Walter A. Pengue

Desas­tres na­tu­ra­les, no tan na­tu­ra­les…

La cues­tión emer­gen­te es que, a lo lar­go de toda nues­tra exis­ten­cia como es­pe­cie, he­mos es­ta­do so­me­ti­dos a fe­nó­me­nos na­tu­ra­les que pue­den lle­var­se pues­tos a nues­tras vi­das y obras. No obs­tan­te, a poco que se mi­ren los da­tos, hoy en día, no­so­tros como es­pe­cie, te­ne­mos una enor­me ca­pa­ci­dad de trans­for­ma­ción pla­ne­ta­ria – pe­río­do que he­mos lla­ma­do An­tro­po­ceno – jus­ta­men­te no para bien de la tie­rra y sus via­je­ros.

Desas­tres na­tu­ra­les, no tan na­tu­ra­les…

No mi­res arri­ba, mira a tu cos­ta­do…

Una película que está circulando actualmente ha llamado la atención, a través del grotesco, so­bre los re­le­van­tes im­pac­tos que la es­pe­cie hu­ma­na en­fren­ta en esta mis­ma ge­ne­ra­ción. Es decir, la nuestra. Pero que parece no darse por aludida. El referido meteorito del tamaño del Everest puede existir, no así su trayectoria actual inmediata. Pero la tierra tiene su historia.

No mi­res arri­ba, mira a tu cos­ta­do…

La vida en un hilo

El cam­bio cli­má­ti­co es una de las más se­rias pro­ble­má­ti­cas que en­fren­ta tan­to la ge­ne­ra­ción ac­tual como las fu­tu­ras. Una situación que claramente está instalada tanto socialmente como en la agenda política, multilateral y hasta en la agenda económica de grupos corporativos globales y regionales. 

La vida en un hilo

El suelo: la canasta de alimentos de la humanidad

El sue­lo es la base fun­da­cio­nal y fun­cio­nal de nues­tra ci­vi­li­za­ción. Al­gu­na vez, fren­te a la opor­tu­ni­dad y en una char­la en el Re­sour­ce Pa­nel, me per­mi­tí des­ta­car que “El sue­lo es la ca­nas­ta de ali­men­tos de la hu­ma­ni­dad”. Un sue­lo es mu­cho más que un sus­tra­to des­de dón­de – con me­jo­res o peo­res téc­ni­cas – se pro­du­cen y ex­traen los ali­men­tos, las fi­bras, la bio­ma­sa o la ener­gía con los que la es­pe­cie hu­ma­na ha avan­za­do a tra­vés de su­ce­si­vas ci­vi­li­za­cio­nes. Prác­ti­ca­men­te el 95 por cien­to de los ali­men­tos que con­su­mi­mos pro­vie­nen o se vin­cu­lan di­rec­ta­men­te con los sue­los del pla­ne­ta.

El suelo: la canasta de alimentos de la humanidad

La tie­rra tie­ne fie­bre

La tie­rra tie­ne fie­bre. Y esto que pa­re­ce de pe­ro­gru­llo, no lo es, cuan­do la es­pe­cie que más ne­ce­si­ta de ella y de sus ser­vi­cios, ape­nas lo está per­ci­bien­do.  Las ca­tás­tro­fes “na­tu­ra­les” no son ta­les en mu­chos ca­sos. A pe­sar de las ad­ver­ten­cias cien­tí­fi­cas, la ci­vi­li­za­ción ac­tual, ador­mi­la­da por un con­su­mis­mo exa­cer­ba­do em­pu­ja una de­man­da de re­cur­sos in­sos­te­ni­ble. Y esto, está su­ce­dien­do en todo el mun­do.

La tie­rra tie­ne fie­bre

Los Pueblos Fumigados dicen ¡No a la agricultura transgénica y claman por la agroecología!

Entre los días 16 y 17 de Marzo pasados se realizó en el corazón de las Pampas Argentinas, en la ciudad de Bolivar el 10° Encuentro de Pueblos Fumigados y 3° de Agroecología  de la Provincia de Buenos Aires.

Los Pueblos Fumigados dicen ¡No a la agricultura transgénica y claman por la agroecología!