bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Documentos/Antropoceno_o_capitaloceno
Autor Silvia Jiménez Idioma Español Pais Internacional Publicado 11 julio 2017 09:57

¿Antropoceno o capitaloceno?

| Más

"Los intentos superficiales de salvar el planeta alejan a la humanidad cada vez más de entender que esta era geológica no ha sido marcada por el ser humano, que más allá es la era propia del capitalismo, es el capitaloceno."

“Hay que cortar la mecha que arde antes que la chispa alcance la dinamita”
Walter Benjamin

En el 2016 se estrenó “Antes que sea tarde”, un documental de Nat Geo donde el ambientalista y actor Leonardo Di Caprio atraviesa el mundo para mostrar desde diferentes latitudes cuáles han sido los efectos de largos años de actividades del ser humano sobre los ciclos de la naturaleza. La pregunta que surge es si ha sido el homo sapiens sapiens, per sé, quien ha dejado su huella marcada en esta era geológica. Lo cierto es, que debido al cambio climático se han desatado diversos movimientos ambientalistas de todos los idiomas y colores, cada uno con una bandera diferente defiende su idea de naturaleza y critica sus posibles causas, lo que es una notable desarticulación que llega a divagar dentro de un idealismo incapaz de resolver la ingente problemática. Las luchas dadas han llegado a llamar la atención de gran parte de la población mundial, lo cual ha sido positivo al lograr la indignación pero es evidente que ha sido insuficiente para promover acciones reales y contundentes.

En un primer escenario se encuentra la conciencia ecológica que imprime la institucionalidad, atribuye la responsabilidad al sujeto y deja la solución al mercado. Entonces los culpables del desastre, los seres humanos, deben someterse a los lineamientos del sistema para salvar el planeta, soluciones como reciclar y pagar ecomultas se encuentran en la lista de las alternativas para mitigar el impacto que ha causado el ser humano a la naturaleza. Este es el pensamiento antropocéntrico, propio de la conciencia ecológica burguesa que el sistema reproduce a través de sus aparatos ideológicos, que busca dominar a la naturaleza.

Al otro extremo, intentando ser anticapitalista hay una conciencia “pachamamista”, que indaga las causas entre el ser humano y las instituciones que de manera visible contaminan aguas, maltratan animales, talan árboles y queman bosques. Existe una gran variedad de movimientos animalistas, pro-agua, pro-árboles, gran parte tomando como bandera un elemento de la naturaleza como si éste fuera en sí mismo algo ajeno al resto. La gran variedad de alternativas ecocéntricas conciben la naturaleza como una divinidad superior al ser humano, es por eso que abogan por un retorno al pasado, para recuperar costumbres y espacios que permitan reparar el daño y para ello ven necesario desplazar la tecnología y la industria.

Las dos tesis se alejan de llegar al fundamento de la crisis. Es evidente que las eco-reformas en la superestructura de la sociedad solo mitigan una mínima parte porque atacan la consecuencia mas no la causa. Reciclar es la solución que se le da a la producción excesiva de basura, cuando la generación de tantos residuos responde a la lógica del mercado y al consumismo que se ha globalizado, ya que el sistema económico se ha inventado nuevas necesidades para los humanos que consumen cada vez más energía, la cual sigue siendo no renovable y de cuyos derivados provienen muchos contaminantes de las fuentes hídricas. Para dar otro ejemplo, sembrar árboles es una gran ayuda para la reforestación, pero mientras muchos siembran un árbol, en otros países las transnacionales queman bosques para poder cultivar palma de aceite y fabricar productos de consumo que no llegan a satisfacer las necesidades nutricionales de los humanos. La bandera de la lucha ambiental no puede ser un analgésico para los problemas ya creados, debe propender por la cura definitiva de la enfermedad, un sistema económico que no garantice la reproducción de las condiciones materiales de la producción está condenado al fracaso. El capitalismo se encarga de asegurar la reproducción de las materias primas necesarias para su mercado, por eso en diferentes países hablan de economías sostenibles. Sin embargo sigue siendo una visión neoliberal y antropocéntrica al querer buscar la dominación de la naturaleza por el hombre. Bien lo dijo Marx: “la producción capitalista sólo sabe desarrollar la técnica y la combinación del proceso social de producción socavando al mismo tiempo las dos fuentes originales de toda riqueza: la tierra y el hombre.” [1]

Ambas tesis, tanto la antropocéntrica como la ecocéntrica, abstraen al ser humano de su naturaleza. El lugar del ser humano es dentro de la naturaleza, como un ser que evolucionó conjuntamente con ella, que al igual que el resto de seres vivos forma parte de un ecosistema que la taxonomía se encargó de clasificar, que le afectan las mismas influencias ambientales que controlan la vida de muchas otras especies con las que está relacionado por medio de vínculos evolutivos y que si se llevan a cabo cambios ecológicos fundamentales, que no han sido producto de una largo desarrollo, se pone en riesgo las condiciones de vida de todos los seres, puesto que no se habrán adaptado al medio mediante un proceso de selección natural de las modificaciones congénitas.

Entonces existe una alienación de los seres humanos respecto de la naturaleza. La relación humano-naturaleza está fracturada. Marx ya habría identificado esta ruptura metabólica cuando escribió “El Capital”, al decir que “la producción capitalista acumula, de una parte, la fuerza histórica motriz de la sociedad, mientras que de otra parte perturba el metabolismo entre el hombre y la tierra; es decir, el retorno a la tierra de los elementos de ésta consumidos por el hombre en forma de alimento y de vestido, que constituye la condición natural eterna sobre que descansa la fecundidad permanente del suelo.” [2]

Entendiendo la ecología como institución científica que forma parte de superestructura de la sociedad, en el contexto actual es la infraestructura la que define directamente su articulación, la cual sería ideológica. Es por eso que el pensamiento verde no ha tenido triunfos y el problema ambiental es como una bola de nieve que crece cada vez más. El capitalismo ideológicamente se mantiene y reproduce su idea antropocéntrica del mundo. Lo cierto es que ecológicamente es insostenible y por otro lado no existe una base teórica unificada con bases materialistas que fundamente la avanzada verde.

Ni el capitalismo controlando sus excesos con impuestos, ni los “ambientalistas” abrazando árboles, ni las universidades reciclando van reparar la fractura que ha provocado el mismo sistema económico. Paralelo a las acciones concretas que se están haciendo por reforestar, defender acuíferos, evitar la pesca excesiva, la caza de animales salvajes, la quema de bosques, el maltrato animal, etc., hay que reorientar el debate y la lucha. Los intentos superficiales de salvar el planeta alejan a la humanidad cada vez más de entender que esta era geológica no ha sido marcada por el ser humano, que más allá es la era propia del capitalismo, es el capitaloceno.

Por Silvia Jiménez / Enero de 2017

Notas

[1] MARX, KARL. El capital I, la gran industria y la agricultura.

[2] Ibídem

Fuente: Prensa Rural


¡Comente este artículo!

| 1999-2017 Biodiversidad