Gustavo Duch Guillot

Tras el paso del huracán Stan muchas comunidades indígenas en Guatemala han perdido todo lo que tienen, que no es mucho. Pero sobretodo han perdido la cosecha de maíz y algunos animales de patio que debería asegurarles buena parte de su alimentación del próximo año. Este es el verdadero drama: la vulnerabilidad de tantas familias que dependen del éxito de una cosecha

Guatemala: ayuda que no ayuda

Una actividad como la agricultura que por esencia es energéticamente rentable la hemos convertido en “insostenible”. Mientras que en la tradicional agricultura cerealista se calcula que dedicando una caloría de energía se obtienen rendimientos de 20 calorías, en el sistema agroalimentario estadounidense hay que invertir 10 calorías petrolíferas para llevar una caloría a la boca

Enganchados al petróleo

A principios del siglo pasado, en Santiago del Estero (Argentina), millones de quebrachos colorados, poderosos árboles de la familia de los algarrobos, fueron quebrados buscando la calidad de su Madera -dura como el metal- para la construcción de las durmientes (o traviesas) de las vías férreas que permitieron la extracción de las riquezas de Argentina y Brasil hacia las antiguas metrópolis europeas

La sombra del quebracho

Desde estas líneas queremos llamar la atención sobre lo que -desde nuestro punto de vista- es una preocupante "demonización" del campesinado europeo. Por eso pensamos que es bueno aclarar posicionamientos como los que defendemos desde plataformas hermanas como Vía Campesina y Plataforma Rural y ONG como Veterinarios sin Fronteras

Demonización del campesinado

Una de las novedades más chics del verano es la posibilidad de disfrutar del rico helado de soja. Es curioso esto de la soja, de ser algo “exótico” y reservado para los menús en el “chino”, ahora encontramos soja hasta en la sopa: leche con soja, yogurt con soja y que-se-yo con bífidus y tropezones de soja. ¿Y de dónde saldrá tanta soja?

Helado de soja

Los últimos datos son preocupantes: Cataluña se ha consolidado en la modernidad de la cultura global. Nuestros niños y niñas ya son capaces de pasar varias horas echados en el sofá -sin rechistar- con artilugios multimedia, zampando bollos y dulces

La mala alimentación

Dicho de otra manera: algunas de las causas fundamentales de la pobreza de estas familias campesinas las encontramos en el poder y control de las grandes corporaciones

Nueva cultura de la alimentación

Les escribo desde el mundo rico y consumidor, desde las tierras del despilfarro, desde los países situados en el centro económico mundial

¿Nos comemos el mundo?