bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Documentos/Mexico_La_verdadera_historia_del_maiz
Autor Ernesto Ladrón de Guevara Idioma Español Pais México Publicado 11 abril 2018 10:50

México: La verdadera historia del maíz

| Más

"Con las importaciones de maíz hemos superado a Japón como primer lugar mundial en importación de alimentos. En forma vertiginosa perdemos el maíz, perdemos la mexicanidad y perdemos la dignidad como país para defender lo nuestro."

Por todo el mundo es reconocido que México es el centro de origen del maíz y que su gran diversidad se encuentra en la aportación de las culturas mesoamericanas y en los climas de la región.

Los científicos reconocen que el maíz podría ser la única planta que no pudo ser producto de la selección natural, pues está demostrado que fue con la intervención humana y el mejoramiento milenario de los campesinos como se logró obtener el grano que ahora se cultiva. Podemos decir que el maíz es uno de los primeros productos de la verdadera biotecnología.

La FAO reconoce que la milpa constituye un agro ecosistema de producción sustentable, por lo que representa una alternativa para enfrentar el cambio climático, es además una verdadera opción para enfriar el planeta. La milpa por su variabilidad en alimentos (maíz, frijol, calabaza, etcétera) constituye una solución a la pobreza alimentaria frente a los esquemas monopólicos basados en la importación masiva de alimentos.

La cultura de la autonomía alimentaria, del ordenamiento territorial, de la preservación de los recursos naturales y de la agroecología, crearon una gran diversidad genética de maíz. Para la humanidad, el mundo sería diferente si no existiera este alimento. De ahí que el significado del vocablo maíz sea: sustento de la vida

Muchos dicen que sin maíz no hay país, que somos el Pueblo de los Hombres de Maíz (Popol Vuh), así este alimento ha sido un claro elemento de identidad nacional y por lo tanto de la mexicanidad. El maíz es para nosotros además de alimento: raíz de nuestra mexicanidad y sustento de nuestra cultura.

Si bien el maíz se difundió en el mundo por los colonizadores, fue hasta el siglo pasado, bajo la concepción de que las semillas eran un patrimonio de la humanidad para erradicar el hambre, que los organismos internacionales colectaron los granos de las parcelas de nuestros padres o nuestros abuelos. La semilla se distribuyó en todo el mundo y para el inicio del presente milenio el maíz se convirtió en el alimento más cultivado en el mundo (45 por ciento), superando la cultura del trigo (33 por ciento) propia del continente Europeo, y la del arroz (22 por ciento) de Asia.

El año pasado llegamos a mil 54 millones de toneladas en la producción mundial de maíz, de las cuales nosotros aportamos 24 millones, o sea, 2.2 por ciento. Hay que destacar que la gran mayoría de las semillas están ahora en manos privadas, protegidas o patentadas sin que nuestro país reciba un beneficio o un reconocimiento por esta aportación a la humanidad.

Quiero destacar que una característica especial del maíz es su gran versatilidad, atributo que lo diferencia de los otros cultivos. Puede utilizarse para muchos fines, en la alimentación con más de 600 platillos (donde la Unesco nos reconoce a la cocina mexicana como un patrimonio intangible de la humanidad), lo mismo un rico elote, un pozole, tortillas, palomitas, quesadillas y sopes; en la industria tiene más de 4 mil usos, en fármacos, fabricación de bebidas, cosméticos, anticorrosivos, pinturas, jabones, barnices, explosivos, aceites, gomas de mascar, aceites y más. En investigación se está a punto de lograr que la fibra del maíz se utilice para telas ajustables, para la fabricación de computadoras, celulares, y en perspectiva hasta la producción de plásticos ligeros y resistentes.

La producción de maíz ha crecido a ritmos vertiginosos, a razón de 50 por ciento tan sólo en la recientedécada. El tema central es que cada vez más los granos son utilizados para uso industrial o para alimentar vehículos y menos para alimentar a la humanidad.

Existen cuatro usos principales: a) En la alimentación humana directa (donde el maíz es fundamental para la alimentación en los países subdesarrollados); b) el maíz como forraje, sustituyendo grandes extensiones de praderas por establos; c) como agrocombustibles en la producción de etanol, destinando 148 millones de toneladas para este propósito, y d) como edulcorante en la producción de alta fructosa sustituyendo al azúcar, donde ahora importamos más edulcorantes que el azúcar que exportamos, así Estados Unidos nos ha dado la vuelta a nuestras llamadas ventajas comparativas.

A 24 años de vigencia del TLCAN pasamos de importar 223 mil toneladas de maíz a 20 millones 262 mil 590 toneladas de grano y sus equivalentes en alta fructosa y residuos, con un monto de 69 mil 864 millones de pesos, monto muy superior a lo que invertimos en fomentar toda la producción alimentaria nacional.

Toda esta numeralia nos permite llegar a las siguientes conclusiones:

Se confirma la información del V Informe de Gobierno, de que en 2017 la importación constituirá 55 por ciento del consumo aparente de maíz, o sea, por primera vez en la historia importamos más de lo que producimos.

Con las importaciones de maíz hemos superado a Japón como primer lugar mundial en importación de alimentos.

En forma vertiginosa perdemos el maíz, perdemos la mexicanidad y perdemos la dignidad como país para defender lo nuestro.

Por Ernesto Ladrón de Guevara Alafita - Secretario ténico de la Comisión de Desarrollo Rural del Senado

Fuente: La Jornada


¡Comente este artículo!

| 1999-2018 Biodiversidad