Raúl Zibechi

El proyecto Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA), que se viene implementando en silencio, es el más ambicioso y abarcativo plan para integrar a la región al comercio internacional. Si se llevara a cabo completamente, conseguiría conectar las zonas donde se encuentran los recursos naturales (gas, agua, petróleo, biodiversidad) con las grandes ciudades y, a ambos, con los principales mercados del mundo

Sudámerica: IIRSA: La integración a la medida de los mercados

No debería sorprender que se hable de imperialismo en referencia a Brasil. En realidad, el carácter imperial de Brasil no depende del gobierno de Lula, ni éste puede modificarlo, salvo que siga el camino de Chávez y de Evo y se decida, por ejemplo, a tomar el control de Petrobras

Subimperialismo.br

El MERCOSUR está en crisis, la CAN amenaza fragmentarse, el ALBA aún no es una alternativa y la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN) no levanta vuelo. El TLC entre Ecuador y Estados Unidos entró en un impasse luego del levantamiento indígena de marzo y el Gasoducto del Sur parece encaminarse hacia su concreción. Vivimos un momento de inflexión en la relación de fuerzas continental, pero no resultan claras las fuerzas motrices de una integración alternativa

Integración regional: punto de inflexión

El movimiento indígena y popular ecuatoriano, que en la última década derribó tres gobiernos y se encaramó al poder en ancas de la candidatura presidencial de Lucio Gutié-rrez, se plantea ahora el dilema de cómo posicionarse frente a las elecciones de octubre. No se trata de un abstracto debate ideológico, sino del muy concreto balance que la Conaie (Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador) hace de una década y media de levantamientos y de su participación en las instituciones estatales

Ecuador: dilemas electorales de la Conaie

El primer aniversario del gobierno de Tabaré Vázquez (1º de marzo) transcurre en un clima de exacerbado nacionalismo antiargentino a raíz del conflicto binacional por la instalación de dos grandes plantas de celulosa sobre el fronterizo río Uruguay. La sintonía progresista de ambos gobiernos no ha impedido que las relaciones se sigan deteriorando, con denuncias ante organismos internacionales y un peligroso aumento de la intolerancia hacia los ambientalistas, en particular del lado uruguayo

Uruguay: el dolor de ya no ser

La escalada de cortes de los puentes internacionales entre Argentina y Uruguay, protagonizada por el movimiento ambientalista argentino en protesta por la instalación de dos grandes fábricas de celulosa, muestra los límites sociales del modelo neoliberal y ha hecho entrar en crisis la alianza regional entre gobiernos que, en principio, tienen las mismas orientaciones ideológicas y políticas

Argentina-Uruguay: la guerra del papel

"Entendemos que el proceso será lento y que es necesario pensar el movimiento a largo plazo” Para el MST esto se traduce en cuatro líneas de acción: estimular un debate sobre un nuevo proyecto de país que supere el neoliberalismo, formar militantes, impulsar las luchas sociales y elevar el nivel de cultura del pueblo

Brasil: los sin tierra ante la crisis. La hora de plantar árboles

La construcción de dos grandes fábricas de celulosa en el río Uruguay, que amenazan con contaminar el cauce binacional, son muestra de la profundización del modelo forestal impuesto por el neoliberalismo en los años 90. El gobierno de Tabaré Vázquez decidió autorizar la construcción de las plantas de la española Ence y la finlandesa Botnia. No sólo no escuchó a las organizaciones sociales, sindicatos, grupos ecologistas y profesionales universitarios, que demandaban tiempo y diálogo para profundizar los estudios de impacto ambiental, sino que tampoco escuchó al gobierno argentino, cuyo país se verá también perjudicado por la instalación de las plantas

Celulosa y forestación: dos caras de un modelo depredador