bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Campanas_y_Acciones/Por_que_es_necesaria_nuestra_unidad_a_nivel_mundial_para_combatir_el_cambio_climatico
Autor Amigos de la Tierra Idioma Español Pais Internacional Publicado 6 octubre 2017 20:57

Por qué es necesaria nuestra unidad a nivel mundial para combatir el cambio climático

| Más

Súmate a nosotros/as en la lucha contra la energía sucia, las falsas soluciones y en pos de la transformación de nuestro sistema energético. La devastación que causan el petróleo, el gas, la fractura hidráulica, las arenas bituminosas y las tecnologías no convencionales de carbón no es menor. ¡Por la transformación de nuestro sistema energético en manos de los pueblos!

4 de octubre, 2017

En 2017 hemos sido testigos de una sucesión devastadora de huracanes, inundaciones en Asia, incendios forestales en todas partes del mundo, como por ejemplo en Groenlandia, un brote de antrax en Siberia y el colapso de plataformas de hielo. Nos enfrentamos a una emergencia planetaria. El Acuerdo de París vigente posibilita un calentamiento de al menos tres a cuatro grados. Pero las catástrofes naturales devastadoras de 2017 ocurrieron con solo un grado de aumento de la temperatura. Los combustibles fósiles son la principal causa del calentamiento global. Existen además muchas otras fuentes de energía que son igualmente sucias si tenemos en cuenta los costos para los pueblos y el medioambiente. Algunos cálculos sugieren que tenemos menos de tres años para hacer las reducciones necesarias para evitar que la temperatura aumente más de 1,5 grados. No es difícil establecer los nexos. El tiempo de la industria de los combustibles fósiles llegó a su fin. Es necesario abrir paso a un sistema energético justo y liderado por los pueblos, poner fin a la energía sucia y las falsas soluciones y hacer frente al cambio climático. Y hacer todo esto de forma justa. En todas partes del mundo las comunidades están ganando batallas importantes y las soluciones existen. Podemos ganar esta lucha si actuamos unidos/as. Con este propósito, Amigos de la Tierra Internacional se movilizará con amigos, grupos y aliados de todo el mundo en octubre.

La industria de combustibles fósiles continúa siendo muy poderosa, aunque promueve una fuente de energía obsoleta y un modelo de energía centralizado y anticuado. Hay más de 850 nuevas plantas a carbón planificadas o en construcción en 62 países. Algunos países están considerando empezar a usar carbón para la generación de energía, lo cual es inconcebible en esta época. La generación de energía a base de carbón no debería existir más. Existen alternativas energéticas limpias de las comunidades que cada vez son más económicas. El carbón genera pobreza energética, más exportaciones e industrias pesadas, violaciones de derechos humanos, degradación social y ambiental y ganancias para las empresas. Indonesia, el mayor exportador de carbón del mundo, es uno de los países más afectados por los efectos nocivos del carbón.

La devastación que causan el petróleo, el gas, la fractura hidráulica, las arenas bituminosas y las tecnologías no convencionales de carbón no es menor. Se corre el riesgo de que se abra la frontera de las arenas bituminosas en Nigeria, un país ya devastado por las empresas petroleras que continúan violando los derechos de los pueblos y el medioambiente sin miras de limpiar lo que han contaminado. La fractura hidráulica es una realidad o una amenaza en Argentina, Colombia, Sudáfrica y el Reino Unido. La magnitud de la nueva infraestructura de gas convencional que está planificando Europa es alarmante: un 58% de aumento de la capacidad de importación de gas de la UE. Togo se ve actualmente amenazado por la explotación de petróleo mar adentro, lo que tendría impactos atroces.

Las formas de generación de energía no basadas en los combustibles fósiles tampoco son la solución que muchos pregonan. La mayoría son tan sucias como los combustibles fósiles si se tienen en cuenta sus impactos en los pueblos y el medioambiente y el hecho de que están concentradas en manos de las corporaciones. Recordemos Chernóbil y Fukushima. La energía nuclear es peligrosa. Además, el proceso nuclear es demasiado lento para ralentizar el cambio climático y sus costos son extremadamente altos. Hinkley C ya superó el presupuesto en más de 1500 millones de libras y tiene un retraso de 15 meses respecto del plan original. La producción de energía eólica mar adentro en el Reino Unido es ahora oficialmente menos costosa que la nueva energía nuclear, y es limpia y segura.

