bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Agencia_de_Noticias_Biodiversidadla/Argentina_Lo_unico_que_hace_el_cambio_real_es_la_construccion_popular

Argentina: «Lo único que hace el cambio real es la construcción popular»

| Más

Durante tres días de la última semana, el colectivo de formación y educación de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC), Vía Campesina Sudamérica, se encontró en la ciudad de Buenos Aires para reflexionar sobre los procesos de educación popular y formación política de los movimientos campesinos. La actividad, que se realizó entre el 25 y el 27 de enero, contó con la participación de delegados de Brasil, Paraguay, Chile, Ecuador, Colombia y de militantes del Movimiento Nacional Campesino e Indígena (MNCI) de Argentina.

Este encuentro, el segundo de estas características ―preparatorio del quinto congreso latinoamericano de la CLOC, que tendrá lugar en el mes de octubre en Quito, Ecuador―, se produjo en el marco de lo que las organizaciones consideran «una coyuntura convulsionada» en donde las contradicciones de los «denominados gobiernos progresistas» exigen del movimiento del campo una permanente reflexión y crítica sobre sus pasos.[1]

«Percibimos claramente el avance del capital y las transnacionales saqueando nuestros bienes naturales, generando pobreza, contaminación y hambre a lo largo de todo el continente», señalaron desde la CLOC en un comunicado de prensa. Al mismo tiempo, destacaron a la educación y la formación como las herramientas imprescindibles para «consolidar un camino liberación».

En el texto de la convocatoria al quinto congreso, circulado a fines del año pasado, la CLOC indicó que el desafío que enfrentan «supone un proceso sostenido de organización y articulación en cada una de las regiones». Esperan, para los meses por venir, jornadas de movilización y solidaridad en refuerzo de las luchas contra la «constante y progresiva criminalización» de los movimientos sociales y sus líderes. Además, agregaron que defenderán la tierra de las industrias depredadoras, combatirán al modelo neoliberal y enfrentarán los intentos de militarizar el continente, «cuyo propósito es frenar los procesos de cambio social».[2]

Mariana Díaz, con sus 34 años, vive en la localidad de Jocolí, en la provincia de Mendoza, y es una militante de la regional oeste de la Unión de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Cuyo (UST) desde el año 2000. Se acercó al movimiento para conocer el proceso de organización que en ese entonces iniciaba la UST y luego se integró por completo, aportando al debate y la construcción colectiva que todo proceso de formación política y educación popular necesita.

«Es nuestra forma de construir, siempre trabajando colectivamente, evaluando procesos que hemos venido realizando, socializando las experiencias de formación y de educación que tenemos en cada uno de los países y en cada una de las organizaciones, planificando [...] nuevas instancias de formación en el marco de lo que va a ser el quinto congreso de la CLOC», dijo Díaz. El encuentro que tuvieron en Buenos Aires es el resultado de un proceso de varios años de construcción de espacios de formación junto a las otras organizaciones que componen la coordinadora.

―¿Qué análisis hacen de la coyuntura regional en función de lo que fueron debatiendo durante estos tres días?

Díaz.―Si bien cada país en Latinoamérica tiene diferentes realidades, vemos que hay diferentes bloques en los espacios de gobierno donde algunos tienden a ser un poco más progresistas. Algunos, para los movimientos sociales, han sido la posibilidad de avanzar en algunas líneas, pero la verdad que todavía sigue siendo, para la mayoría de las organizaciones campesinas y los movimientos, una lucha en la que todavía falta construir y caminar. Existen hoy no sólo los gobiernos que se dicen ser progresistas, sino que directamente están desde el bando de los capitales, que ponen trabas al proceso de los movimientos sociales. En muchos casos existe una fuerte represión de los movimientos, y el avance del capitalismo y las trasnacionales es algo que se ve fuerte en toda la zona. Por lo tanto, en los territorios, las luchas son cada vez más complicadas, por eso también desde los movimientos sociales vemos urgente e imprescindible avanzar no sólo en la lucha concreta de los territorios, en la defensa de la tierra, el agua, de los bienes naturales, sino también en la construcción del poder popular, de realizar trabajos de base para fortalecer cada vez más las organizaciones a nivel Latinoamérica. Esa creemos que es la única forma de transformar; los gobiernos pueden ir cambiando, pero lo único que hace el cambio real es la construcción popular.

