bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Otros_Recursos/Boletin_de_la_Red_por_una_America_Latina_Libre_de_Transgenicos/La_industria_multinacional_de_semillas_esta_presionando_por_una_mayor_armonizacion_de_normas_UPOV_-_Boletin_N_594_de_la_RALLT
Autor Sangeeta Shashikant Idioma Español Pais Internacional Publicado 19 enero 2015 00:07

La industria multinacional de semillas está presionando por una mayor armonización de normas UPOV - Boletín N° 594 de la RALLT

| Más

La industria multinacional de semillas está presionando para que haya una mayor armonización internacional en el sistema de protección de los derechos de los fitomejoradores lo que intensificará el control corporativo sobre las semillas.

RED POR UNA AMÉRICA LATINA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

BOLETÍN 594

LA INDUSTRIA MULTINACIONAL DE SEMILLAS ESTÁ PRESIONANDO PARA POR UNA MAYOR ARMONIZACIÓN EN LAS NORMAS UPOV

Londres, 13 de noviembre (Sangeeta Shashikant) – La industria multinacional de semillas está presionando para que haya una mayor armonización internacional en el sistema de protección de los derechos de los fitomejoradores lo que intensificará el control corporativo sobre las semillas.

La Federación Internacional de Semillas (ISF) argumentó a favor de esto en la 88.ª reunión del Comité Consultivo (CC) de la UPOV, que se reunió en Ginebra el 15 de octubre 2014. Ahí la ISF hizo un llamado para que se desarrolle un sistema internacional de peticiones de registro de nuevas variedades, un programa de aseguramiento de la calidad de la UPOV y un sistema central que examine las denominaciones de las nuevas variedades.

En la sesión 87ª de la CC acordó invitar a la ISF, a la Comunidad Internacional de Obtentores de Reproducción Asexuada Ornamentales y Plantas Frutales (CIOPORA) y a CropLife International (CLI) (una ONG de la industria), para que den más detalles sobre los problemas que enfrentan actualmente y que presenten las posibles soluciones , en la 88.ª sesión de la CC.

Estas organizaciones (ISF, CIOPORA y CLI) representan conjuntamente los intereses de la industria de la semilla convencional, incluidas las empresas multinacionales de semillas como Monsanto, Syngenta, Bayer, DuPont Pioneer, y DowAgroSciences (que siguen a controlar alrededor del 75% de todo el sector privado de investigación en fitomejoramiento, y 60 % del mercado de semillas), así como las empresas que controlan las semillas comerciales ornamentales y frutales.

La invitación se basó en una carta presentada por la ISF a los miembros de la UPOV, en octubre de 2013, esbozando una lista de deseos para fortalecer aún más los derechos de obtentor mediante la armonización de la aplicación, el examen y la concesión de derechos de obtentor.

La sesión 88 de la CC consideró un documento preparado por la Secretaría (CC / 88/9) – que incluye dos anexos. El Anexo I resume el Sistema Internacional de Patentes, incluyendo:

• Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT)

• Sistema Internacional de Marcas: Acuerdo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas y del Protocolo concerniente a ese acuerdo (Madrid)

• Sistema Internacional de Diseño: Acuerdo de La Haya relativo al Registro Internacional de Dibujos y Modelos Industriales (La Haya).

El Anexo II del Doc. CC / 88/9 contiene una contribución conjunta escrita por la ISF, la CIOPORA y CropLife Internacional que se centra en "la elaboración de los perfiles y las ventajas de un sistema de registro internacional" a la que sus proponentes llaman "Sistema Internacional de Cooperación". El Anexo II se divide en 3 partes (i) Introducción; (ii) Elementos de un sistema internacional de cooperación en el procesamiento de las solicitudes de derechos de obtentor; y (iii) los beneficios de un sistema internacional de cooperación en el procesamiento de las solicitudes de derechos de obtentor

El objetivo principal de la industria de las semillas es consolidar y ampliar su control a nivel mundial en el sector de las semillas mediante, la ampliar el ámbito de sus derechos, así como el fortalecimiento de su capacidad para reclamar derechos de obtentor (PBR), de forma fácil y rápida en muchos más países, y en muchos más cultivos.

Según las fuentes, cuando el asunto salió a discusión, algunos países en desarrollo expresaron su preocupación y dejaron claro que no estaban a favor de llevar adelante la propuesta de la industria. Por otra parte, la Secretaría UPOV y algunos países desarrollados se mostraron favorables a explorar la cuestión con más profundidad.

El CC concluyó su debate sobre la propuesta de la industria, tomando nota de la información contenida en el documento CC / 8/9 y la presentación conjunta de la ISF, la CIOPORA y CropLife International.

Además, la CC pidió a la Secretaría "que prepare un documento para aclarar las cuestiones planteadas y las posibles formas de avanzar en lo que respecta a un sistema internacional de cooperación, para su examen por el Comité Consultivo en su octogésima novena reunión en marzo de 2015".

Un representante de la sociedad civil, de la Asociación para el Mejoramiento de Plantas para el beneficio de la sociedad (APBREBES), que es un observador acreditado a la UPOV, expresó su preocupación por el proceso de consulta no equitativa que se hizo en relación a la propuesta de la industria, y de cómo no se dio oportunidad a otros grupos interesadas a presentar sus puntos de vista en la propuesta.

[Documentos y actas del Comité Consultivo sólo son accesibles a los estados miembros de la UPOV. A menos de que una organización sea invitada por la CC, a los observadores no se les permite el acceso a los documentos del CC o las actas de la CC]

La propuesta de la industria de semillas

La propuesta de la industria es el desarrollo de un sistema internacional de cooperación (ISC) en lo que respecta a la presentación, tratamiento y examen de las solicitudes de derechos de obtentor. Se propone que con este sistema, los fitomejoradores que utilicen este sistema (ISC) tengan la capacidad de presentar la misma solicitud en cualquier número de miembros de la UPOV, utilizando un único formulario de solicitud elaborado por el fitomejorador en el idioma de su elección, independientemente de la nacionalidad o residencia del obtentor y del lugar donde tuvo lugar la actividad de fitomejoramiento. A partir de entonces, la oficina de recepción y de procesamiento del ISC facilitará la distribución de las solicitudes tramitadas a los miembros de la UPOV designados por el obtentor, sin mayor esfuerzo por parte del obtentor.

Se propone, además, que las solicitudes de derechos de obtentor a través del ISC pasa por una fase de evaluación internacional llevada a cabo por las principales oficina(s) de evaluación, que revisarán los requerimientos formales (es decir, ensayos no DHE). Esta fase podría incluir la búsqueda y comparación de variedades que son de conocimiento común con la variedad que ha sido presentada por el fitomejorador para su registro. El ISC entonces remitirá este examen preliminar, junto con el informe de la búsqueda internacional a los miembros de la UPOV designados por el obtentor para realizar las pruebas de si esta variedad es distinta, homogénea y estable (pruebas DHE).

El documento de la industria propone que los miembros de la UPOV deben compartir la responsabilidad para realizar las pruebas DHE, para lo que se deben establecer centros de excelencia donde puedan realizarse dichas pruebas. Los solicitantes del derecho de obtentor enviarían material vegetal, así como los honorarios directamente a la estación de prueba de su elección.

De acuerdo con la propuesta, el ISC debe enviar el informe de la prueba DHE y el pago que se requiera a todos los países en los que el fitomejorador ha solicitado que se registre el derecho de obtentor, y con base al informe DHE, los países deberán otorgar el título. El ISC no cumplirá un papel en el examen DHE, pero se encargaría de coordinar y supervisar el proceso del examen DHE, recibirá un informe de cada uno de los país destinatario miembro de la UPOV, y la decisión final de conceder o no conceder el derechos de obtentor de la variedad objeto de registro, y cualquier cambio en la situación de los derechos concedidos, como lapso, el decomiso, la invalidación o caducidad de los derechos, y la disposición de los materiales de multiplicación que recibe cada miembro de la UPOV. Las objeciones contra la conducta inapropiada en relación al informe DHE se presentarían al ISC, de acuerdo con la propuesta de la industria.

La propuesta de la industria semillera multinacional subraya la necesidad de mantener la información "confidencial" que proporciona el solicitante en relación al pedigrí y los progenitores de los híbridos. También prevé centralizar el almacenamiento de la información y la publicación de las solicitudes que recibe.

La industria además propone que el ISC debería obligar por contrato a los países miembros de la UPOV que implementen y aplique los procedimientos y normas del sistema uniforme y coherente.

En apoyo de su propuesta, la industria de semillas afirma que el sistema propuesto simplificará el proceso y los costos para la presentación de solicitudes y tramitación de derechos de obtentor, en consecuencia, lo que resultaría en más aplicaciones de derechos de obtentor hecho por un mayor número de fitomejoradores, en más cultivos, los países y regiones. Se argumenta que su propuesta beneficiará a las pequeñas y medianas empresas de fitomejoradores; una mayor calidad en los derechos de obtentor, y más oportunidades de empleo, fitomejoramiento e innovación: y que más países y regiones se convertirán en miembros de la UPOV.

La industria sostiene, además, que el régimen armonizado de la Unión Europea sobre Derechos Comunitarios de Variedades Vegetales (PCOV) es un buen ejemplo de las ventajas de adoptar un enfoque más uniforme y armonizado en relación a los derechos de obtentor a través de la UPOV.

