haciendo click aquí.

Traducido por Mariana Percovich de USRTK

Fuente: Monsanto Papers

Temas: Agrotóxicos, Corporaciones

Comentarios