―¿Crees que existe un giro hacia la derecha de lo que es la política gubernamental latinoamericana?

Díaz.―Justo ahora han habido varios cambios: Chile en las últimas elecciones indica, en cuanto a los gobiernos, no al pueblo, un cambio directo hacia la derecha; otras zonas como Brasil, este año está de elecciones. Lo que se analizaba de la coyuntura es que las nuevas direcciones no iban a cambiar, seguramente iban a profundizar la problemática en la zona porque no había una alternativa en lo que eran los partidos políticos que se estaban alistando en las elecciones; entonces, yo creo, no sé si podría decir fuertemente que ya hay un giro a la derecha, pero creo que tenemos un rol fundamental los movimientos en la nueva coyuntura que se viene.

―Y en relación a las escuelas de formación, ¿cómo son en Argentina?, ¿cómo se constituyen?

Díaz.―Lo que hace a los espacios de formación del movimiento nacional, tenemos instancias a nivel provincial de las distintas organizaciones que lo componen. Creemos que la formación no es sólo instancias de curso y de escuela, sino que la formación se hace permanentemente en el trabajo colectivo, en el trabajo de base, en las movilizaciones, en la defensa del territorio. Pero también parte de la formación son algunos encuentros que realizamos en las regiones, en las provincias. A nivel nacional tenemos diferentes instancias de formación que son para diferentes objetivos: tenemos una instancia que llamamos la «Escuela de la Memoria Histórica», donde se juntan alrededor de cien compañeros durante una semana y se trabaja mucho la formación desde el rescate de la memoria individual de los que participan, rescate de la historia de nuestras comunidades, de lo que sucedía, para ir construyendo la historia del país, la historia de Latinoamérica. Creemos que es esencial en cuanto a la formación rescatar todo esto que nos ha sido negado por muchos años y que hemos vivido en nuestras comunidades, en nuestros lugares; por eso le llamamos la «Escuela de la Memoria Histórica», porque desde ahí creemos que nos vamos formando. Es una instancia donde se intercambian mucho las diferentes realidades, y a partir de esa realidad, con aportes también de teóricos, de otros elementos, ir avanzando en lo que es la formación. Después existen otras instancias como el «Campamento Latinoamericano de Jóvenes», que es una instancia más enfocada a la juventud de nuestros movimiento sociales, donde se debate y se intercambia también, pero desde una problemática que viven los jóvenes, y desde ahí poder analizar otras cosas como la coyuntura del país, el tema de la soberanía alimentaria, la reforma agraria.

―En los procesos de formación, ¿hay diversidad de edades?, ¿existen procesos colectivos de formación entre las familias campesinas?

Díaz.―En todas las instancias, la participación se trabaja como familia: participan tanto jóvenes como personas adultas, mujeres, hay hasta niños que a veces hacen actividades paralelas. Justamente creemos que se enriquece mucho en las diferentes edades, desde los saberes de alguien más grande con alguien joven. Sí, hay instancias como el «Campamento Latinoamericano de Jóvenes», pero en las otras instancias de formación hay una gran diversidad de edades, de géneros, y en esto creemos que la formación es una construcción colectiva del conocimiento. En eso nos basamos en el marco de la educación popular en cuanto a la metodología, en cuanto a los contenidos.

* Por Raquel Schrott y Ezequiel Miodownik para la Agencia de Noticias Biodiversidadla.

Notas:

[1] Movimiento Nacional Campesino Indígena de Argentina (MNCI), 26 enero 2010. «Encuentro del colectivo de formación y educación de la CLOC». [Correo electrónico]. [2] Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC), 23 octubre 2009. «Convocatoria 5º Congreso Continental».


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad