bienvenidas y bienvenidos a

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

Link de este artículo: http://www.biodiversidadla.org/Principal/Secciones/Noticias/Uruguay_Gobierno_aprobo_la_liberacion_comercial_de_cuatro_nuevos_eventos_transgenicos_de_maiz_y_soja
Autor Amanda Muñoz Idioma Español Pais Uruguay Publicado 2 enero 2018 11:11

Uruguay: Gobierno aprobó la liberación comercial de cuatro nuevos eventos transgénicos de maíz y soja

| Más

"Los más polémicos son los cuatro eventos que se liberaron para uso comercial, que contaron con el voto en contra de los ministerios de Salud Pública y de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente; sí contaron con el aval de los ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca, Industria, Energía y Minería, Economía y Finanzas, y Relaciones Exteriores."

Gobierno aprobó la liberación comercial de cuatro nuevos eventos transgénicos de maíz y soja con el voto en contra de los ministerios de Salud y Ambiente:

El Gabinete Nacional de Bioseguridad (GNB) aprobó el viernes las solicitudes para usar ocho eventos transgénicos; la noticia se conoció públicamente ayer, por una nota publicada por Montevideo Portal. Se trata, en realidad, de 14 solicitudes que el gabinete tenía pendientes: algunas para uso comercial, otras para ensayo a campo, para ensayo del Instituto Nacional de Semillas (Inase), o de laboratorio. En diálogo con la diaria, el subsecretario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP, secretaría que preside el GNB) catalogó de muy importante la aprobación: “Veníamos con cierto atraso y hoy quedamos al día con las solicitudes que teníamos en la cartera”, saludó, subrayando que algunas habían sido presentadas en 2010. “Es importante respetar el marco regulatorio”, resaltó. Entre esas ocho variedades hay una de papa transgénica, que está siendo estudiada por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria. Los más polémicos son los cuatro eventos que se liberaron para uso comercial, que contaron con el voto en contra de los ministerios de Salud Pública (MSP) y de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA); sí contaron con el aval de los ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Industria, Energía y Minería, Economía y Finanzas, y Relaciones Exteriores. Uno de ellos es el maíz MON89034X- MON88017, de la empresa Monsanto, cuya liberación a nivel comercial había sido solicitada en 2010; apila dos eventos mediante los cuales la planta tiene resistencia a insectos lepidópteros (la Diabrotica speciosa, llamada comúnmente “vaquita de San Antonio”) y tolerancia al glifosato. La otra variedad de maíz es la llamada TC1507XMON810XNK603, solicitada en 2014, resistente a lepidópteros y a dos herbicidas (glifosato y glufosinato). Las variedades de soja son DAS44406- 6, de Dow AgroSciences, cuya liberación comercial había sido solicitada en 2012 y que tiene tolerancia a tres herbicidas: glifosato, glufosinato y 2,4D. El evento de soja MON89788XMON87708, de Monsanto, solicitado para liberar comercialmente en 2013, tiene tolerancia a dos herbicidas: glifosato y dicamba.

Alejandro Nario, responsable de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama, MVOTMA), explicó a la diaria que la aprobación de eventos para investigación no provoca mayores problemas, porque su uso está limitado (se permite sólo en chacras de experimentación), pero dijo que otra cosa ocurre con los que se liberan comercialmente y pueden plantarse en todo el país. Comentó que era necesario estudiar las condiciones de coexistencia de estos nuevos eventos de maíz con el maíz criollo, por el gran riesgo de cruzamiento, que ya ocurre y que provoca la pérdida de semillas de variedades nativas y criollas. Reprobó, además, que las variedades sean resistentes a Diabrotica speciosa, porque se trata de una especie que no es plaga en Uruguay. “No nos parecía bien asumir el riesgo por algo que no es plaga”, comentó. En cuanto a los eventos de soja, lo que más preocupa a la Dinama es la dispersión masiva de dicamba y 2,4D, que se suma a la amplia dispersión que ya tiene el glifosato. “La ministra [Eneida de León] planteó que no estamos en contra de los transgénicos, pero nos parece que tenemos una responsabilidad ambiental; antes de estudiar no se puede hacer ese tipo de liberación. Pero se votó, y tanto Salud como Ambiente quedaron en minoría”, lamentó. “Nos parece que no hay suficiente estudio, en esas condiciones no estamos para aprobar eso”, afirmó, y dijo que “no hay un monitoreo posterior” y tampoco una solución duradera, puesto que las malezas que hoy son resistentes al glifosato luego generarán resistencia contra el dicamba y el 2,4D. La evaluación que hace el GNB no toma en cuenta el paquete tecnológico asociado, y con eso discrepan el MSP, el MVOTMA, y organizaciones ambientales.