Críticas a la propuesta de Industria

La propuesta de Industria plantea una serie de preocupaciones. Dentro del actual marco jurídico de la UPOV (Actas 1978 y 1991), la base jurídica de la propuesta de la industria es cuestionable. La propuesta habla de procedimientos armonizados y centralizados de presentación y de examen de las nuevas variedades, así como estaciones de la creación de estaciones de excelencia para realizar los ensayos DHE, elementos que quedan fuera del ámbito de aplicación del marco legal vigente.

Los sistemas de armonización de la OMPI para presentar solicitudes de reconocimiento de propiedad intelectual (el sistema PCT, el Acuerdo de La Haya y del Protocolo Madrid) son tratados independientes y que se produjeron a través de un proceso intergubernamental. La propuesta de industria parece ser un intento de eludir un procedimiento de este tipo intergubernamental y para desarrollar un sistema de cooperación sobre la base de un contrato.

A pesar de la situación jurídica de la propuesta, la industria de las semillas está esencialmente abogando por una nueva ronda de armonización con respecto a los derechos de obtentor, esta vez en relación con los procedimientos de presentación y examen. Efectivamente, esto permitiría a las empresas multinacionales introducir un sistema UPOV 1991 + (UPOV 1991 plus) (como por ejemplo, requerir confidencialidad sobre pedigrí y líneas parentales de híbridos, la armonización de los requisitos para la presentación y el examen), y en consecuencia reducir la flexibilidad que disponen los miembros de la UPOV en lo que respecta al tratamiento y el examen de la solicitudes para obtener el derecho de obtentor.

Por ejemplo, la propuesta de la industria espera que se estandaricen los procedimientos y la información necesaria para la presentación de solicitudes. El examen de la solicitud estará a cargo de "la principales oficinas de examinación", mientras que las pruebas DHE estarán a cargo de centros específicos, de la elección del fitomejorador. Esto sugiere que todo el proceso de presentación y examen se subcontrata con oficinas específicas, y por lo tanto el papel de las oficinas nacionales donde se conceden los derechos de obtentor, estará reducido simplemente una "ceremonia" con respecto a la concesión o la denegación de la solicitud, sobre la base del resultado determinado por las oficinas en el extranjero. Al aumentar la dependencia de las oficinas nacionales a las oficinas en el extranjero, su capacidad de decisión se reduce profundamente.

La propuesta de la industria dice que el pago del examen DHE debe ser hecho a la estación de excelencia donde se hace la evaluación, la misma que será de la elección del fitomejorador, lo que sugiere que las autoridades locales ya no pueden recibir los honorarios por las pruebas DHE, y no podrán cobrar si necesitan un examen DHE adicional, por ejemplo si la autoridad no está satisfecha con el examen DHE hecho en la llevado a cabo, con lo que efectivamente informes de examen DHE producidas por las estaciones de excelencia escogida por la empresa, lo que convertiría al examen DHE centralizado legalmente vinculante para la autoridad nacional. La propuesta de centralizar el examen DHE no tiene en cuenta que las pruebas realizadas en un determinado país con condiciones climáticas particulares pueden no ser relevantes para otro país o región con diferentes condiciones climáticas.

La propuesta también menciona "sólo un pago por cada solicitud" un "pago de tarifa de aplicabilidad universal ", sugiriendo que los gobiernos perderán su derecho a determinar el monto de los honorarios que se debe paga por una solicitud, así como la capacidad del gobierno para generar ingresos.

Se añade, además que "los solicitantes enviarían material vegetal directamente a las estaciones de prueba de su elección", lo que sugiere que los gobiernos ya no tendrían acceso a la materia vegetal para la que se solicita la PBR. Aún más el requisito de mantener la información de pedigrí y líneas parentales confidenciales facilita la biopiratería a escala masiva. Estos elementos ponen de manifiesto la pérdida significativa de capacidad, flexibilidad y soberanía que los países que enfrentarías probablemente los países del tercer mundo, si se acepta la propuesta de la industria.

La propuesta se basa en afirmaciones generales, engañosas y sin fundamento

Los proponentes afirman que el sistema dará lugar a elevar la calidad de los certificados de obtentores vegetales que otorguen las oficinas nacionales; sin embargo un análisis del impacto del sistema del PCT (un sistema de registro de patentes armonizado administrado por la OMPI), muestra que lo que dice la industria no es verdad. El sistema del PCT facilita la proliferación mundial de solicitudes de patentes frívolas. Como resultado, hoy en día existe una preocupación generalizada a nivel mundial de que se están otorgando cada vez más patentes de mala calidad, las mismas que se han invalidado luego de ser cuestionadas.

