Denuncie el maquillaje verde de la multinacional UPM

Adhiera a esta carta para denunciar el maquillaje verde de la multinacional finlandesa UPM, que intenta instalar una nueva fábrica de celulosa y expandir los monocultivos de árboles en Uruguay. 

Organizaciones sociales de Uruguay, Finlandia y otros países, junto con destacados profesionales, presentaron los resultados de investigaciones científicas realizadas en los últimos 15 años sobre los impactos de los monocultivos de árboles en pastizales, refutando el “maquillaje verde” de la empresa UPM, que se publicita como líder mundial en la lucha contra el cambio climático, la defensa de la biodiversidad y la gestión sostenible del agua.

El principal negocio de la multinacional de origen finlandés es la producción de celulosa a partir de sus plantaciones de eucaliptos, que reemplazan el ecosistema de pradera por monocultivos industriales de árboles exóticos. Además del desplazamiento de poblaciones rurales, estas plantaciones afectan las producciones locales (soberanía alimentaria), el suelo (acidificación y pérdida de materia orgánica, entre otros) y el agua (escasez en las zonas aledañas a las plantaciones y contaminación por el uso de agrotóxicos).

A continuación, puede leer y firmar la carta abierta que está siendo presentada a distintas autoridades de los gobiernos de Uruguay y Finlandia, así como a organismos de las Naciones Unidas, donde se denuncia la campaña fraudulenta de UPM.

Carta completa:

A la opinión pública nacional e internacional

Maquillaje verde de la multinacional finlandesa UPM

Las entidades y profesionales abajo firmantes denunciamos una campaña fraudulenta de la multinacional finlandesa UPM Kymmene, cuyo principal negocio es la producción de celulosa en Uruguay a partir de plantaciones de monocultivos de eucaliptos, en la que se presenta como una corporación mundial líder en la lucha contra el cambio climático, la defensa de la biodiversidad y la gestión sostenible del agua.

Varias investigaciones, presentadas a continuación brevemente y más en detalle en el dossier adjunto, demuestran que es falsa la afirmación de UPM según la cual los monocultivos de árboles que sustituyen pastizales naturales favorecen y expanden la biodiversidad o ayudan a mitigar el cambio climático y prevenir la deforestación o que, junto con las plantas de celulosa, contribuyen a la gestión sostenible del agua.

Recientemente, UPM anunció su incorporación a la iniciativa “Business Ambition for 1.5°C” (La ambición de negocios de 1,5°C), lanzada por el Pacto Mundial (Global Compact) de las Naciones Unidas. UPM dice que se esforzará por mitigar el cambio climático y por crear productos innovadores, comprometiéndose a reducir en 65% las emisiones de dióxido de carbono y a practicar una silvicultura sostenible.

Al mismo tiempo, UPM señaló que es una de las seis empresas líderes a nivel mundial por sus acciones para mitigar el riesgo climático, prevenir la deforestación y mejorar la gestión del agua. UPM apareció en 2019 en la Lista Triple A de CDP, una entidad financiada por empresas y gobiernos que asigna puntajes de sostenibilidad a las empresas para guiar a los inversionistas. Sin embargo, esos puntajes se basan en autoinformes, CDP no evalúa el desempeño real de las empresas.

UPM está desarrollando así una nueva campaña para convencer a inversionistas, a gobiernos y poblaciones del Sur Global de la bondad de sus proyectos.

El cambio del uso de la tierra en los pastizales característicos de América del Sur – el Bioma Pampa – es un proceso asociado con la expansión mundial de las plantaciones de monocultivos con especies exóticas de rápido crecimiento para la producción de celulosa con mayor rentabilidad para las empresas, pero con muy alto costo para las comunidades que las sufren.

Testimonios de los impactos negativos sociales y ambientales de los monocultivos de árboles han sido documentados por más de 20 años por el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (http://wrm.org.uy/es/listado-por-temas/plantaciones-de-arboles/).

Además del desplazamiento de poblaciones rurales, estas plantaciones afectan las producciones locales (soberanía alimentaria), el suelo (acidificación y pérdida de materia orgánica, entre otros) y el agua (escasez en las zonas aledañas a las plantaciones y contaminación por el uso de agrotóxicos).

Desde hace más de 15 años, una serie de investigaciones sobre los impactos de los monocultivos de árboles y la producción de celulosa, realizadas por científicos de universidades de Argentina, Brasil, Estados Unidos, Reino Unido y Uruguay, entre otros países, demuestra la falsedad de la propaganda de UPM.

FIRMAR LA PETICIÓN 

Fuente: Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Temas: Monocultivos forestales y agroalimentarios

Comentarios