El MGAP no lo ve así. “Las recomendaciones de la CGR [Comisión para la Gestión del Riesgo] es que no se podía evaluar aspectos perjudiciales sobre el ambiente ni sobre la salud humana y animal, y tampoco sobre los aspectos de negocio”, aseguró el subsecretario Enzo Benech. En cuanto a la evaluación de la dispersión de plaguicidas, explicó que “eso no se evalúa, no es parte del Decreto 353”, que regula la aprobación de vegetales transgénicos. Subrayó que los plaguicidas “son una responsabilidad de nuestro MGAP, a través de Dirección General de Servicios Agrícolas; es ahí donde se registra y se indican las formas de uso de los agroquímicos, no es en este gabinete donde se evalúa. [...] el marco legal que tenemos no nos habilita a eso”. En cuanto al riesgo de perder variedades de maíz criollo, Benech reconoció que el cruzamiento de variedades es un problema y que “hay que regular eso de alguna forma”. Para eso, los productores de maíces criollos tienen que registrar en el Inase las variedades que quieren proteger. En cuanto a la Diabrotica, reconoció que no es plaga en Uruguay y que no hay datos sobre si provoca, o no, un daño económico.

Desde el punto de vista sanitario, las principales objeciones contra los eventos de maíz tienen que ver con el aumento de la exposición a proteínas Cry del biopesticida (detectado ya en sangre de mujeres embarazadas y sus fetos), el aumento de reacciones inmunoalergénicas y la falta de información de lo que ocurre al apilar tres eventos transgénicos, como ocurre con el TC1507XMON810XNK603. Benech refutó las objeciones, diciendo que él suspendió por un año el tratamiento de uno de esos eventos luego de que el MSP dijera que era “potencialmente alergénico”, pero lo avaló al cabo de un año “cuando el MSP volvió a presentar la misma información”.

¿A qué precio?

Una declaración de Casa Grande (Frente Amplio), impulsada por Círculo Verde, manifiesta la posición contraria de ese sector a la resolución del Gabinete Nacional de Bioseguridad (GNB) por la cual fueron aprobados 14 nuevos eventos transgénicos. El texto divulgado por Casa Grande hace un repaso histórico de los cambios introducidos por la biotecnología desde que en 1996 un grupo de científicos anunciaba, en Escocia, la clonación exitosa de una oveja, y recuerda que tres meses después en Uruguay se autorizaba el uso de soja genéticamente modificada para resistir al glifosato. “Desde entonces, a ese primer evento transgénico [el GTS 40-3-2] se le sumaron cuatro eventos más de soja y diez eventos de maíz. Además, la superficie plantada de soja pasó de unas 14.000 hectáreas en la zafra 1999-2000 a más de un millón de hectáreas en la 2016-2017”, afirma. La declaración cuestiona que se prioricen “los beneficios económicos a corto plazo, por sobre la salud de la población y los derechos a saber y decidir sobre las maneras de producir nuestra comida”, y admite que, tal como denunciaba la Asociación Rural del Uruguay en setiembre de este año, ese posicionamiento crítico obedece a “motivos ideológicos”. Finalmente, Casa Grande declara su apoyo a las carteras de Medio Ambiente y Salud Pública, rechaza la resolución del GNB (y, en particular, “la actuación de las carteras que impulsaron la liberación de los eventos”), solicita al gobierno que suspenda la aplicación de la resolución y promueva “el más amplio debate” sobre los riesgos implícitos, considera beneficiosa “la aprobación de una ley nacional de etiquetado transgénico”, llama a la reflexión pública sobre bioseguridad, con el objetivo de legislar al respecto, y afirma la necesidad de contar con una “estrategia integrada de ambiente y salud”.

Fuente: RAP - AL Uruguay


¡Comente este artículo!

| 1999-2018 Biodiversidad