Mónica Vargas Collazos

Mirándonos en el espejo mexicano

¿Qué tanto “desarrollo”, “puestos de trabajo”, “bienestar” traen el libre comercio y las inversiones internacionales? Hace 26 años, México firmó el Tratado de Libre Comercio más agresivo del mundo, el TLCAN [2], con Estados Unidos y Canadá; en el año 2000, firmó un acuerdo similar con la Unión Europea, actualmente en proceso de “modernización”  [3]. Hace años que los movimientos sociales mexicanos e internacionales denuncian los impactos de los acuerdos de libre comercio en sectores muy diferentes. 

Mirándonos en el espejo mexicano

Border Memorial, Tijuana, Mexico / Photo credit Dan Cipolla via flickr, CC BY-NC-ND 2.0.

En este artículo referimos algunos de los principales aportes del Taller “Globalización del control de las fronteras y resistencias desde los Pueblos”, que pretendió propiciar un análisis colectivo del control de las fronteras, enfocando el poder y la impunidad de las empresas transnacionales, la militarización, la externalización de las fronteras, el papel que juega Israel como laboratorio en la industria de los muros, y la criminalización de la solidaridad internacional, entre otros.

Globalización del control de las fronteras y resistencia desde los Pueblos

banner_extraterrit_cast

"Existen miles de Tratados de Protección de las Inversiones a nivel global que establecen marcos jurídicos vinculantes a favor de las empresas, pero no existen instrumentos que obliguen a las transnacionales a respetar los DESC y el medio ambiente. A la vez, en las políticas de acción exterior de los Estados, se asume una promoción activa de la internacionalización de las empresas."

Extraterritorialidad. Mecanismos de control frente a la vulneración de los Derechos por ETNs

mapa hidroelectrica

"Más de tres mil personas inician la “9º Romaria Da Terra e Das Águas de Rondônia”, una marcha popular que constituye una auténtica expresión de lo que Martínez Alier denomina el “Ecologismo de los Pobres”. Convocada con el objetivo de defender los ríos y territorios de la Amazonía"

Represas del Río Madera: la resistencia desde el ecologismo de los pobres

Sorprende la incoherencia de la tónica “mea culpa” vigente en la reciente Cumbre de la FAO. El Presidente Zapatero promete 500 millones de euros en ayuda a la cooperación para programas de seguridad alimentaria, el Banco Mundial anuncia que aportará cerca de 760 millones de euros con el mismo objetivo, y el documento final de la Cumbre concluye con la tibia necesidad de “estudiar más profundamente” “el impacto de los agrocombustibles. A su vez, el Director de la OMC, Pascal Lamy, insiste en que el libre comercio puede fortalecer la capacidad productiva de los países empobrecidos.

Cumbre de la FAO: ¿Mea culpa?

Es a partir del reconocimiento de la complejidad y diversidad cultural de los seres humanos que podemos acercarnos a dilemas como el cambio climático y a las contradicciones generadas por el sistema capitalista. Ante ello, las posibilidades de actuar son múltiples. Las organizaciones indígenas y campesinas han plasmado sus reivindicaciones en el concepto abarcador e integral de la soberanía alimentaria y más recientemente de la soberanía energética. Existen también campañas populares que demandan que sea detenida la plantación de cultivos energéticos y piden una moratoria frente a las políticas de la UE de incentivos a los agrocombustibles, importaciones de agrocombustibles y monocultivos agroenergéticos de la UE o que trabajan sobre la deuda ecológica y la soberanía alimentaria.

Agrocombustibles.Todavía no somos autómatas…

Sostener el potencial de los agrocombustibles (término más adecuado que `biocombustibles´) en la reducción del hambre en el mundo mediante el crecimiento de los países más pobres, y en la generación de fuentes de energía alternativas para los pequeños productores me hace pensar en la manera tan curiosa que tienen los cangrejos de caminar

Cangrejos y agrocombustibles

Últimamente, desde distintos ámbitos, se ha apuntado los preocupantes impactos de los agrocombustibles (mal llamados “biocombustibles”) en los países del Sur. En particular, se ha destacado la huella ecológica que generarán las políticas principalmente europeas, estadounidenses y japonesas que promueven el uso a gran escala de biocarburantes en el transporte

Bionegocios y megaproyectos en América Latina