Pablo Corso

Foto: Martín Mullally

 Desde hace una década, el Alto Valle de Río Negro enfrenta una transformación dramática. El centro de la actividad petrolera, que solía estar en los alrededores de Catriel, viene desplazándose hacia esa región históricamente productora de frutas y verduras. No sólo se trata de un cambio en la matriz económica de la región; también implica modificaciones decisivas en la calidad del suelo y del aire, la vida de las poblaciones y la propia concepción de desarrollo socio-económico, con fuertes repercusiones nacionales e internacionales.

Nace la Cátedra Libre de Transición Agroalimentaria y Energética: del extractivismo al ecologismo

Treinta manifestantes transitaron la avenida Perón sin salirse del protocolo y con banderas elocuentes que decían "El agua vale más que el oro”, “Las mineras saquean nuestros recursos" o “El gobierno viola los derechos humanos”

Argentina: un 25 de mayo luchador