Chile: NO al proyecto minero Pascua Lama

Idioma Español
País Chile

Grupos ambientalistas, agricultores, dirigentes y vecinos de la III Región se han manifestado en contra del proyecto Pascua Lama

Compañía Barrick Gold presentará en los próximos días a las autoridades la forma en que retirará las masas de hielo que se encuentran encima de reservas de oro y plata en la Cordillera de los Andes. La idea es ubicarlas en un área de similares características. Una fuerte controversia ha generado el traslado de tres glaciares que deberá realizar la compañía minera Barrick Gold, para iniciar el proyecto Pascua Lama y explotar el yacimiento de oro y plata ubicado en la frontera cordillerana con Argentina, en la III Región. Por ello, la empresa diseña un plan de manejo de glaciares, el cual se presentará a las autoridades en los próximos meses. Así lo señaló el gerente de comunicaciones de la empresa, Rodrigo Rivas.

La idea de la compañía es trasladar 300 mil metros cúbicos de hielo de los glaciares Toro I, Toro II y Esperanza, que se encuentran sobre el yacimiento. Según la información entregada por la empresa, las masas de hielo tienen una superficie aproximada de 20 hectáreas. Para mitigar el impacto ecológico y evitar que se derritan los hielos, se pretende trasladarlos y adosarlos a un glaciar grande que existe a unos dos kilómetros al sur, el Guanaco, que tiene más de 200 hectáreas de superficie.

Barrick intentará relocalizar estos hielos en áreas de similar elevación y características de superficie, dentro de la misma cuenca. Estos serán monitoreados y su estado será verificado durante los años posteriores a su emplazamiento.

La iniciativa ha sido fuertemente cuestionada por la comunidad. La semana pasada el grupo ecologista Defensa del Valle organizó una manifestación en contra del proyecto. En ella participaron agricultores, dirigentes y vecinos "que no quieren vivir en un sector contaminado por culpa de los intereses económicos de acuerdos extranjeros", aseguraron.

Las principales razones de la oposición a la construcción es que generaría una contaminación general y el relave, a largo plazo, no dejará "nada vivo" a su alrededor. Además, los detractores afirman que los glaciares desaparecerán de a poco, dejando la zona sin su atractivo principal. "Si casi 24 hectáreas de glaciares han sido pasadas a llevar