Ramón Vera Herrera

- Foto por Francisco López Bárcenas.

"El maíz no está quieto, llega a lugares lejanos, se reacomoda, se resiste a desaparecer, tal como quienes lo siembran. Por eso es preocupante que se le vea como una cosa para proteger en sí misma, con “su” día, en regiones especiales".

En la extrema cotidianidad mexicana

La idea del orden, siempre la ansiedad

"El Fondo Monetario Mundial y el Banco Mundial, la organización Mundial de Comercio y el Fondo Económico Mundial, terminaron dictaminándolo todo, y sumieron en la miseria a millones y millones de personas, impulsaron nocivas maneras de relación entre los gobiernos y la población y entre los diversos gobiernos de las regiones, y profundizaron desigualdades que si ya en los ochenta eran lacerantes, hoy, treinta años después, se han vuelto literalmente insoportables".

La idea del orden, siempre la ansiedad

El lucrativo negocio de vigilar y castigar

"La realidad es que, detrás de la construcción de un muro, se entreteje el surgimiento, afianzamiento y normalización de una boyante infraestructura tecnológica que “penetra muy profundo en el interior estadunidense y dentro de las regiones fronterizas de México, Centroamérica, el Caribe y más allá”. Se trata de una expansión constante de tecnologías de monitoreo y vigilancia, incluidas cámaras, aeronaves, sensores de movimiento, drones, vigilancia mediante video, y la tecnología biométrica para los controles fronterizos entre México y Estados Unidos. Es la sofisticación de los programas de detección, detención e incluso represión, y del armamento para contener los estallidos".

El lucrativo negocio de vigilar y castigar

¿Quién le teme al maíz nativo?

"El sistema industrial convierte el maíz en una fábrica de materiales y componentes para alimentos procesados: le convienen los híbridos de alto rendimiento, los genéticamente modificados, con los que las compañías ganan en un extremo de la cadena de valor, y en el otro extremo, con comestibles procesados de dudosa calidad. Mientras, buscan romper la cohesión comunitaria, base de confianza de quienes han logrado mantener conversaciones milenarias, colectivas, con sus milpas, defendiendo su autonomía".

¿Quién le teme al maíz nativo?

Desde los fuegos del tiempo: Avalanchas de devastación espiritual

"Un mundo donde la disposición y la medida, la norma por sí misma, imperen. Que la vida y su ductibilidad no fluyan porque estorban la pureza de la norma. Y que la persecución esté a la orden de quien dé las órdenes. Podrán cambiar los nombres pero que alguien le disponga a otros lo que hay que hacer, lo que no se puede hacer, y se invoquen racionalidades ajenas a la situación cuando se atreven a proferir en voz alta las verdaderas razones, es un desatino que tarde o temprano se saldrá de control, sobre todo porque activa a los perros del diablo, a esa Derecha mundial que va haciendo filas, a quienes en la traición anidan para acabar con los breves espacios que ha costado tanto trabajo conquistar en siglos de resistencia, movilización, rebeliones y revolución".

Desde los fuegos del tiempo: Avalanchas de devastación espiritual

Arremolinados: despojo y represión bajo un gobierno embozado

Hace unos meses visitamos a don Alfredo Osuna en Punta de la Laguna, Cohuirimpo, en Sonora. Es el mero desierto invadido por monocultivos de trigo para las fábricas de las sopas de pasta, industria que es boyante merced a que los grandes agricultores vinieron a rentarle las tierras a los ejidatarios ahogados en deudas porque no reciben ningún apoyo. Los ejidatarios terminaron rentando sus tierras a precios ridículos y con la tierra, acaparada en grandes extensiones, los grandes terratenientes recibieron subsidios enormes de las instancias de los gobiernos foxista, calderonista y peñanietista que apoyaron la agricultura industrial. Con ese dinero las compañías medio pagan la renta no porque no les alcance, sino porque se empeñan en arrinconar a la gente de la tribu mayo-yoreme disminuyendo temporada a temporada lo ancho de los caminos de acceso a sus viviendas al punto de que en algunos rincones ya sólo las motos y las bicicletas pasan. La intención es correrlos y con chavales empandillados roban los enseres domésticos de las casas, y arrancan las legumbres y hortalizas que la gente siembra en los traspatios. La situación es insostenible para los verdaderos dueños. Las tierras de labor, son vigiladas con violentos guardias armados y fumigadas con avionetas que todo contaminan.

Arremolinados: despojo y represión bajo un gobierno embozado

La integridad de las semillas y la vida campesina

"Respaldemos los sistemas alimentarios propios, tradicionales y contemporáneos impulsando la custodia y el intercambio de nuestras propias semillas campesinas ancestrales. Defendamos y promovamos territorios propios y un autogobierno desde abajo, respetuoso de sus propias maneras. Hagámonos cargo entre todas y todos de la integridad de mujeres, hombres, niñas y niños, y de la diversidad profunda de los seres humanos".

La integridad de las semillas y la vida campesina

Sin hacer historia no tenemos infancia (que todo lo dicho sea tomado como pregunta)

"Ante las condiciones actuales vemos por lo menos cuatro ámbitos distintos de la resistencia como se muestra a nivel mundial: La protesta global, la incidencia política, la conformación de zonas de autonomía de facto y las luchas ineludibles contra ataques, invasiones, acaparamientos imposiciones, prohibiciones y persecuciones en el nivel local regional."

Sin hacer historia no tenemos infancia (que todo lo dicho sea tomado como pregunta)