Los proyectos hidroeléctricos a gran escala también pertenecen a la categoría de energía sucia. A menudo tienen como consecuencia el acaparamiento de tierras, el desvío de ríos y el menoscabo de la soberanía hídrica y alimentaria. El impacto de las represas hidroeléctricas en el cambio climático también se ha subestimado. Por ejemplo, la vegetación que se descompone en las aguas represadas emite alrededor de mil millones de toneladas de gases de efecto invernadero por año. En 2015, 57.000 grandes represas obstruyeron más de la mitad de los principales ríos del mundo. Estos proyectos también se llevan vidas. En 2016 Berta Cáceres fue asesinada por oponerse a la represa Agua Zarca en Honduras. En 2017 Berta Zúñiga fue atacada por continuar el trabajo de su madre. Madre Tierra/Amigos de la Tierra Honduras trabaja junto a las comunidades para oponer resistencia a los proyectos hidroeléctricos a gran escala.

En definitiva tenemos que actuar ahora y desde las bases para hacerles frente a la energía sucia y el cambio climático. Los gobiernos y las empresas no están tomando medidas y no lo harán. Los compromisos que se asumieron en el Acuerdo de París implican un aumento de tres o cuatro grados. Luego de la abominable salida de Trump, dicho Acuerdo podría verse aún más debilitado. Es necesario mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de los 1,5 grados. París es un acuerdo que carece de exigibilidad jurídica, no impone una reducción justa de las emisiones sustentada en la ciencia, ni propone soluciones en términos de financiamiento. Es un acuerdo peligroso porque adormece al mundo con la falsa ilusión de que los líderes han solucionado el problema del cambio climático. No lo han hecho.

Debemos actuar ahora con justicia para garantizar que los países desarrollados estén obligados a asumir su responsabilidad. El 10 % de la población mundial es responsable del 50 % de las emisiones, mientras que el 50 % más pobre es responsable de solo el 10 %. Los ricos deben llevar a cabo las mayores reducciones de emisiones de forma urgente y deben pagar por la reducción de emisiones y el desarrollo sustentable del Sur global.

Nosotros los pueblos debemos oponernos a la energía sucia, caso a caso, batalla por batalla, con todas las herramientas y tácticas a nuestro alcance. Debemos encontrar formas innovadoras de derrotar a la energía sucia. Debemos establecer los vínculos para una lucha integral, conectar las sedes de las industrias de combustibles fósiles con sus operaciones y sus financiadores. El poder popular es una herramienta poderosa. Esto ha quedado demostrado una y otra vez, por ejemplo, en la moratoria a la fractura hidráulica en el estado de Victoria, Australia, el estado de Nueva York, varios estados en Estados Unidos, Irlanda, Francia, Escocia, Bulgaria y provincias de Canadá.

Debemos actuar a nivel mundial para apoyar y proteger a los pueblos que son reprimidos por oponer resistencia. Debemos abrir camino a una revolución energética, con energía justa, sustentable y segura para el clima, para todos/as. Esta transición debe darse de forma justa. Ningún país puede quedar excluido o verse perjudicado por no haber explotado sus combustibles fósiles. A medida que ponemos fin a la energía sucia debemos luchar por el único futuro viable, donde la energía descentralizada, comunitaria y centrada en los pueblos, la agroecología y el manejo comunitario de los bosques sean una realidad. En todo el mundo pueden encontrarse ejemplos de proyectos de energía comunitarios; Escocia, Dinamarca, Palestina, Irlanda por nombrar a algunos dentro de la federación.

Amigos de la Tierra Internacional se movilizará en seis continentes el 13 y 14 de octubre de 2017 para demostrar que somos un movimiento mundial, alertar sobre la emergencia climática, luchar contra la energía sucia y las falsas soluciones y exigir la transformación de nuestro sistema energético en manos de los pueblos. Esto será parte del mes de acción de Recuperemos el Poder.

¡Somos poder popular!
Amigos de la Tierra Internacional


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad