bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Autor |  Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria  | Idioma | Español | Pais | Internacional | Publicado | 7 septiembre 2012 13:01

Pero… ¿Qué es MONSANTO?

| Más

A pesar de que su eslogan es “producir más, conservar más, mejorar la calidad de vida” y su objetivo “ayudar a los campesinos del mundo a producir alimentos más sanos” la multinacional Monsanto, que no se ruboriza al sostener falsos argumentos y hacer de la pobreza su arma publicitaria, tiene un perverso pasado y un controversial futuro.

A continuación enumeramos algunas de las características de la empresa a tener en cuenta a la hora de leer y escuchar en los medios sobre la inversión en nuestro país de más de 1.600 millones de pesos. Queda claro, la ética y la moral son conceptos abstractos a la lógica capitalista.

- La empresa Monsanto se funda en Saint Luis (EEUU) en 1901 haciendo de la distribución de sacarina (edulcorante sintético) uno de sus primeros negocios, siendo el proveedor principal de Coca Cola. Años más tarde amplía el negocio hacia la producción de ácido sulfúrico, poliestireno y fibras sintéticas.

- Durante la Primera Guerra Mundial Monsanto multiplica sus beneficios económicos vendiendo productos químicos utilizados en la fabricación de explosivos o de gas de combate.

- En su estrecha relación con el Pentágono, Monsanto es proveedor principal de químicos necesarios para llevar adelante el “Manhattan Project” cuyo objetivo era la fabricación inmediata de la primera bomba atómica de la historia, la misma utilizada en Hiroshima y luego en Nagasaki.

- Hacia 1960 Monsanto se convierte en uno de los grupos químicos más poderosos del mundo y junto a otras empresas químicas fue contratada por el gobierno de EEUU para producir el agente naranja, un herbicida utilizado durante la guerra de Vietnam. El objetivo logrado fue el de eliminar la selva y cosecha vietnamita. Las consecuencias fueron devastadoras en materia de muertes y malformaciones consecuencias que en la actualidad continúan manifestándose.

- Crea y comercializa el glifosato en todo el mundo, herbicida que mata las plantas al suprimirles la capacidad de generar aminoácidos aromáticos. Modifica genéticamente la soja para que sea resistente a esa sustancia química convirtiéndose en propietario de la patente de esa soja.

- Las semillas modificadas genéticamente (soja, algodón, trigo, maíz, colza, etc.) por Monsanto fueron alteradas para generar dependencia económica en la familia agricultora con la empresa. Por haber patentado el GEN que le confiere la resistencia al químico, es que obligan a las agricultoras y los agricultores a comprar cada año nuevas semillas.

- A pesar de la publicidad engañosa y las manipulaciones, falsificaciones y corrupción por parte de Monsanto hoy cientos de estudios comprueban que la exposición al glifosato (Round up Ready su nombre comercial) genera malformaciones embrionarias, abortos espontáneos tardíos, cánceres, daños en el sistema nervioso central, insuficiencias respiratorias, entre otras enfermedades. “Round up es un asesino de embriones” destaca Marie-Monique Robin en “El mundo según Monsanto en la página 135.

- Desde Washington y con el aval del gobierno colombiano, en el año 2000 se lleva adelante el Plan Colombia con el objetivo de erradicar los cultivos de coca. Durante seis años fueron fumigadas alrededor de 300.000 hectáreas (departamentos de Putumayo, Nariño u Cauca) con glifosato. Se lo denominó el Plan Naranja de Colombia generando terribles problemas de la salud de la población, destrucción de cultivos alimentarios y muerte de animales.

- Fabrica la hormona rBGH que se inyecta a las vacas para forzarlas a producir más leche. La marca comercial es Posilac. Las vacas inyectadas con esta hormona aumentan las probabilidades de generar 20 efectos secundarios adversos: mastitis, ovarios quísticos, trastornos uterinos y digestivos, úlceras, entre otros. El aumento de infecciones de ubres eleva el uso de antibióticos en las vacas. Estos antibióticos y sus residuos se filtran en la leche, causan reacciones alérgicas en los individuos y contribuye al crecimiento de la resistencia antibiótica de las bacterias.

- Luego de conquistar los campos mexicanos con maíz transgénico, Monsanto viaja al sur con el objetivo de instalarse en Brasil. Hacia 1995 la constitución brasilera exigía que los cultivos transgénicos se sometan a pruebas para conocer su impacto ambiental. Por eso motivo Monsanto se ubica en Argentina donde el gobierno de Menem alienta su llegada.

- Años más tarde la soja transgénica de Monsanto ingresa de manera ilegal a Paraguay (2.800.000 de hectáreas sembradas) y poco después ingresaría del mismo modo en Brasil con maíz transgénico.

- Entre 1997 y 2002 representantes de Monsanto entregan coimas evaluadas en 700.000 dólares a funcionarios de Yakarta (Indonesia) para que favorecieran la introducción del algodón Bt en ese país. Monsanto es propietaria del algodón transgénico Bt.

- La mayoría de la producción de soja en América del sur se produce en los países de la subregión del Cono Sur, específicamente en Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay. La más amplia extensión de este cultivo se encuentra en Brasil, que representa el 50% del total subregional. Tan sólo en Argentina y Brasil se ubica el 90% de la superficie sembrada con soja transgénica en el Cono Sur.

- En el mes de agosto del corriente año el Grupo 4 del Tribunal Regional Federal de la 4 ª Región (TRF-4) deBrasil condenó a Monsanto a pagar una indemnización de $ 500 mil por “Daños morales causados a los consumidores” mediante la circulación en 2004 de propaganda que relaciona el uso de semillas de soja transgénica y el herbicida glifosato utilizado en las plantaciones como “beneficioso y conservador del medio ambiente”.

- Durante el mes de agosto de este año y después de cuatro años de lucha se determinó que fumigar con agrotóxicos, entre los que se encontraba el glifosato, es un delito y tiene condena condicional. Así lo determinó la Cámara I del Crimen de Córdoba en el primer juicio por fumigaciones en el barrio cordobés Ituzaingó.

- La Superficie sembrada con soja transgénica hasta el momento en Argentina supera los 18 millones y medio de hectáreas.

A pesar del fallo Monsanto, anunció que se instalará en la provincia de Córdoba, donde prevén realizar una inversión de 1.600 millones de pesos para instalar una de las plantas “más grandes de América Latina” en la localidad de Malvinas, a 12 km de la capital cordobesa. Veinte años después del ingreso de Monsanto en Argentina se renueva la apuesta: se celebra la inversión millonaria de Monsanto y alienta la nueva soja transgénica denominada, sorprendentemente, “Intacta” que además de ser resistente al glifosato se le agrega la resistencia al ataque de insectos y con la promesa de que su productividad se incrementará en 11%.

Estas nuevas acciones son promocionadas y legitimadas con una nueva ley de semillas que enviará el gobierno nacional al Congreso que tendrá como finalidad “reforzar los derechos de propiedad intelectual de biotecnología agrícola (…) Se trata, claro está, de incentivar a que Monsanto invierta en su segunda generación de semillas de soja transgénica al país”. En Paraguay hace unos días el Presidente Federico Franco, firmó un decreto que permite la liberación de la semilla transgénica para su entrada y siembra en el país, favoreciendo nuevamente a la transnacional.

De acuerdo a esto, se puede concluir como las empresas transnacionales avanzan en territorio latinoamericano, en alianza con los gobiernos que se ocupan de fomentar sus actividades, dando marcos legales para asegurar los beneficios económicos de éstas. Los movimientos sociales y campesinas denuncian que de esta manera se avasalla la soberanía de los pueblos y su territorio, sin respeto por la vida y la biodiversidad.

Fuente principal: “El Mundo según Monsanto” Marie-Monique Robin

Fuente: 8300


¡Comente este artículo!

| 1999-2014 Biodiversidad