Además, como lo demuestra el sistema del PCT, un sistema de archivo y el examen armonizado aumentará el número de solicitudes de derechos de obtentor presentadas en un país y por lo tanto el número de variedades protegidas. Mientras que la industria de las semillas puede ver esto como algo positivo, sus consecuencias s para la biodiversidad agrícola, los agricultores a pequeña escala y el derecho a la alimentación serán significativas.

A medida que más cultivos están protegidos en más países, los pequeños agricultores se verán afectados de manera adversa ya que la UPOV restringe el libre uso, intercambio y venta de semillas, una práctica en la que se basa el sector informal de semillas, que está muy extendida en los países del Tercer Mundo. El acceso a las semillas será más costoso y por lo tanto difícil, en consecuencia, afectará muchos medios de vida. Y a medida en que más variedades de cultivos de alimentos están protegidas, el derecho a la alimentación también se verá afectado.

La propuesta de la industria se basa en los derechos comunitarios de la Unión Europea sobre Variedades Vegetales (PCOV) establecidos mediante el Reglamento del Consejo de la UE (CE) N° 2100/94. La protección comunitaria es un sistema uniforme de protección de las obtenciones vegetales de la comunidad. En relación a este reglamento, la propuesta de la industria dice que éste ha "demostrado las ventajas de la adopción de un sistema uniforme y enfoque más armonizado para el despliegue de los derechos de obtentor a través de la UPOV".

En realidad, los beneficios del sistema de protección comunitaria han sido muy desiguales entre los miembros del sistema de protección comunitaria. En 2013, la mayoría de las aplicaciones se originaron en los Países Bajos (1226), Francia (509) y Alemania (440). Otros países tenían significativamente menos solicitudes: Dinamarca (152), Italia (102), Reino Unido (91), España (90), Bélgica (52), Polonia (34). El resto de los miembros PCOV tenía menos de 15 solicitudes cada uno; y otros, ninguna. Una tendencia similar se observa en años pasados.

En cuanto a los miembros fuera de la Unión Europea (que se han beneficiado del régimen armonizado de protección comunitaria), los Estados Unidos presentaron 198 solicitudes, Suiza - 86, Japón - 58, Australia - 46, Israel – 40, Tailandia - 38 años, Taiwán - 19, Nueva Zelanda - 16 , China - 13, Argentina - 9, Sudáfrica - 8, Brasil - 2, Chile - 2, Canadá - 1, Mónaco – 1 y la Polinesia francesa - 1.

Una evaluación de 2011 de sobre el sistema de protección comunitaria realizada por GHK Consulting with Adas UK encontraron que "sólo tres los países representan más del 60% de todas las solicitudes (es decir, el Países Bajos, Alemania y Francia)".

La misma evaluación encontró que "hay poca evidencia que vincule directamente la protección comunitaria (...) con el desarrollo de la agricultura de la Unión Europea". La evaluación también encontró que ciertos grupos de interés destacan algunos inconvenientes de la protección comunitaria incluyendo:

• la reducción del acceso a opciones de alimentos más diversificados ya que el sistema de protección comunitaria favorece variedades estandarizadas para la agricultura industrial

• la reducción de los beneficios ambientales, ya que las variedades que mejor se adaptan a la agricultura orgánica o de bajos insumos, a menudo no se ajustan a los criterios de protección comunitaria

• la reducción de la biodiversidad y la erosión genética

• no es compatible con el cultivo de la variedad adaptada localmente por los agricultores

• no es compatible con la innovación de manera adecuada para las especies marginales o huérfanas

Otra de las principales preocupaciones en el contexto de la Unión Europea es la concentración de la industria de las semillas, sin duda, habilitado por un régimen armonizado de obtentores vegetales. Un estudio encargado por el Grupo Verts / ALE en el Parlamento Europeo reveló que cinco empresas (que también producen productos agroquímicos) controlan más del 50% del mercado de semillas, con importantes consecuencias para los agricultores, la agro-biodiversidad, la innovación y la seguridad alimentaria.

Se encontró además que las 5 principales empresas de semillas solicitaron 91% de protección del derecho de propiedad intelectual. En 2011, Monsanto y Syngenta fueron responsables de 57% de las solicitudes de derechos de obtentor de tomate, frente a sólo el 12% en 2000.

Esto muestra claramente que algunos fitomejoradores corporativos multinacionales de un puñado de países desarrollados, son probablemente los principales beneficiarios de este sistema armonizado.

Sistema de información sobre agricultura sostenible de la Red del Tercer Mundo

13 Noviembre 2014

------------------------

RALLT


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad